Retail

Días decisivos para la venta de Garbarino y la entrada al grupo del dueño de Supercanal

En los próximos días, se firmaría el pre-acuerdo con el empresario de telecomunicaciones Facundo Prado, vinculado al fondo de inversión Carval. Las restricciones por la pandemia impactaron en la situación financiera de la empresa dirigida por Carlos Rosales

Garbarino se encamina nuevamente al cambio de manos. La venta de la cadena de electrodomésticos y electrónica entró en fase decisiva.

A casi un año de adquirir la empresa, Carlos Rosales, protesorero del club San Lorenzo de Almagro y propietario de Radio Continental, vendería la compañía a Facundo Prado, dueño de Supercanal Airlink, la operadora de televisión por cable e Internet con 750.000 abonados y presencia en 14 provincias.

Según pudo saber El Cronista, las negociaciones se encuentran avanzadas y en los próximos días habría novedades. Más precisamente, en el sector aseguran que, ya finalizado el período de evaluación de la viabilidad del negocio, se firmaría el pre-acuerdo en la primera semana de junio. 

Cementeras completan grandes inversiones y confían en el repunte de la construcción 

Aún se discuten detalles, como la adquisición por parte de Prado del total del paquete accionario o solo una parte. También está sobre la mesa la venta de sólo unas unidades o todo el grupo, que incluye otras cinco firmas, además de Garbarino: su vertical de turismo (Garbarino Viajes), la cadena Compumundo, las fábricas Digital Fueguina y Tecnosur en Tierra del Fuego, y la financiera Fiden. Consultadas al respecto, las partes intervinientes prefirieron no hacer declaraciones.

El impacto de la pandemia

El agravamiento de la crisis económica, como consecuencia del avance de la pandemia, impactó fuertemente en la delicada situación que atraviesa la empresa y en su cadena de pagos, que Rosales había logrado recomponer tras asumir la gestión. Según la Central de Deudores del Banco Central (BCRA), a la fecha, acumula 2705 cheques rechazados, por un total de $ 3737 millones.

Con las restricciones, hubo cierres intermitentes de algunas de sus sucursales, como en el caso de Rosario, Santa Fe. Hoy, por la vuelta a la fase 1, los locales permanecen momentáneamente cerrados.

Rosales, quien también es presidente de la aseguradora Prof desde 2017, compró el grupo Garbarino en junio del año pasado. Hasta ese momento, estaba en manos de los hermanos fundadores, Daniel y Omar Garbarino, que se desprendieron del 100% de sus acciones.

Carlos Rosales, dueño de Garbarino

El apoyo del titular del Sindicato de Comercio, Armando Cavalieri, fue clave en el traspaso: él mismo dio el visto buenoEn ese momento, se acordó el pago de salarios atrasados y se priorizó la preservación de las 4000 fuentes laborales. Desde el gremio, señalaron que, en esta ocasión, velarán por la misma causa.

El holding tenía el cartel de venta desde principios de 2020 y arrastraba una deuda cercana a $ 12.000 millones, entre los $ 5000 millones del pasivo contraído con los bancos acreedores (Galicia y Santander, los principales) y los $ 7000 millones adeudados a proveedores comerciales (fabricantes de electrodomésticos y electrónica nacionales e internacionales como Newsan y Mirgor, que representan el 70% de la facturación de la compañía).

Tras asumir el mando de Garbarino, el nuevo management anunció una inversión de $ 2000 millones, con el desafío de sanear y poner en marcha a la mayor cadena de retail del mercado nacional, con 70 años de historia. 

El foco estaba puesto en la omnicanalidad, con la integración del canal físico y online, para adaptarse a las nuevas tendencias de consumo. En este sentido, la intención era reconvertir grandes sucursales en superficies más chicas con puntos pick-up, para el retiro de compras por e-commerce.

A su vez, el plan contemplaba la expansión regional, con el desembarco en Uruguay, Paraguay, Bolivia y Ecuador, países que no tienen una fuerte presencia de marcas de retail a diferencia de mercados desarrollados, como Brasil y Chile. Pero el complejo contexto macro puso en suspenso el proyecto.  

Garbarino podría cambiar de dueños en breve

En enero pasado, Rosales se quedó con el pool de radios Radio Continental AM 590, Los 40 Principales FM 105.5, la FM 104.3 y las plataformas digitales de cada una de ellas. La adquisición se concretó con la salida del país del grupo español Prisa, uno de los principales grupos multimedios del mundo. 

En la Argentina, tenía presencia desde 2004. En España, controla el diario El País y el matutino deportivo AS, junto con la Cadena Ser, además de 1200 radios repartidas en Europa y América latina, entre las que se destacan Caracol y W Radio.

Rosales también está asociado al mundo de la hotelería y la gastronomía. Es dueño de un restaurante en el barrio porteño de Recoleta, Schiaffino Bistró, y tiene un complejo de cabañas de ecoturismo en la provincia de Misiones, Don Enrique Eco Lodge.

Al igual que él, Prado se define como un especialista en la recuperación de empresas con problemas financieros. El empresario tucumano compró Supercanal Arlink a comienzos de 2020. Además, es dueño de la tarjeta de crédito Centrocard, con 70.000 usuarios y 2000 comercios adheridos.

Antes de comprar Supercanal, Prado ya había incursionado en el negocio de las telecomunicaciones, ya que hasta 2018 fue propietario de TVCat, una cableoperadora de Catamarca.

Asimismo, Prado está vinculado al fondo de inversiones estadounidense Carval Investorscreado en los años '80 por la multinacional de alimentos Cargill, que en la Argentina lleva concretadas más de 70 transacciones por u$s 2300 millones. Sin embargo, en este caso el fondo no participaría de la negociación, ya que se trataría de una operación individual de Prado. 

Tags relacionados
Noticias del día
Sube y baja financiero

Los Cedear quintuplicaron el volumen operado en acciones locales

Los Cedear quintuplicaron el volumen operado en acciones locales
El índice bursátil cayó 1% y los Cedear quintuplicaron en movimientos a las acciones locales. En tanto, los papeles argentinos en Wall Street cerraron con más velas rojas que verdes. En cuanto a renta fija, los bonos ley New York mostraron tímidos avances, mientras que los emitidos bajo normas argentinas cayeron con fuerza

Compartí tus comentarios