Negocios

Cuestionan el pago con el que el grupo vinculado a Cristóbal López quiere quedarse con OCA

La Justicia le adjudicó el correo a Clear, que presentó un seguro de caución por el u$s 1,5 millón que debía cancelar. Síndicos, liquidadores y algunos acreedores objetan que la póliza está emitida en pesos y no en dólares, lo que abarataría el precio final a pagar por la empresa

La venta de OCA, el mayor correo privado del país, suma una nueva dificultad. Cuando parecía que el grupo Clear -relacionado con Cristóbal López- avanzaba sin inconvenientes para quedarse con el quebrado operador postal, algunos de sus acreedores cuestionaron la forma de pago con la que los patagónicos pretenden concretar la compra.

No es el primer malentendido financiero en torno al interés de Clear por OCA. Tasada en u$s 37 millones, la empresa salió a la venta por una base de u$s 36,1 millones, entre un monto fijo para contingencias (u$s 18,5 millones) y un precio de u$s 17,6 millones, a partir del cual se haría una subasta. La licitación fracasó. Clear, único oferente en condiciones, prometió u$s 70 millones, entre la compra de la compañía y futuras inversiones. Pero la Justicia rechazó esa propuesta, dado que, según la sindicatura de la quiebra, en términos reales, su plan de negocios, tras saldar los u$s 18,5 millones fijos, estaba basado en un precio de compra de u$s 6 millones, a cancelar en 36 cuotas fijas en pesos, a un tipo de cambio de $ 75 (en esos días, ya estaba en $ 83). Además, exigía la gestión de la empresa hasta que se efectivizara el traspaso.

El tribunal llamó a una nueva licitación, con un precio base 70% inferior: u$s 5,28 millones. Otra vez, quedó desierta. De nuevo, hubo un solo candidato que cumplió con todas las exigencias: Clear.

Pablo Tejada, titular del Juzgado Civil y Comercial 10 de Lomas de Zamora, lo habilitó a presentar una oferta. El 30 de diciembre, terminó adjudicándole la empresa al grupo, conformado por Clear Petroleum (servicios petroleros) y Clear Urbana (prestaciones sanitarias), empresas que fundó López y que hoy están en manos de ex colaboradores suyos.

Clear ya participaba en la administración de OCA. Para eso, había pagado un anticipo de $ 440,88 millones, equivalentes a u$s 5,28 millones al tipo de cambio vendedor del Banco Nación del 23 de octubre, fecha previa al día de su depósito.

Lo hizo como adelanto del precio contado en efectivo que ofertó por el correo: una prima de u$s 6,78 millones, sobre los u$s 18,5 millones de monto fijo que el juzgado estableció para cumplir con deudas laborales, fiscales y previsionales.

Tejada le dio 20 días hábiles para cancelar el saldo de ese precio. Dada la feria judicial de enero, el plazo empezó a correr el 1º de febrero. El 1º de marzo, Juan Ignacio González Pedroso, presidente de Clear Petroleum y de Clear Urbana, presentó un seguro de caución, una de las opciones que el juzgado dio para cerrar la compra. La póliza es por $ 141,75 millones. Es decir, u$s 1,5 millón, al tipo de cambio vendedor del Banco Nación del 25 de febrero, día anterior a su fecha de emisión.

"Por lo expuesto, solicito a Vuestra Señoría que se tenga por cumplida la constitución del seguro de caución, en legal tiempo y forma", expresó González Pedroso. No hizo ninguna referencia a los u$s 18,5 millones del monto fijo.

El juez lo informó a las demás partes -acreedores, liquidadores y síndicos- la semana pasada. Este miércoles, llegaron las primeras respuestas.

Los enajenadores, Alicia Kurlat y Carlos Tabasco, puntualizaron que el seguro de caución está emitido por tres empresas: Prudencia, Premiar y Gestión. La primera asumió el 33,16% del riesgo; la segunda, el 45,68%; y la tercera, el 21,16%, precisaron. Según los liquidadores, Clear debería presentar en el expediente "elementos que permitan acreditar la solvencia de cada una de las compañías para hacer frente al riesgo asegurado por ellas, en caso de que se produzca un incumplimiento".

Además, señalaron que la póliza fue contratada por Clear Petroleum. Hay un porqué: según los números que el propio grupo mostró en el juzgado cuando acercó su propuesta, en 2019, Clear Petroleum facturó $ 6258,5 millones y ganó $ 61,4 millones (antes de impuestos). Su patrimonio neto fue de $ 1370,97 millones. Clear Urbana, en cambio, tuvo ingresos por $ 536,5 millones y perdió $ 24 millones. Su patrimonio neto fue de $ 776,9 millones. "Clear Urbana debería constituirse en co-tomadora", indicaron los enajenadores.

Recalcaron, además, que, según dispuso el propio juez en la adjudicación, el monto asegurado por el saldo de precio de u$s 1,5 millón debe estar expresado en esa moneda, dando la posibilidad de pago en pesos al tipo de cambio vendedor por el Banco Nación del día efectivo de ese desembolso, "o cubrirse de otro modo el riesgo cambiario, excluido en la cobertura ofrecida". Le pidieron, además, aclaraciones a la aseguradora. Entre ellas, que no existan "condiciones generales o particulares de póliza" no informadas en el expediente.

La sindicatura de la quiebra también recargó tintas en este punto. "Habida cuenta de la variable cotización del dólar oficial BNA, que sufre incrementos diarios dispuestos por la autoridad monetaria, la póliza resultaría insuficiente para cubrir el importe del pago del saldo del precio para la fecha prevista del traspaso de los activos, teniendo en cuenta el tipo de cambio vendedor del BNA correspondiente al día anterior a la fecha de pago, y no como en autos, que el importe está calculado a la fecha de la emisión de la póliza", advirtió. Subrayó que Clear sólo presentó una de las tres pólizas emitidas: la de la aseguradora Prudencia.

Oposición y rechazo

Más tajantes fueron dos de los acreedores, Latin American Postal Acquisitions y Latin American Postal Acquisitions II. Se trata de dos sociedades radicadas en el Estado de Delaware y que, según conocedores de la historia de OCA, corresponden a participaciones residuales que conservaron algunos de los fondos de inversión que financiaron algunos de sus varios cambios de dueños: en 1997, Alfredo Yabrán se la vendió al Exxel Group; en 2002, el fondo de Juan Navarro se la cedió a sus bancos acreedores, con el Deutsche a la cabeza; en 2004, la compró otro private equityAdvent, que había sido socio del grupo Macri; en 2009, pasó a manos del ex CEO de la propia OCA, Alfredo Romero; y, en 2013, la adquirió Patricio Farcuh, último dueño antes de su quiebra. 

"Esta parte se opone a la aceptación de la póliza de seguro de caución acompañada por Clear Petroleum S.A., dado que la misma no cumple con ninguno de los requisitos ordenados por el tribunal", manifestaron los abogados de las Latin American Postal Acquisitions.

La primera objeción es que el seguro se constituyó en pesos y no en dólares. La póliza, explicó, asegura únicamente el pago de $ 141,75 millones. "Dicho importe consiste en el equivalente a la suma de u$s 1,5 millón al tipo de cambio del BNA del día 25 de febrero de 2021, día anterior a la emisión de la póliza, importe que, ciertamente, no será el equivalente a u$s 1,5 millón al momento en que Clear Petroleum deberá cumplir con el pago del saldo de precio", ampliaron, en referencia al 30 de agosto próximo, plazo máximo que fijó Tejada para concretar el traspaso de los activos.

"Por ello, corresponde concluir que la póliza de seguro de caución emitida por Prudencia Seguros no garantiza de modo suficiente el saldo de precio a abonar por la adjudicataria, poniendo en riesgo la operación en un claro y abierto perjuicio a los acreedores", enfatizaron.

Estas sociedades también subrayaron que Prudencia "no es una compañía de seguros de primera línea", uno de los requisitos que había puesto el juzgado para aceptar una póliza de caución. Sustentaron su apreciación en el más reciente ránking del ramo, publicado por la revista especializada Todo Riesgo, con información de la Superintendencia de Seguros de la Nación al 30 de septiembre del año pasado. El listado incluye una decena de aseguradoras por encima de la que eligió Clear.

"Únicamente una póliza cuyo monto asegurado sea en dólares y cuyo pago se efectúe al tipo de cambio del día hábil anterior a que la obligación se torna exigible es la única que garantizará efectivamente la obligación de pago de saldo de precio asumida por la adjudicataria", concluyeron. Estos acreedores le solicitaron al juez que rechace la póliza e intime a Clear a presentar una nueva, "de una aseguradora de primera línea y cuya suma asegurada se encuentre expresada en dólares".

Aún resta saber qué responderán los principales acreedores de OCA: la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), la Federación de Camioneros -a la que está afiliado el 90% de sus más de 6000 empleados- y la ART Experta.

OCA está quebrada desde abril de 2019. Su pasivo supera los $ 20.000 millones, entre el verificado en su concurso preventivo ($ 4494 millones) y el generado posteriormente. En los últimos dos años, la empresa estuvo administrada por una intervención judicial, a la que luego se sumaron el Gobierno Nacional y el gremio. Los Moyano tuvieron una compleja relación con Farcuh, quien falleció el 31 de enero de este año. Camioneros apoya la propuesta de compra de Clear.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios