Organización sin fines de lucro

Cuando el diseño se pone al servicio de los sin techo

Tras una experiencia personal, el diseñador holandés Bas Timmer ideó Sheltersuit un traje-refugio.

Millones de personas en todo el mundo están en situación de calle. Por distintas razones no tienen donde vivir y quedan a diario expuestas a las condiciones climáticas. Muchos pierden la vida y es por eso que Bas Timmer, diseñador de moda holandés, decidió darle un giro a su carrera al crear un traje, que hace las veces de refugio para los que viven a la intemperie.

Sheltersuit es la organización sin fines de lucro, creada por Timmer en 2014, que repiensa la función de la indumentaria en el contexto de una sociedad con problemas habitacionales. Desde Holanda, el diseñador creó un "traje-refugio" para personas en situación de calle realizando un exhaustivo análisis de resistencia, durabilidad, pero también comodidad, teniendo en cuenta que quien se pone esta prenda lo hará durante muchas horas al día.

El diseño fue preparado para enfrentar todas las situaciones climáticas, y está totalmente hecho a partir de descartes de bolsas de dormir, edredones y telas de carpas.

Timmer tuvo esta iniciativa después de una experiencia cercana. "Luego de perder al padre de un amigo por hipotermia luego que tuvo que dormir a la intemperie de manera imprevista, pensó que algo había que hacer para que esto no sucediera nuevamente", cuenta Nadine Kooijman, a cargo del área de comunicación de Sheltersuit.

Cuando finalizó sus estudios de diseño de indumentaria, Timmer armó su propia colección de prendas para outdoor. Sin embargo, no se sentía bien al vender ropa de tendencia a un precio elevado, mientras que muchas personas ni siquiera alcanzaban a comprar prendas de abrigo para sobrevivir. "Nadie merece morir de frío por no tener dinero", pensó. A partir de ese momento se puso a crear una prenda que sirviera para que las personas en situación de calle estuvieran protegidas del frío, la lluvia y que, literalmente, pudiera darles refugio.

Así creó lo que denominó sheltersuit, una chaqueta impermeable, que se adapta como saco de dormir y que viene con una bolsa de tela liviana para su guardado. La chaqueta está hecha de tela de carpa transpirable de alta calidad, el forro interior de bolsas de dormir recicladas, mientras que la capucha grande protege la cara de la lluvia y las luces y contiene una bufanda integrada. Por otra parte, para lugares con climas más cálidos, desarrolló una versión más liviana, la shelterbag, una cama portátil que se enrolla en una bolsa, es impermeable, ligera, fácil de manejar y tiene un compartimento adicional para artículos personales. Viene también con un saco de dormir y una almohada incorporada, pero también tiene espacio para un colchón o manta adicional, por lo que es adaptable para todas las estaciones.

DISEÑO CON SENTIDO SOCIAL

Con su iniciativa, Timmer le dio una nueva punta al diseño de indumentaria para dejar de mirarse a sí mismo y ponerse al servicio de las problemáticas sociales. "Hoy en el mundo unas 150 millones de personas están pasando por la experiencia de vivir en la calle y el número crece minuto a minuto. Pobreza, enfermedades mentales, pérdida de empleos, desastres naturales y guerras están en el top de las causas", agrega Kooijman.

Para el diseñador, la falta de vivienda es uno de los problemas más complejos que abordamos como seres humanos. Y si bien considera que nunca habrá una solución para ponerle fin al flagelo de los homeless, es necesario atender esta situación caso por caso, para lo que se requiere de muchos recursos. La fundación Sheltersuit promueve la premisa de que todo el mundo merece abrigo, protección y dignidad.

Desde hace siete años, la fundación lleva adelante tres objetivos claros: dar refugio a través de sus prendas; reciclar con un propósito, teniendo en cuenta que la industria de la moda es una de las más contaminantes del mundo; además de dar trabajo a personas alejadas del sistema laboral.

Actualmente, Sheltersuit llega a 30 países, principalmente de Europa, y tiene dos sedes donde se fabrican los trajes, una en Enschede, en los Países Bajos y otra en Sudáfrica. Además, trabaja junto a organizaciones caritativas como Cáritas con quien iniciaron una colaboración este invierno en Berlín.

"Sheltersuit demuestra que a través del diseño uno puede ayudar a otras personas, combinando la funcionalidad, la producción sustentable con lo estético", sostiene Kooijman. Además, esta organización, trabaja en colaboración con marcas y diseñadores de streetwear. Al hacerlo, buscan crear conciencia sobre el problema de la falta de vivienda en todo el mundo entre un público amplio y nuevo. Con este tipo de colaboraciones es que cada artículo vendido proporcionará un shelterbag o sheltersuit a una persona sin hogar en algún lugar del planeta. Por ejemplo, a partir del reciente trabajo en conjunto con Chloé.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios