Mercado laboral

Cinco razones por las que la equidad de género es un buen negocio para las empresas

La diversidad y la equidad tiene un impacto cuantitativo en mayores ventas y utilidades. En el marco del Día de la Mujer, los especialistas en Recursos Humanos de Randstad identificaron por qué las empresas deben tenerlas en cuenta para mejorar los resultados

 Imagen y reputación, mejores resultados económicos, creatividad e innovación, atractivo empleador y licencia social, son los factores más relevantes que explican por qué alcanzar la equidad de género en el ámbito laboral es un buen negocio para las empresas, según un estudio de Randstad realizado con motivo del Día Internacional de la Mujer. 

La persistente brecha de género en el ámbito laboral responde a múltiples causas y factores. Según los especialistas de Recursos Humanos de la firma, "desde el sostenimiento de la expectativa social de que sean las mujeres las principales proveedoras de cuidado familiar -incluso en pandemia-, hasta el debate sobre si los sistemas de cupos son efectivos para lograr equidad en el ámbito laboral, pasando por los estereotipos de género asociados a las profesiones que culturalmente; se siguen reproduciendo, a pesar de los nuevos paradigmas asociados a una mayor diversidad que traen las nuevas generaciones.

Estas son, según Randstad, las 5 razones por las cuáles la igualdad de género en las organizaciones no es solo una cuestión de ética y equidad, sino también un buen negocio. Ser una empresa diversa e inclusiva tiene múltiples beneficios:

  • Eleva la imagen y la reputación

Una estrategia de negocios alineada con una visión organizacional diversa y comprometida con la equidad de género incide de manera directa en la imagen corporativa y la reputación de las compañías. Las empresas socialmente responsables son percibidas de manera positiva por el conjunto de la sociedad y pueden capitalizar los beneficios de su posicionamiento y reputación frente al público interno y externo.

  • Mejora los resultados económicos

Una cultura organizacional basada en la diversidad e inclusión tiene una incidencia real y medible en el negocio y se traduce en empresas con mejores resultados. La diversidad tiene un impacto cuantitativo en mayores ventas y utilidades porque un equipo diverso podrá identificar y entender mejor qué es lo que quiere y necesita su público objetivo. Esto se debe a la simple razón de que para cualquier empresa su clientela es amplia y diversa y podrá entenderla mejor si su dotación también lo es.

  • Impulsa la creatividad y la innovación

Las políticas de igualdad de género y diversidad permiten conformar equipos de trabajo innovadores y creativos, basados en el respeto y en la aceptación de las diferencias como un hecho generador de valor. Los equipos de trabajo diversos -no solo en materia de género- son altamente competitivos, alcanzan mejores resultados, cuentan con una visión superadora y arriban a soluciones más eficientes, innovadoras y originales a los desafíos de la gestión.

  • Refuerza el atractivo empleador

La diversidad incide positivamente en los valores que sustentan la marca empleadora, algo especialmente importante en tiempos en que el talento marca la diferencia. Mejora la reputación de la organización, valorizando su imagen como un buen lugar de trabajo a partir del valor asociado al compromiso con la diversidad y la igualdad de oportunidades. De cara al interior de la compañía, esto repercute sobre el clima de trabajo, el compromiso y la fidelización de los colaboradores. De cara al exterior, influye directamente en la capacidad de la organización para atraer al talento clave que necesita, mostrando sus valores y cultura para que otros también quieran "ser parte".

  • Accede a la Licencia Social

Las empresas deben estar atentas a esa demanda social y estar a la altura de las circunstancias, para acelerar los cambios que se reclaman en materia de equidad de género. La mirada social está puesta por completo sobre el obrar de las compañías y presiona cada vez más, reprochando la falta de valores y de compromiso con estos temas fundamentales de la agenda pública. Aquellas organizaciones que no tengan un compromiso activo para generar ámbitos de trabajo en el que hombres y mujeres accedan con equidad a las mismas oportunidades de desarrollo, tendrán mayores complicaciones para que sus clientes y otros stackeholders le brinden la licencia social que necesitan para operar.

 "En Randstad estamos convencidos del valor que genera la diversidad, por eso trabajamos internamente y con nuestros clientes para que sus procesos de búsqueda y selección de talento se focalicen en las competencias y habilidades de las personas y no en su género u otros factores que pueden generar sesgos que comprometan el valor de la diversidad en el proceso de reclutamiento", afirmó Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay.  

"Hoy, la sociedad tiene a flor de piel el debate y la problemática de género y espera más del estado, de las empresas, de los sindicatos, de las ONG y de los individuos. Estamos viviendo un momento único, donde todo está dado para acercarnos mucho más a la equidad. Sin embargo, para que las mujeres podamos ocupar mayores espacios de decisión en el mundo del trabajo, se necesita acelerar sustancialmente el ritmo de cambio y que los hombres comiencen a ocupar más espacios en el ámbito del hogar y la familia", agregó Andrea Ávila.

Noticias del día

Compartí tus comentarios