Tiempo de descuento

Crisis de Garbarino: el dueño rechaza la oferta de compra y ya negocia con otros candidatos

Descartada la propuesta de Facundo Prado, Carlos Rosales busca opciones para sumar inversores a la cadena que compró hace un año. Intenta contener la situación de la empresa, que arrastra más de $ 4600 millones en deudas y reclamos de atraso en el pago de sueldos de sus 3800 empleados.

Garbarino rechazó la oferta de compra que propuso Facundo Prado, propietario de la firma de telecomunicaciones Supercanal Arlink. Pero Carlos Rosales, dueño de la cadena, no se da por vencido y ya negocia con nuevos interesados en adquirir el retailer más grande de electrónica y electrodomésticos del país, que acumula deudas por más de $ 4629 millones y tiene en vilo la continuidad laboral de 3800 empleados.

Como anticipó El Cronistaeste miércoles se venció el plazo de exclusividad con el que contaba Prado. En mayo, se firmó un pre-acuerdo y, desde entonces, se llevó adelante un due-diligence, el período de evaluación de la viabilidad del negocio. Concluida la auditoría, Rosales declinó la propuesta.

En el entorno de Prado, ya daban por caída la operación a inicios de esta semana. "Se estancó y no hubo avances a partir del rechazo", le comentaron a este medio. El empresario tucumano, que también es dueño de la tarjeta de crédito Centrocard, apuntaba a conseguir el apoyo de otros inversores que aportaran financiamiento.

Falabella remata sus productos en Sodimac: qué se puede conseguir con 50% de descuento

"No se pusieron de acuerdo porque Rosales no quiso deshacerse de la cadena así nomás y Prado no estaba dispuesto a hacerse cargo de todas las deudas, ni a inyectar un monto mayor al ofertado. Por eso, se frustró", afirmó un conocedor de la transacción.

En la búsqueda de un plan B, Garbarino ya mantiene conversaciones con dos candidatos, cuya identidad aún no trascendió. "Es confidencial. Se revelará en tanto haya avances. Hasta anoche, se consideró la opción de Prado. A partir de hoy, se escuchan otras alternativas. Habrá reuniones con potenciales inversores para encontrar una solución", explicaron desde la compañía.

La "solución" que se busca es la incorporación de socios, a cambio de un porcentaje accionario, para regularizar la delicada situación que atraviesa la cadena. "La idea no es venderla en su totalidad", aclararon. 

En este sentido, indicaron que la intención es preservar la marca y continuar con el proyecto de reconversión, "más allá de regularizar las demoras en los pagos, en pos de alcanzar su recuperación y sostenibilidad".

"A nadie le conviene que Garbarino desaparezca. Especialmente, a los proveedores comerciales. Los fabricantes de electrodomésticos que abastecen a la cadena son los principales interesados en que continúe operativa", destacó una fuente del sector. 

Carlos Rosales, dueño de Garbarino

En este escenario, la compañía intentará acelerar las conversaciones para que se concrete, cuanto antes, la inyección de capital fresco, que significaría un respiro a su crisis financiera.

La empresa, con más de 70 años de trayectoria, tiene dos frentes abiertos. Con las restricciones, hubo cierres intermitentes de locales en Rosario (Santa Fe) y otros puntos del Gran Buenos Aires (GBA). En abril, sus ventas cayeron un 60%, mientras que, en mayo, se derrumbaron un 75 por ciento

El agravamiento de la crisis económica, como consecuencia de la pandemia, impactó fuertemente en la cadena de pagos, que Rosales había logrado recomponer tras asumir la gestión. Como consecuencia de esta situación, lleva, a la fecha, 3267 cheques rechazados, por más de $ 4629 millones, según la Central de Deudores del Banco Central (BCRA).

Entre los principales acreedores, se encuentran bancos, financieras y mutuales, como la Cooperativa Frincredit, con un pasivo de $ 186 millones; seguida por Finares, con $ 148 millones; el Banco Nación, con $ 83 millones; el HSBC, con $ 54 millones; y American Express, con $ 13 millones, entre otros.

Por otra parte, la cadena enfrenta un conflicto gremial, que se acentúa a medida que pasan los días. Los trabajadores denuncian que adeuda dos meses de sueldos. El viernes de la semana pasada, se movilizaron a las oficinas centrales y la Casa de Gobierno, en reclamo. Desde la empresa, admiten que existen retrasos en el pago y que el cobro es dispar, aunque niegan que no se hayan abonado los salarios correspondientes a abril y mayo.

Reclamo de los empleados de Garbarino

La entrada de Rosales a la compañía se produjo hace apenas un año, en junio de 2020. El empresario también es propietario de un pool de radios, que incluyen Radio Continental AM 590, Los 40 Principales FM 105.5, la FM 104.3 y las plataformas digitales de cada una de ellas, que le compró en enero al grupo español Prisa. Además, es presidente de la aseguradora Prof y protesorero de San Lorenzo de Almagro.

El deal de Garbarino incluyó la adquisición de otras cinco firmas: su vertical de turismo (Garbarino Viajes), la cadena Compumundo, las fábricas Digital Fueguina y Tecnosur en Tierra del Fuego, y la financiera Fiden. Hasta entonces, el grupo estaba en manos de los hermanos fundadores, Daniel y Omar Garbarino, que se desprendieron del 100% de sus acciones. También, se busca un socio para estas unidades.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios