Decisión judicial complica más la definición sobre la venta de OCA

El grupo patagónico Clear ratificó su oferta de u$s 36,1 millones. Pero, mientras la estudia, el juez, que había suspendido la subasta de la empresa, llamó a una nueva, con un precio base 70% menor

En el juego de la OCA, no queda claro si un jugador avanza o retrocede casilleros. Días atrás, el juez Pablo Tejada canceló la subasta de la empresa, dado que sólo uno de los cinco interesados cumplió con todos los requisitos para participar de la licitación. Y, en consecuencia, le ordenó que formalizara una oferta por la compañía.

El grupo patagónico Clear, compuesto por Clear Petroleum (servicios petroleros) y Clear Urbana (recolección de residuos y limpieza) hizo una oferta integral, entre el precio e inversiones durante tres años, para la que comprometió el equivalente en pesos a u$s 70 millones. Pero, mientras Tejada, el síndico de la quiebra y el comité de acreedores –AFIP, la Federación de Camioneros y la ART Experta– analizan la oferta, el juez ordenó otra licitación, a hacerse en febrero, con una reducción del 70% en el monto base de la subasta.

"Es imperativo continuar con el trámite legal, en el conocimiento de los plazos que demanda el proceso de enajenación pública", justificó el magistrado, titular del Juzgado Civil y Comercial 10 de Lomas de Zamora. Aclaró que esta decisión es "sin perjuicio" de "lo que proceda por derecho resolver una vez oídos a los mentados órganos de la quiebra", en relación a las opiniones que recibirá sobre la oferta de Clear. Es decir, podría volver a suspender la subasta, si la oferta resulta aceptada.

OCA está quebrada desde abril del año pasado, con un pasivo que, entre el verificado ($ 4494 millones) y el posconcursal, roza los $ 20.000 millones. Desde entonces, al empresa, que tiene más de 6000 empleados y 150 sucursales en todo el país, está administrada por una intervención judicial, en la que tallan la Federación de Camioneros y el Ministerio de Trabajo de la Nación. En 2019, facturó $ 5598,75 millones y perdió $ 2415 millones.

Los liquidadores de OCA la tasaron en u$s 36,1 millones, entre un monto fijo de u$s 18,5 millones (para saldar deudas fiscales y laborales) y un valor base, de u$s 17,6 millones, sobre el que se realizaría la subasta.

Sin embargo, para esta segunda licitación, Tejada definió cambios. Por un lado, decidió que no sea una sola subasta, sino una serie de remates, si el primero quedara desierto. La licitación inicial arrancaría con una reducción al 30% del monto base: en vez de u$s 17,6 millones, u$s 5,28 millones, "monto que considero razonable en relación a la realidad económica imperante, la evolución de la moneda estadounidense y antecedentes de la causa", justificó el juez.

Si esa primera subasta queda desierta, habrá una segunda, ya sin precio base. También flexibilizó la forma de pago. "De mantenerse las restricciones cambiarias actuales, se deja constancia que, si bien la puja deberá hacerse en dólares estadounidenses, el depósito del precio podrá realizarse en el equivalente en pesos a la cotización al tipo de cambio vendedor del Banco de la Nación Argentina al momento del efectivo pago", estableció. Fijó el 15 de febrero como fecha de inicio. Sólo quienes hayan participado de la primera subasta podrán estar en la eventual segunda.

El único interesado que había cumplido con todas las exigencias formales que pidió Tejada para el frustrado remate fue Clear, grupo patagónico compuesto por empresas que fundó Cristóbal López. Con una facturación de $ 7280 millones en 2019, a los que Clear Petroleum aportó $ 6258 millones, el ex dueño de Oil Combustibles se desligó de sus acciones en 2011. Ahora, le pertenecen a ex colaboradores suyos: Ignacio González Pedroso, Alberto Destefanis y Gustavo Lupiano.

Como presidente, González Pedroso ratificó la oferta por OCA. Propuso cancelar el monto fijo (u$s 18,5 millones) en un pago. Pero que los otros u$s 17,6 millones pasen a ser $ 1320 millones –es decir, un dólar a $ 75– y pagarlos en 36 cuotas fijas, de algo más de $ 28,12 millones, más un variable, equivalente al 0,5% de las ventas mensuales netas (de IVA e ingresos brutos) de la compañía. "Si, al mes 36, no se hubiera alcanzado el precio con las cuotas abonadas, se deberá pagar el saldo en una sola y única cuota en el mes 37", se comprometió, en una suerte de seguro cambiario.

Clear también propuso un llamado a mejoramiento de su oferta, con la posibilidad, a su vez, de replicarla y reservarse el derecho de preferencia, en caso de igualdad. Le inquieta la persistencia de candidatos, como el grupo asegurador Campici y el enigmático holding español Grupo Riesgo. La última decisión de Tejada suma dudas. ¿Para qué sostener una oferta de u$s 36,1 millones si, siendo el único que reunió todas las condiciones, puede participar en una nueva subasta por menos de u$s 24 millones? ¿O, eventualmente, sólo u$s 18,5 millones, si el primer llamado queda desierto? Se verá cuando vuelva a ser su turno en el juego de la OCA.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios