Sustentabilidad

Cómo es el plan de Misiones para preservar la selva y ser sustentable económicamente

Qué está haciendo esa provincia para crecer económicamente a la vez preservando la naturaleza

¿Preservar la naturaleza o crecer económicamente? El caso de Misiones evidencia la necesidad de soluciones económicamente justas y ajustadas a normas para quienes preservan el medio ambiente y la posibilidad de vida en el planeta, pero a la vez tienen el costo de oportunidad de no desarrollar actividades rentables en el corto plazo.

Con el récord mundial de diversidad de especies de árboles por hectárea -tiene 453-, Misiones se propuso un desafío: preservar la naturaleza pero, a la vez, lograr el crecimiento económico y el progreso social de su región.

La provincia intenta preservar así la más grande y continua superficie de mata atlántica, 1,4 millón de hectáreas de selva, 46% de la superficie de la provincia, declarada biodiversity hot spot por ONU en 2020. Mientras regiones similares en Paraguay o Brasil fueron deforestadas para plantar soja y para otras actividades,; la provincia argentina durante 20 años aplicó políticas de estado relacionadas con el cuidado del medioambiente.

Innovaron en el mercado de bauleras y apuestan a la economía circular

Recientemente creó el Ministerio de Cambio Climático para llevar adelante gestiones concretas y definir políticas públicas de largo plazo. Una de esas decisiones fue la de entrar en el mercado voluntario de créditos de carbono. Para Silvia Kloster, subsecretaria de Gestión, Desarrollo Sostenible e Innovación, la provincia "se adelantó y vio la posibilidad de contar con financiamiento económico para valorizar uno de los servicios que brindan los bosques nativos, como lo es el de la fijación de CO2. Esta decisión política es producto de una visión sobre la importancia de los recursos naturales y del ambiente que tenemos a largo plazo", dice.

Misiones tiene el récord mundial de diversidad de árboles. Foto: Promotora Misiones

Los mercados voluntarios de carbono (MVC) están dirigidos a organizaciones públicas y privadas que buscan responsabilizarse de su acción climática y compensar su huella de carbono. Posibilita que se adquieran créditos de carbono destinados a financiar proyectos sostenibles. Para ello, se pueden adquirir créditos de carbono participando como financiadores de proyectos que absorben y capturan CO2.

"Nos vinculamos con la empresa Mercuria Energy Trading; mientras a nivel país se avanza en un programa piloto REDD+ financiado por ONU, de u$s 82 millones, como jurisdicción decidimos dentro de ese acuerdo nacional y como parte de nuestra estrategia provincial de mitigación, dar un paso adelante para financiar el trabajo por hacer", dice Kloster.

Según cálculos del mercado voluntario de carbono, un certificado de reducción de emisiones de carbono tiene una valuación actual de u$s 10 por tonelada, por hectárea/año, aunque se espera que los precios suban sustancialmente después de la COP26. El FMI calcula en u$s 75 el valor de la tonelada de carbono para 2030.

El programa que planean no solo contemplaría superficies públicas sino también se invitaría a privados a sumarse al proyecto. "Se trata de fomentar e incentivar la conservación y restauración a cambio de un rédito económico", dice Kloster. Parte del trabajo por hacer será relevar actividades económicas para que no sean factores de deforestación o entrañen riesgos en ese sentido.

"Si la oportunidad económica fuerza a la reducción de los bosques, se propondrían actividades alternativas", dice la funcionaria que reconoce el desafío de encarar la conservación mientras la realidad socioeconómica de las familias locales es compleja.

EL MERCADO VOLUNTARIO

El mecanismo REDD+ busca reconocer y proveer incentivos positivos a los países en vías de desarrollo para proteger los recursos forestales, mejorar la gestión sostenible y contribuir a los esfuerzos globales frente al cambio climático y sus consecuencias. 

Este primer Programa Jurisdiccional JNR REDD+ permitirá la provincia conservar y restaurar la selva misionera como también la posibilidad de comercializar los certificados de carbono, la reducción de emisiones que genera la implementación del programa provincial. Estos certificados son transables en el mercado voluntario de carbono, de manera que los sectores que decidan sumarse al programa podrán percibir un beneficio económico para y por la conservación de los bosques nativos.

El programa se alinea con lo establecido en el Acuerdo de París para reducir emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), evitar la deforestación de bosques nativos y promover el desarrollo sostenible para el Misiones, el sector privado, las comunidades locales y los pueblos originarios del territorio. "La gran diferencia es que los interesados no tienen obligación de hacerlo -todavía- ni ante el Estado ni por el Acuerdo de París ni por el Protocolo de Kyoto, que aunque ya venció aún hay proyectos vigentes", dice Kloster. Funcionan en paralelo con el mercado regulado obligatorio y actualmente está siendo revisado por el Acuerdo de París, en su artículo 6", dice Kloster.

CARBONO NEGATIVA

Según el inventario nacional de emisiones de gases de efecto invernadero realizado en 2016 por la Argentina, conforme los 5 sectores identificados como los emisores más relevantes (energía, procesos industriales y usos de productos, agricultura, ganadería, silvicultura y otros usos de la tierra, residuos) Misiones tendría una proyección de carbono negativa o debajo de 0, lo que implicaría que capta más gases de efecto invernadero, en especial dióxido de carbono, que los que emite.

"Cada jurisdicción conoce la situación de sus recursos naturales, las potencialidades y los riesgos, como también asumen los costos que implican las políticas públicas relacionadas con el ambiente. Sabiendo lo que nos cuesta la conservación de los recursos naturales, como también llevar adelante acciones y programas relacionados con el desarrollo sostenible, en los vinculados a la implementación de las estrategias provinciales sobre cambio climático cada jurisdicción tiene el derecho de decidir los programas que internacionalmente les sean más beneficiosos, conforme los lineamientos asumidos por Argentina", explica Kloster.

"Hasta tanto se defina la cooperación internacional y transferencia de créditos para alcanzar las metas climáticas y la implementación del mecanismo multilateral para comercio de créditos denominado Mecanismo de Desarrollo Sustentable, el mercado voluntario de carbono parece ser el camino más rápido para obtener asistencia económica", agrega la experta.

Con una estructura normativa sólida -más de 120 leyes relacionadas al cuidado del ambiente-, Misiones posee una arquitectura administrativa que marca la trascendencia que la política pública le asigna a los recursos naturales, entre ellas el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables, creado en 1984, el Instituto Misionero de Biodiversidad (IMIBIO), el Instituto del Suelo, el Ministerio de Agricultura Familiar y el recientemente creado en el año 2020 el Ministerio de Cambio Climático.

Según la funcionaria, con los recursos generados por este acuerdo se pretenden financiar los programas directos vinculados a la conservación de la selva misionera, el sostenimiento de la agricultura familiar y el desarrollo de la industria del conocimiento, emprendedores y startups como actividades sostenibles en términos del cuidado del medio ambiente. Y se iniciarán acciones para promocionar el uso de movilidad eléctrica, e incentivar nuevas metodologías de desarrollo para la actividad ganadera, entre otras.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios