Diversificación

El gigante de la soja y el trigo, ahora va por el maíz: así es el plan de Grupo Don Mario

Líder en soja y trigo, Grupo Don Mario es la empresa de mejoramiento genético de semillas que ahora busca expandirse con un tercer cultivo. Apunta a casi duplicar su participación en ese segmento. Cómo es su plan para la Argentina y la región

Es líder en la Argentina en provisión de germoplasma, con más del 50% del mercado local de soja, y también, de trigo, con entre un 30% y un 35% de la torta. Sin embargo, en los últimos años, decidió diversificarse al maíz, grano en el cual hoy tiene un 6% del mercado pero su objetivo es llegar al 10% en tres años.

El nuevo plan de negocios es parte de una transformación que inició la firma de mejoramiento genético en 2019, cuando de Don Mario pasó a ser Grupo Don Mario. Allí, también comenzó un proceso de recambio generacional, no sólo de sus líderes, sino también de tecnología.

Cannabis, un negocio que ya tienta a los pools de siembra del campo argentino

Así, Santiago De Stefano, unos de los perfiles de esa nueva generación y, hasta hace poco, responsable del negocio de Brasil, donde tiene más del 60% de share en soja, será el responsable de mantener ese liderazgo, además de cumplir con los objetivos propuestos para la Argentina a tres años y de desarrollar la operación en Paraguay.

"En maíz, venimos creciendo. Aunque, en esta semilla, las velocidades de cambio son menores", explica De Stefano, quien cuenta que el grupo entró al maíz por un negocio puntual, en los '90. "Y, como hacíamos mejoramiento en soja, quisimos hacerlo también en maíz. Le vendimos ese programa a una empresa europea con el objetivo de enfocarnos 100% en soja, donde había mucho espacio para crecer en la Argentina y, sobre todo, afuera del país", recuerda.

Sin embargo, el ejecutivo asegura que, como hoy tienen más recursos, pueden seguir con una inversión altísima en soja y, además, también pueden hacer desembolsos en maíz.

De hecho, el grupo compró Illinois, una marca tradicionalmente maicera, a la que GDM sumó soja y trigo. Y, a raíz de esta adquisición, también decidió llevar el maíz a Brasil, donde el negocio era 100% soja.

Justamente, De Stefano asegura que muchas de las cosas que están haciendo en soja tienen sinergia con el maíz: los laboratorios, todo el equipo de ciencia de datos y genómica.

Y un tercer factor que señala el responsable de la región es que el acceso a la biotecnología. Cuando la empresa era más chica, era más complicado. Ahora, que el grupo tiene una envargadura mayor, tiene vínculos muy buenos con proveedores de soja, que son los mismos que los de maíz. Con lo cual, logró buenos acuerdos.

"Con el nivel de market share que tenemos en soja, es difícil seguir creciendo. Hoy, en la Argentina, hay un reconocimiento bajo por la propiedad intelectual. Ahí, hay una oportunidad de crecimiento", señala.

De ahí que el grupo esté buscando creer en un negocio en el que no juega esta variable de la ilegalidad, como en soja y el trigo, donde la producción de grano se puede usar para semilla. Con el maíz, en cambio, no se puede utilizar la semilla porque pierde su característica, lo cual hace que las semilleras, todos los años, tengan que vender nuevamente la semilla. "Eso redunda en mayores inversiones", asegura De Stefano.

Apuesta a la innovación

La última inversión que hizo la empresa fue la estación de cría en Moraga, Chacabuco, que permite hacer muchos ciclos de cría por año. "Son invernáculos con sistemas de control de temperatura y de luminosidad para que puedas simular un verano todo el año. Permite sembrar y cosechar muchas veces por año y, así, ir avanzado en cuestiones técnicas del proceso y acortar el período de obtención de una variedad", explica.

En la Estación de Moraga buscan adelantar la obtención de variedades

De esta forma, la ganancia genética, cambiar el fondo genético para que genere más rinde en la menor cantidad de tiempo, aumenta porque las variedades que podrían presentarse de acá a 10 años están en el mercado hoy.

Además, el grupo sigue apostando a la ciencia de datos y creó una unidad, Optimus, un motor analítico de recomendaciones más asertivas, que permitan eficientizar cada hectárea.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios