Principal acreedor financiero

El Banco Nación respalda el plan de salvataje de Vicentin propuesto por los acreedores

La iniciativa gana adeptos. Al apoyo de la Bolsa de Comercio de Rosario y otras entidades del sector, ahora se suma el del Banco oficial, dispuesto a financiar a los productores damnificados si prospera

El plan de salvataje propuesto hace unos días por un grupo de acreedores granarios de Vicentin "para capitalizar acreencias y evitar el desguace de la empresa" suma adhesiones.

El Banco Nación de la Argentina (BNA), el principal acreedor financiero de la cerealera, con una deuda cercana a los u$s 300 millones, respaldó la iniciativa de rescate de la agroexportadora, que entró en default en diciembre de 2019 y aún no realizó una oferta formal para saldar su pasivo de u$s 1300 millones. El BNA anticipó que está dispuesto a financiar a los autores de la propuesta, si la misma avanza.

Según sus impulsores, se trata de "la única alternativa posible para poner en marcha a Vicentin, ya que, hasta ahora, la compañía se mostró esquiva a construir y aportar para hallar soluciones".

Buyatti salió del procedimiento preventivo de crisis y avanza con el cierre de su planta de soja 

El plan consiste en capitalizar gran parte de las acreencias a través de la pérdida de participación de los accionistas actuales y desplazar al nuevo directorio, elegido en octubre de 2020 y conformado por primera vez por miembros externos a la familia, con el contador Omar Scarel como presidente, el ingeniero Daniel Foschiatti como vicepresidente y el letrado Estanislao Bougain como director.

La propuesta incluye también el diseño de planes de pagos para aquellos que no deseen capitalizarse con quitas o esperas, y la generación de acuerdos con acreedores de granos para asegurar el abastecimiento y con los financieros para afianzar el capital de trabajo.

Según la entidad, la iniciativa permitirá recuperar a la cerealera santafesina y reducir su millonaria deuda. "Consideramos muy positiva la propuesta presentada por los productores, las cooperativas y los acopiadores damnificados. Es solo un puntapié inicial y hay que trabajar en los puntos específicos", expresó Eduardo Hecker, presidente del BNA, en un comunicado.

En este sentido, el titular destacó el plan de los acreedores granarios, al señalar que "se basa en tres pilares fundamentales: el reconocimiento de las deudas para todos los actores involucrados, la separación de la gestión de quienes condujeron la empresa al default, y la participación del Estado provincial y nacional, junto a los productores, en la búsqueda de una solución sustentable en el tiempo, que permita la recuperación de la producción y los puestos de trabajo".

En diálogo con El Cronista, fuentes allegadas al banco subrayaron su interés por realizar las gestiones necesarias para cobrar la deuda. "Es una opción interesante y viable. Es lógico y razonable que el BNA preste un acompañamiento a los proveedores damnificados, que intentan reactivar la producción para generar recursos nuevamente". 

LA propuesta gana apoyo 

La iniciativa se presentó el pasado 25 de febrero y fue suscripta por más de 70 firmas agrícolas, que representan alrededor del 30% de la deuda granaria de la agroexportadora, con un monto superior a u$s 100 millones. 

Entre los acreedores más destacados, se encuentran Commodities SA, del grupo Grassi, con más de u$s 55 millones reclamados; Morel Vouliez y Villarrica SRL, con más de u$s 10 millones cada uno; y Trocello, con más de u$s 6 millones.

En los últimos días, se sumaron otros otras firmas, entre las que se destacan Tomas Hnos. y Cía. SA, Riboldi SA, Compañía de Insumos y Granos SA (Cigra), Agrotecnología y Servicios SA (ATS), Cooperativa Agrícola de Margarita Ltda y Gaviglio Comercial SA.

Asimismo, la semana pasada, la Bolsa de Comercio de Rosario, la Sociedad Gremial de Acopiadores de Granos y el Centro de Corredores de Cereales de Rosario apoyaron la iniciativa y coincidieron en que "el camino a abordar es el planteado por los acreedores".

En un comunicado, la Bolsa rosarina sostuvo que "toda solución consensuada y dentro del marco legal, que posibilite alcanzar una reestructuración de la empresa y superar su estado de insolvencia, permitiendo la continuidad de su actividad, constituirá una salida superadora a la alternativa de liquidación, desguace, enajenación de activos y distribución final, que conllevaría la quiebra de la empresa".

La entidad también recordó en su texto que "la cesación de pagos y el posterior concurso de Vicentin ocasionaron un impacto negativo en el mercado de granos y en la situación social y económica de la región, con epicentro en Santa Fe".

"Los acreedores concursales nos comprometimos a aunar esfuerzos para colaborar en la reactivación de Vicentin, como proyecto superador a cualquier alternativa de desguace. Nos focalizamos en aportar ideas y simplificar el proceso mediante una interacción en conjunto", señala el escrito de la propuesta confeccionada.

Carsa, licenciataria de Musimundo, reestructuró su deuda financiera por $ 945 millones 

La propuesta se da a conocer una vez comunicada la intención del directorio de la empresa de conformar una mesa de reestructuración, de la cual el grupo en cuestión expresó su voluntad de participar, "siempre y cuando se respeten las condiciones planteadas".

Fuentes cercanas a la cerealera agradecieron "el interés de la propuesta recientemente recibida", pero ratificaron que la salida de la crisis incluirá a todos los actores del concurso. "Ninguna decisión se puede tomar sin la participación de todas las partes intervinientes. La solución surgirá del consenso entre todos los interesados", expresaron.

A su vez, anticiparon que el comité de reestructuración que "plantea la agroexportadora ya recibió una alta adhesión para las reuniones que se llevarán a cabo en las próximas semanas y se busca que la participación sea lo más masiva posible". 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios