Palabra de CEO

Despegar: por qué sigue siendo un unicornio pese a la crisis y sumará 400 empleados

Para Paula Cristi, la número uno de la empresa en la Argentina y Uruguay, la plataforma no perdió relevancia, pese a la caída de valor bursátil que sufrió con la pandemia y el derrumbe de la industria turística. El 70% de las búsquedas serán en el país. Qué perfiles busca

Al frente de la operación local de Despegar, Paula Cristi tiene la misión de consolidar, en plena crisis del turismo, el liderazgo que construyó la plataforma de viajes, uno de los primeros unicornios argentinos, la denominación que adquieren las empresas con una valuación de más de u$s 1000 millones.

Con una sólida trayectoria en el sector y 17 años de experiencia en la organización, Cristi asumió como gerente general para la Argentina y Uruguay durante la cuarentena, en abril de 2020, cuando todo era incertidumbre. Se convirtió en la primera mujer en dirigir las dos filiales de la compañía. 

Superado el momento más crítico del coronavirus, el desafío sigue siendo grande. La ejecutiva enfrenta la responsabilidad de devolverle brillo a la empresa, que, en el peor momento de la pandemiatuvo una caída récord de su valor de mercado (llegó a u$s 358 millones). 

Con más vuelos, la low cost Flybondi empieza a recuperar aviones para su flota

Esta baja la hizo salir, temporalmente, del selecto club de los unicornios nacionales -al que ingresó en 2017, tras su debut en Wall Street, con una capitalización bursátil superior a u$s 2000 millones- y la convirtió en un unicorpse, juego de palabras entre el mitológico equino y el término en inglés de "cadáver" ("corpse"). Para el último viernes, el market cap de Despegar ya había superado los u$s 900 millones.

En un escenario de reconfiguración, en el que sus principales competidores acaban de unirse -el grupo brasileño CVC, dueño de Almundo, adquirió el Grupo Bibam, que incluye al vertical de turismo de lujo Biblos y la agencia Avantrip-, Despegar busca atraer a los mejores talentos para afianzar su posición en el mercado, con presencia en 20 países, 23 millones de clientes y 3000 empleados.

-¿Cómo está la empresa hoy?

-Tuvimos la capacidad de adaptarnos rápido, en una industria muy golpeada. Durante el primer año de la emergencia sanitaria, hubo un parate casi total de la actividad en la región. Pese a ello, mantuvimos la posición de liderazgo y apuntamos a la consolidación en la pospandemia. Cerramos la adquisición de la empresa mexicana Best Day y de la brasileña Koin. Estamos satisfechos con lo que logramos en este año y medio.  

-La valuación de mercado de Despegar cayó y provocó su salida del club de los unicornios. ¿Cómo impactó este acontecimiento a la empresa?

-El análisis del mercado, más allá de la cuenta que hacen matemáticamente los portales financieros, es que Despegar vale más de u$s 1200 millones. Es una lectura que trasciende la multiplicación del valor de la acción por el volumen y toma en cuenta cuestiones contractuales de la compañía. Lo cierto es que, según la cotización del día, vuelve a posicionarse como unicornio. El proyecto es a largo plazo.

-¿El apoyo que Despegar recibió de dos fondos de inversión significó un 'espaldarazo' en plena pandemia?

-En agosto del año pasado, se incorporaron dos nuevos inversores: L Catterton y Waha Capital Funds, que aportaron u$s 200 millones. Fue una demostración de que confían en la marca y la gestión.

-¿Cómo evalúa las decisiones del Gobierno ante la crisis?

-En un contexto impredecible como el actual, es importante tener cierta previsibilidad y estandarización de procesos. Ojalá pudieramos planificar con plazos más largos. El escenario es complejo y nos empuja a que sean más cortos de lo habitual. Tenemos un buen diálogo con los distintos actores de Gobierno. Es fundamental fortalecer la articulación pública-privada, que contemple la visión de todos, para no cometer sesgos. 

-¿Cómo los repercutió el cupo de pasajeros aéreos?

-El 90% de las solicitudes que recibimos ya fueron resueltas. De ese 90%, el 70% correspondieron a clientes que pidieron adelantar o posponer su viaje. Trabajamos para acercarles soluciones. En este sentido, fue clave cerrar acuerdos con nuestros socios, para ofrecer flexibilidad y alternativas sin penalidad, y eventualmente, sin diferencia tarifaria. 

-¿Le preocupa la posible salida de más líneas aéreas? 

-Es muy importante que haya muchas líneas aéreas operando en la Argentina, que nos permitan estar conectados con el resto del mundo. Cuantas más alternativas para volar haya, mejor.

-¿Cuándo avizora la vuelta a los niveles prepandemia?

-La recuperación se da a distintos ritmos. No hay una línea ascendente, sino curvas, con ups & downs, relacionados al avance de la vacunación y la evolución de la situación sanitaria. En línea con estudios de diferentes organismos, 2023 debería ser el año en el que volvamos a los niveles de 2019. Siendo la industria tan relevante, que representa el 10% del Producto Bruto Interno (PBI), es esencial que se recupere.

"2023 debería ser el año en el que volvamos a los niveles de 2019", Cristi.

-Según distintos informes, la reactivación en la Argentina es más lenta que en otros países de la región, ¿comparte esta visión?

-Hay países como Mexico y Colombia que experimentan una recuperación más acelerada, y otros como la Argentina y Chile, donde es más lenta. La reactivación se da, principalmente, en el turismo nacional, debido a las restricciones a los viajes internacionales, tanto propias como externas, y porque la gente prefiere moverse dentro del país por la incertidumbre. El foco está en el turismo de cercanía.

-Con el plan de vacunación avanzado, ¿ya se nota el impacto? 

-Hay señales en términos de reactivación. Pero no tenemos que tomar el dato aislado del ritmo de vacunación de un mercado en particular, porque nos vemos afectados por lo que sucede en otras geografías también. La vacunación es un factor dentro de otros factores.

-¿Cuáles son esos otros factores?

-El relanzamiento de Previaje, previsto para agosto, es uno. La existencia de un programa de estímulo como este es un motor para la recuperación, que genera un efecto positivo en las economías regionales asociadas a la movilidad. Celebro que se repita.

-Por la recesión, ¿registran un gasto más bajo en los viajes?

-Distintas variables afectan al tícket medio. Influyen los presupuestos más acotados y disponer de menos recursos. También, la estadía más corta y los viajes de cercanía. En este marco, lanzamos acciones promocionales, con 12 y 18 cuotas sin interés. Armamos productos especiales, que les permiten a los clientes obtener descuentos. 

-¿Cuánto abajo están los ingresos de Despegar comparado a 2019?

-La demanda para estas vacaciones de invierno cayó un 65% comparado a 2019. La industria sigue golpeada y la situación es crítica. Sin embargo, en las últimas semanas, creció un 50%, en parte, por la estacionalidad, debido al receso invernal, y porque hay curvas. 

-Con la desaparición de empresas, ¿el mercado se depuró?

-El consumo online se acentuó y, en este contexto, Despegar corre con ventaja. Desde sus inicios, es una empresa digital. Las que no pudieron adaptarse lo sufrieron más. Habrá una consolidación de jugadores, con un mercado más chico y concentrado, volcado al online, más que al modelo tradicional.

La demanda para estas vacaciones de invierno cayó un 65% comparado a 2019 en Despegar.

-¿Cuál fue su mayor desafío desde que asumió el cargo?

-El mayor reto fue estar lo más cerca posible de los equipos. Estábamos acostumbrados a trabajar de manera remota, teníamos la gimnasia. Pero estar accesible requiere un gran esfuerzo. La presencialidad te da una mayor accesibilidad a los colaboradores, con un acercamiento natural, que con la virtualidad hay que forzar. Mi agenda se basa en acompañarlos y escucharlos. También, fue desafiante ser flexible y transmitir tranquilidad y confianza.

-¿Cuál es su mayor preocupación?

-Más que una preocupación, me da intriga entender cómo va a ser el día después. Seguimos trabajando remoto y se está delineando un plan para la vuelta a la oficina en todos los países, con un esquema híbrido. Me genera curiosidad saber cómo nos vamos a adaptar. 

-Despegar aplicó ajustes en 2020, ¿prevé más medidas de este tipo o lo que sigue por delante es un repunte?

-Tomamos decisiones estratégicas. Revisamos el nivel de inversión en el área de marketing, ajustamos los costos no corrientes y reestructuramos equipos en los países donde las legislaciones lo permiten. Actualmente, tenemos 400 busquedas abiertas a nivel regional para todo el grupo, que incluyen a Despegar y las demás marcas. El 70% de los talentos se incorporarán en la Argentina.

-Sumar talento en un contexto desafiante es una apuesta...

-Somos una marca empleadora actractiva. Es un desafío trabajar en Despegar, por la complejidad de los problemas que resolvemos y la industria en la que operamos. Un porcentaje alto de las búsquedas están orientadas a fortalecer el equipo IT. Lanzamos la edición 14 del programa "Jóvenes de Alto Vuelo": incorpora a la organización estudiantes de los primeros años de carreras tecnológicas, a los que se capacita por seis meses. Batimos el récord, se inscribieron 4000 personas.

-¿Los afecta la escasez de talentos con perfiles tecnológicos? 

-Es un desafío que tenemos no solo a nivel organización, sino como país, aunque también es una ventaja, porque el talento argentino es reconocido. Ojalá logremos aumentar la masa crítica. Para ello, es importante el fomento de iniciativas, en línea con la artículación pública-privada. En Despegar, acompañamos a "Chicas en Tecnología". Es necesario trabajar en los colegios, en los primeros años de la adolescencia, para despertar el interés de las nuevas generaciones, que ya son nativos tecnológicos.

Tags relacionados

Comentarios

  • JC

    José c

    26/07/21

    Y si empiezan devolviendo la plata que nos robaron con todos los viajes cancelados y a ustedes si les devolvieron las aerolineas?

    2
    0
    Responder