Diseño inclusivo

Crearon el primer desodorante para personas con discapacidad y se lo vendieron a Rexona global

Degree Inclusive nació en Wunderman Thompson en la Argentina y el prototipo lo hizo un estudio de Turquía. El paso a paso de cómo se logró que este innovador producto llegue a las góndolas

La idea nació en la Argentina. Más específicamente en el área creativa de Wunderman Thompson donde se preguntaron cómo hacían las personas con discapacidades para usar desodorante. Un simple cuestionamiento se convirtió en un proyecto con el que busca dar a todos "igualdad de derecho de uso", como lo señala Natalia Benincasa, chief creative officer de Wunderman Thompson Argentina.

Mientras investigaban sobre el tema descubrieron que en la industria de la belleza y el cuidado personal, no existía un desodorante con el formato adecuado para personas con discapacidades motrices o para no videntes y, así, torcer una tapa, girar una barra o empujar hacia abajo una lata de aerosol con movilidad limitada del brazo se convertía en un verdadero desafío. 

Y según sus números, una de cada cuatro personas tiene una discapacidad, lo que los convierte en la comunidad minoritaria más grande del mundo.

Furor por los mini eléctricos: Volt, la competencia cordobesa de Tito, tiene cuatro meses de espera

Con la idea en carpeta golpearon la puerta de casa matriz que pensó a qué cliente podía interesarle esta iniciativa tan innovadora como audaz. Y así entró Unilever mundial que, desde un primer momento, aceptó el reto.

El siguiente paso fue realizar paneles con personas con diferentes discapacidades en los Estados Unidos, en Europa y en la Argentina. "Con cada feedback íbamos mejorando el diseño de este nuevo producto", explica Benincasa, quien cuenta cómo se le fue agregando una gancho para poder tomarlo, imanes para abrir la tapa y una base especial para que tuviera mejor apoyo y no se cayera con facilidad.

Con las caracterísiticas definidas de qué cómo debería ser, un estudio especializado diseño inclusivo de Turquía, Sour Studio, realizó el prototipo que luego un gigante como Unilever podría producir a gran escala.

Y así, luego de dos años de trabajo se presentó Degree Inclusive, de Rexona, el primer desodorante inclusivo para personas con discapacidad.

Hoy, el producto ya está en las góndolas de los Estados Unidos, en agosto llega a Inglaterra y se espera que también se venda en el mercado local.

Otra innovación que se pensó para el Degree Inclusive está relacionada a sus sutentabilidad y su costo. De ahí que este novedoso desodorante está diseñado con refill para ser rellenable.

"Es un proyecto que se viene pensando desde hace casi 2 años y que trabajamos junto al equipo global de Wunderman Thompson, Unilever UK y USA los últimos meses. Creo que es el desafío más grande por el que pasé en mi carrera. Desde pensar junto a paneles con personas con diversidad funcional, hasta lograr el indicado junto a terapeutas e ingenieros industriales", se sincera Benincasa y suma: "Buscamos dar un paso creando productos de cuidado básico inclusivos. Productos que permitan a todos moverse con confianza y más allá de hacer avisos, buscamos evolucionar la industria a una que no deje a nadie afuera".

De hecho, estas iniciaivas "contagian", asegura Verónica Berte, Client Services director de Wunderman Thompson Argentina. Y ya hay otras marcas de Unilever que van a incursionar en el diseño inclusivo.

"La pandemia sacó a la luz el tema de la accesibilidad. Las marcas tienen que comenzar a preguntarse honestamente por qué están dejando afuera a muchas personas", agrega Berte.

El nuevo desodorante cuenta con las siguientes características:

  • Diseño en forma de gancho para ayudar a manipularlo, junto a los cierres magnéticos que ayudan a quitar la tapa y volver a colocarla para usuarios con agarre limitado. Puede manipularse con la boca, los pies y con una sola mano.
  • Descripción en braille, para personas no videntes.
  • Ubicación de agarre mejorada para una aplicación más fácil para usuarios con agarre limitado o sin brazos.
  • Base que permite un mejor apoyo.
  • Un aplicador de rodillo más grande para alcanzar más área de superficie por deslizamiento.
  • Es rellenable, es decir que al terminarse puede volver a utilizarse.


El equipo de Wunderman Thompson Argentina, a quien se le ocurrió la idea original de hacer un desodorante inclusivo, también fue el responsable de crear una campaña inspiradora y accesible que demuestra cómo un producto de utilidad diaria como el desodorante puede revolucionar el movimiento para personas con discapacidad o diversidad funcional.  



Tags relacionados

Compartí tus comentarios