Efecto pandemia

Día Mundial del Sexo: se venden más 'juguetes' pero menos 'protección'

El mayor tiempo en el hogar cambió los gastos para festejar el día del sexo, con menos cantidad salidas y visitas a hoteles alojamiento. Radiografía de un sector que se transforma para sobrevivir con el cambio de hábitos entre las sábanas

Este lunes 6 de septiembre se celebra el Día Mundial del Sexo, en una fecha (6/9) que alude a una de las posiciones más famosas del Kamasutra.

La industria de productos asociados a las relaciones sexuales se apalanca en efemérides como estas, en un contexto en el que la reinvención es clave. Con la pandemia, cayó un 30% la venta de preservativos -el método anticonceptivo y cuidado más utilizado- y, en paralelo, se duplicó la demanda de juguetes sexuales, según las principales empresas del mercado nacional.

En un intento por atraer a los consumidores, las marcas promocionan sus productos con ingeniosas campañas. "Porque en la semana del sexo todos queremos un final feliz... Si naciste el 6/9, mandanos una foto de tu DNI y te enviamos un kit 6/9 de regalo", es la iniciativa que Prime lanzó para la ocasión.

El comercio electrónico crecerá un 56% en 2025, pero las tiendas físicas no desaparecerán

Desde la localidad de Villa Lynch, en el partido bonaerense de San Martín, la planta de Buhl, la empresa dueña de Prime, abastece al 60% del mercado local de preservativos. El año pasado, registró pérdidas por $ 70,5 millones. Según su balance correspondiente a 2020, la pandemia redujo el consumo de profilácticos

"La nocturnidad se vio afectada con las restricciones al esparcimiento. Las limitaciones en el funcionamiento de los puntos de venta por donde se canalizan nuestros productos -supermercados, kioscos y tiendas de cercanía- redundó en una baja del stock en el trade y la consiguiente afectación en nuestros volúmenes de venta en unidades, que lamentablemente impactó en nuestro resultado económico", explica el estado contable.

Para contrarrestar esta situación, Buhl emitirá obligaciones negociables (ON) por un total de $ 150 millones, destinadas a refinanciar pasivos y obtener capital de trabajo. La compañía también vende la marca Skyn, además de otras etiquetas de consumo masivo, como los protectores solares Hawaiian Tropic y Banana Boat, y las afeitadoras Schick

La venta de preservativos bajó hasta un 50% 

Influyen en la caída de las ventas el mayor tiempo de encierro en el hogar y la menor cantidad de salidas y visitas a hoteles alojamiento. "Los 'telos' pasaron a ser los autos. También, hay menos 'trampa'. Las parejas estables no se cuidan o usan otros métodos", sostiene Felipe Kopelowicz, gerente general de Kopelko, la firma que produce y vende las marcas Tulipán y Gentleman, también desde San Martín. 

Kopelowicz forma parte de la tercera generación familiar de la empresa que fundó en 1952 su abuelo, un inmigrante bielorruso. Enfrenta el desafío de adaptarse a las nuevas tendencias. Es que, al factor coyuntural, se suma un cambio de hábitos

Para generar consciencia sobre el uso de profilaxis, en 2019, la marca lanzó una edición limitada del "pack del consentimiento", una caja que solo puede ser abierta por dos personas. "Los jóvenes, los principales consumidores, no quieren usar preservativos. Es un fenómeno que crece en el mundo", asegura el número uno de Kopelko.

El país dejó de fabricar íntegramente preservativos

"Reforzamos la comunicación sobre la prevención, pero nos limita no poder promocionar de forma directa el producto en las redes sociales, porque la categoría es para mayores de 18 años. Se convierte en una dificultad extra", explica.

"El humor siempre nos caracterizó y es la línea de comunicación que elegimos", dice el ejecutivo. Así fue que los mensajes de Tulipán cobraron protagonismo en festejos del Día de la Primavera y del Estudiante o en publicidades como "la de Brasil", con el slogan "Ya estamos pensando en la revancha", una campaña gráfica que ideó en 2005 con la agencia Young & Rubicam, tras el partido de clasificación en la Copa del Mundo de Fútbol, en el que el seleccionado nacional le ganó 3-1 al país vecino.

Lubricados, texturados, finos, ultrafinos, con tachas y de más variedades, en la Argentina, se venden alrededor de 150 millones de preservativos al año, según cálculos del sector. La mayoría se comercializa directo al consumidor final y a hoteles alojamiento. Otra parte se entrega al Estado, para su repartición gratuita a la población. 

Según las estimaciones, el consumo per cápita en la Argentina está lejos que el de otros países: mientras que la cifra promedio nacional ronda las 3,5 unidades por habitante al año, en otros como Japón -líder en Asia- llega a 9,5.

Aunque las ventas crecieron un 90% en plataformas como Rappi, los nuevos canales de comercialización no revierten los números en picada. Solo el 14% de los argentinos usa preservativo, según un estudio de la ONG Aids Health Foundation de Argentina, mientras que la incidencia de enfermedades de transmisión sexual aumenta en América latina.

Menos jóvenes quieren usar preservativos y, al ser una categoría de productos para mayores de 18 años, las redes sociales no permiten promocionarlos de forma directa.

Pero la crisis del sector no es nueva. La venta bajó en los últimos cinco años a nivel mundial y el país no estuvo exento del recorte. Además, hace casi 15 años, la Argentina dejó de fabricar preservativos en su totalidad. Tailandia y Malasia son los dos principales países productores del mundo, que extraen la materia prima, el látex, de plantas tropicales como la hevea brasiliensis. En las fábricas locales, se completa el proceso con el empaque: se envasa en el envoltorio de plástico, llamado foil, y, por último, en la cajita de cartón.

"Hoy, es un commodity. Hacemos un testeo con doble control para garantizar que la partida esté perfecta en nuestra planta, que funciona como centro de control de calidad y depósito", afirma Kopelowicz.

El auge de los juguetes sexuales

El segmento de sex toys vive otra realidad. Según un informe elaborado por el área de marketing de Buhl, su consumo y el de lubricantes creció un 48% interanual en 2020.

La venta de juguetes sexuales crece con el auge de los contenidos vinculados al autoplacer. Tulipán ofrece en MercadoLibre y sex shops una línea de estos productos que importa. Ya duplicó las ventas.

"Se puede comprar de forma discreta y recibirlos a domicilio. Para inspirarme, viajé a Japón, donde a la gente le cuesta relacionarse. Esta problemática hizo que se transformaron en expertos en autosatisfacción. El consumidor argentino antes era mas naíf, hoy es más sofisticado", cuenta el CEO de la empresa.

Se duplicó la demanda de juguetes sexuales

A su vez, el año pasado, bajo el paraguas de la importadora Nexiv, el empresario Facundo Mendizábal, que tiene la representación oficial de los termos Stanley en el país con su firma Parallel, trajo otro 'fetiche'. Con una inversión superior a u$s 100.000, empezó a vender los productos de WowTech, una de las compañías líderes de la industria. 

Los consoladores son resistentes al agua y poseen una tecnología revolucionaria, "Pleasure Air Technology , que promete alcanzar el placer en solo un minuto por estimulación sin contacto. Vendió un 30% más desde el lanzamiento. 

"El 80% se comercializa por nuestro sitio web, Womanizer Argentina, y el resto por tiendas especializadas", concluye Mendizábal, quien fantasea que los productos lleguen a comercios barriales, para que estén al alcance de todos, para romper tabúes.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios