Promoción

La dueña de Edesur ya tiene nuevo CEO en el país

El grupo italiano Enel designó a Claudio Cunha como country manager en la Argentina. Brasileño, llevaba cinco años como CFO de la filial. Reemplaza a Nicola Melchiotti, quien asumirá un cargo global en Roma

Enel, el grupo italiano dueño de Edesur, designó a Claudio Cunha como su nuevo country manager para la Argentina. El ejecutivo se desempeñaba como CFO de la filial. Reemplazará a Nicola Melchiotti, quien fue promovido a una nueva dirección creada en casa matriz: Global Customer Operations.

Brasileño, Cunha es contador público (Universidad de Fortaleza) y tiene un MBA en Gestión de Negocios (Fundación Getúlio Vargas) y un posgrado en la Universidad Adolfo Ibáñez, de Chile. Entró a Enel en 1999, a través de la distribuidora de energía del Estado de Ceará, Brasil. Desde entonces, recorrió distintas posiciones dentro del negocio y, en particular, en el área financiera. Llegó a la Argentina en 2016. Como CFO de la operación local en los últimos cinco años, "conoce el manejo del negocio a nivel local", resalta el comunicado de su nombramiento.

De hecho, fue Cunha, y no Melchiotti, quien aportó quotes al informe de resultados de Edesur en el primer trimestre de este año, difundido hace dos semanas.

"El sector eléctrico es esencial en esta emergencia sanitaria que estamos atravesando y muy necesario para el crecimiento del país, cuando superemos la pandemia", expresó. "Después de dos años de congelamiento de tarifas, se requiere una solución urgente por parte del Gobierno para seguir sosteniendo el suministro eléctrico", enfatizó.

Entre enero y marzo, Edesur facturó $ 14.300 millones, un 31% menos que en igual período de 2020. El resultado operativo, una pérdida de $ 2771 millones, 71% peor al rojo de un año antes. Pero el resultado del ejercicio fue positivo en $ 246 millones, contraste con los $ 172 millones en negativo de los tres meses iniciales de 2020. 

"El resultado operativo (ebit) se vio afectado por el congelamiento de las tarifas (caída de ingresos) y por mayores costos por depreciaciones, producto de las mayores inversiones realizadas", explicó Edesur.

"A pesar del menor resultado operativo registrado, el resultado del período mejoró respecto del de igual período del año anterior debido, fundamentalmente, a una mayor ganancia por ajuste por inflación y al efecto de la ganancia reconocida en el impuesto a las ganancias, compensado parcialmente por mayores costos financieros netos", agregó.

En el trimestre, la deuda neta de Edesur, $ 4337 millones, cayó 42% contra diciembre de 2020, debido a mayores saldos de caja e inversiones corrientes. Las inversiones, $ 2344 millones, fueron 7% superiores a las de un año antes. El programa de desembolsos había sido, durante 2019 y 2020, la gran variable de ajuste para mitigar el impacto del congelamiento tarifario. El otro, la deuda con Cammesa, la empresa mixta que administra el mercado mayorista eléctrico, con la que Edesur acumuló pasivos por más $ 20.000 millones y cuya regularización es la etapa siguiente al ajuste del 9% en las tarifas de distribución eléctrica que concedió el Gobierno a fines del mes pasado. 

"Enel opera activos estratégicos para el país, por lo que es un gran desafío y responsabilidad tomar esta función. Nosotros seguiremos dando nuestra contribución para el desarrollo del sector eléctrico, que demostró más que nunca ser de extrema relevancia en esta crisis que desató la pandemia y confío que seguiremos trabajando con las autoridades en esta línea", manifestó Cunha, en el comunicado de su designación.

En el statement, se agrega que el pase de mando entre Melchiotti y Cunha "se hará de forma relativamente simple, ya que los dos han trabajado de forma muy cercana en estos últimos tres años en Argentina".

Italiano, de 43 años, Melchiotti había llegado a la Argentina en agosto de 2018. Ex McKinsey, llegaba después de desarrollar el negocio de Enel en América Central y México, y de ser el hombre de la italiana frente al Parlamento Europeo, en Bruselas. Su objetivo era acelerar las inversiones y recuperar el tiempo perdido en una red eléctrica como la de Edesur, que, con 2,5 millones de abonados, estaba 10 años atrasada con la de otras ciudades de América del Sur.

Después de más de una década de alternar abultadas pérdidas con oportunas recuperaciones contables -delgada línea roja que mantuvo la concesión-, la recomposición tarifaria insufló vitalidad financiera. En 2018, Edesur volvió a la rentabilidad. Ya en 2019, ganó $ 17.262 millones. Pero el congelamiento tarifario dispuesto por el Gobierno de Mauricio Macri en 2019 y prolongado por Alberto Fernández al año siguiente demolió el balance de 2020: el ejercicio arrojó una pérdida de $ 6065 millones. 

Además de hacer de piloto de tormentas en esa crisis financiera, Melchiotti, el legionario que Roma había enviado para relanzar el negocio de Enel en la Argentina, terminó empuñando el gladio y el escudo para defender a la empresa de una ofensiva política, a mediados del año pasado, x.con riesgo de expropiación.

Además de Edesur, en la Argentina, Enel está presente en generación, con tres centrales: Costanera, El Chocón y Dock Sud. Participa en los negocios de transporte, con CTM, TESA y Yacylec, y en el de comercialización, con Enel Trading. Además, tiene proyectos de renovables a través de otra unidad del grupo, Green Power (Parque Eólico Pampa, en Chubut), y desarrolla soluciones energéticas a través de otra empresa, Enel X.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios