Desarrollaron 'vacunas' para cultivos y planean facturar u$s 40 millones

La empresa de base científica Terragene invirtió u$s 4,5 millones en una planta de producción de biomoléculas inteligentes. Proyecta exportar a Brasil y Europa.

Hace dos años, la compañía de base científica Terragene empezó a trabajar en biomoléculas que funcionaran para la protección de cultivos y que fueran, a la vez, amigables con el medio ambiente. Desde entonces, la compañía desarrolló 30 de estos productos, que funcionan como vacunas para el agro, y, tras una inversión de u$s 4,5 millones, ya planean facturar u$s 40 millones al año en plazo de cinco años.

El proyecto, llamado Protergium, nació como un spinoff de la compañía destinado a utilizar su conocimiento en el control de infecciones y llevarlo al mundo del agro. El objetivo era resolver el problema de las enfermedades que atacan a las plantas de manera sostenible.

De esta manera, disminuye la necesidad de utilizar productos como fertilizantes, protectores y fungicidas químicos, con el beneficio de que protege rindes y no genera residuos. Las vacunas pueden aplicarse tanto para cultivos intensivos (vides, hortalizas, tomates, papas) como extensivos (soja, trigo, etc.). Además, la compañía está desarrollando investigaciones para su aplicación en la industria de los alimentos, en productos como harinas de bajo contenido de gluten, por ejemplo.

El control de infecciones ya estaba en el core de Terragene, que había nacido en 2006 en Rosario con el objetivo de elaborar indicadores biológicos de esterilización, un producto usado en hospitales para poder determinar el nivel de asepsia de los quirófanos, pero que también tiene utilidad en las industrias alimentaria y farmacéutica, entre otras.

"El mes pasado inauguramos una planta de fermentación para producción de proteínas de hongos e insectos que afectan a distintos cultivos. Con ellos podemos elaborar las vacunas con las que se fumigan y protegen los cultivos", dijo Esteban Lombardía, fundador y directivo de Terragene, y explicó que de esta manera, las plantas disparan su mecanismo natural de defensa y, al mismo tiempo, se induce el crecimiento.

El empresario indicó que solo conocen otras dos empresas que estén trabajando con este tipo de tecnología. Ambas compañías están situadas en los Estados Unidos.

Esteban Lombardía, fundador de Terragene, cree que podrán comenzar exportar las biomoléculas en 2022

Desde el punto de vista del productor, detalló, el costo por hectárea es similar al de los agroquímicos tradicionales. Por ello, la adopción de esta tecnología tiene sentido desde el punto de vista económico. 

"Tenemos estudios que muestran que la sustitución de insumos químicos por otros de origen biológico está creciendo al 15% anual. Este número está impulsado principalmente por los productores de Europa", señaló Lombardía.

Hasta el momento, la compañía ya cuenta con productos aprobados en la Argentina para usar en cultvos de papa, vid y tomates. Además, están en proceso de obtener los permisos para trigo, soja y maíz. 

Además, ya están pensando en la exportación de estas vacunas a mercados con el brasileño y el europeo. Pero para ello dependen de los procesos de validación de las respectivas agencias estatales, que suelen demorar dos años.

"Creemos que en 2022 ya podremos exportar a ambos mercados. Por lo pronto, ya tenemos acuerdos comerciales con empresas multinacionales que cuentan con una gran cuota de mercado en la Argentina para empezar a utilizar las vacunas a partir de agosto", concluyó.

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios