Estudio de CACE y Kantar

El comercio electrónico le ganó a la inflación en 2020: facturó un 124% más que el año anterior

Se vendió por $ 905.143 millones. Casi 1,3 millones de consumidores compraron por primera vez a través de canales digitales, incluso de sectores socioeconómico bajos

En medio de la crisis económica como consecuencia de la pandemia, el comercio electrónico fue uno de los pocos sectores que creció en 2020. En la Argentina, facturó $ 905.143 millones, un 124% más con respecto a 2019, una suba que se ubicó por encima de la inflación, del 43%, según el Indec. 

La tendencia, que ya venía en auge en los últimos años, se aceleró con la cuarentena. En 2020, se vendieron 251 millones de productos, un 72% más que en el año anterior, a través de 164 millones de órdenes de compra, lo que significa un 84% de aumento interanual. El tícket promedio también creció, aunque por debajo de la inflación: fue de $ 5519, un 23% más que en 2019.

Los datos se desprenden del décimo Estudio Anual, elaborado por la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) junto a la consultora Kantar Insights, con el objetivo de analizar el comportamiento de empresas y consumidores en las compras online

Despegar lanza su propio PreViaje para conocer el país

Desde la CACE, explicaron que la baja en el gasto promedio individual responde a los rubros más elegidos por los compradores durante el año pasado, asociados a consumos del día a día. 

"Tiene que ver con el cambio de mix. Las categorías que más crecieron se caracterizan por registrar un tícket promedio menor. El hogar se convirtió en el bunker de los consumidores, con compras relacionadas a él. Pasó a ser el ámbito en el que desarrollamos prácticamente todas nuestras actividades", señaló Gustavo Sambucetti, director Institucional de la Cámara.

No obstante, tres de los rubros que más crecieron se ubicaron en el podio de las categorías con mayor facturación. El primero de ellos fue tecnología, con televisores, equipos de audio, consolas, dispositivos de telefonía y otros aparatos, con una recaudación de $ 153.122 millones (un 231% de aumento versus 2019).

Le siguió alimentos, bebidas y artículos de limpieza, con $ 149.727 millones (un 260% más), mientras que en tercer lugar se encontró electrodomésticos, de línea blanca y marrón, con $ 67.441 millones (con un incremento del 154%). 

Además, se evidenciaron otros crecimientos por encima de la media de algunas categorías que se consolidan, aunque no alcanzaron a formar parte de las que más facturaron en el último año, como materiales y herramientas de construcción (un 252% más versus 2019), indumentaria no deportiva (un 161% más), deportes (un 144% más), cosmética y perfumería (un 121% más) y accesorios para autos, motos y otros vehículos (un 109% más). 

En el otro extremo, el rubro que más perdió fue turismo, con ingresos de $ 44.997, un 48% menos que en 2019.

El hogar se convirtió en el bunker de los consumidores, con compras relacionadas a él

"El e-commerce fue una gran alternativa para que los usuarios puedan adquirir productos en línea, de forma segura, desde sus hogares. Muchos consumidores realizaron sus compras por primera vez a través de Internet y, de a poco, incorporaron nuevas categorías de productos a sus consumos", señaló Sambucetti. Los números reflejan sus dichos. Se sumaron más de 1.284.960 nuevos compradores, que elevaron la cifra total de e-shoppers a 20.058.206.

"El 2020 representó un desafío sin precedentes para la industria. La pandemia aceleró un proceso de crecimiento que el e-commerce venía transitando y las empresas debieron dar una respuesta no solo a la incorporación de nuevos compradores, sino también a aquellos que ya venían haciéndolo y aumentaron su frecuencia de consumo, cada vez más exigentes con los tiempos de entrega", analizó el ejecutivo de la CACE.

El esfuerzo de las empresas por readaptarse redundó en la suma de personal: el 85% de las empresas incorporó empleados de otras áreas o reasignó personal a este fin, con un promedio de cinco colabores por compañía. "Esto hace que el 9% de la nómina de los marketplaces esté dedicado al e-commerce", expresó Sambucetti.

En cuanto a los medios de pago, la tarjeta de crédito sigue siendo el principal método elegido por los usuarios (un 77%), seguido por el efectivo (un 11%) y las tarjetas de débito (un 7%). Completan el mix las billeteras electrónicas y las transferencias bancarias (un 5%).

Un dato que se destaca, a diferencia de los anteriores estudios, es que buena parte de los consumidores que se sumaron al comercio electrónico pertenecen a un nivel socioeconómico medio-bajo o bajo, que realizan sus compras a través de dispositivos móviles. "El perfil de comprador es más diversificado. Más de la mitad de los nuevos usuarios adquirieron el hábito de realizar compras cotidianas, a través del formato mobile, una vez cada 15 días o al mes", detalló Julieta Dejean, líder del Área de Consumo de Kantar.

En tanto, en un año signado por el confinamiento, el envío a domicilio desplazó al retiro en punto de venta como principal opción de logística. La preferencia por esta modalidad de recepción pasó del 39% en 2019 al 56% en 2020. El retiro por la sucursal sufrió una baja, del 50% en 2019 al 35% el año pasado.  

Empresa de Oprah, Natalie Portman y el rapero Jay-Z cotizará en Wall Sreet

Para el sector, el crecimiento de 2020 no se trata de un boom pasajero, sino que es la antesala de la "nueva normalidad". En cinco de cada 10 compañías, las ventas en el canal online pasaron del 31% al 43% del total de la torta. De igual modo, el 67% de las empresas del sector consideran que 2021 será todavía mejor que 2020, según el relevamiento.  

"Es la percepción de los socios que forman parte de la Cámara. Coincidimos con esta visión. Si a la mayor demanda por parte de los nuevos consumidores y el aumento en la frecuencia de compra, le sumamos que existe una posible recuperación de ciertos rubros, como turismo este año tiene potencial para que el crecimiento continúe", concluyó Sambucetti.

Por su parte, Dejean añadió: "El 2021 anticipa un constante reacomodo de rutinas en la vida de los consumidores. Será clave seguir trabajando en entregar experiencias satisfactorias, flexibles y adaptadas a la realidad de los compradores".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios