Hito para la empresa

De Mendoza al mundo: Chandon Argentina exporta a Francia un espumante que desarrolló en el país

Es el Apéritif, que sostuvo su negocio local en 2020 y ya se vende también en los Estados Unidos y otros mercados de Europa, como Italia y el Reino Unido. La empresa, que despacha fronteras afuera el 20% de su producción, proyecta crecer 12% este año

Tomó cinco años en desarrollarse y creó una nueva categoría, la de espumoso bitter. Y, dos años después de su lanzamiento, que fue en marzo de 2019, el Chandon Apéritif ya se exporta a los Estados Unidos y a algunos países de Europa como el Reino Unido, Italia y Austria. Pero el gran hito, según Gustavo Perosio, número uno de Moët Hennessy en la Argentina, es haber llegado a Francia.

"Esta nueva variedad se desarrolló totalmente en la Argentina para el gusto local. Pero lo probaron nuestros enólogos de otros países y les pareció que podía gustar en otros mercado", explicó Perosio, quien detalló que la compañía tiene previsto que cada producto se venda desde el lugar en donde surgió la idea.

En charla con El Cronista el día en que la firma presentó la nueva imagen visual de todo su portafolio, Perosio describió por qué la apuesta de Chandon al Apéritif es fuerte.

Mientras que, en 2020 fue, junto al Delice y al Rosé, uno de los tres productos que salvaron el año frente a la caída del clásico Extra Brut, también está previsto que sea una de las estrellas del crecimiento de las exportaciones de la filial local, que hoy hace envíos al exterior del 20% de su producción y planea, con el espumante macerado en naranjas y hierbas, duplicarlos durante el primer año. Se va a exportar tres o cuatro veces lo que se consume en el país, apuntó.

Las ventas de Extra Brut de Chandon cayeron 6% en la Argentina durante 2020

"En la Argentina, no se acostumbraba a tomar un aperitivo con burbujas y, en Europa, lo toman más como un espumoso de verano y hacen hincapié en la naranja y en que sea 100% natural", comparó el ejecutivo de la bodega que, hoy, tiene el 30% del mercado doméstico de espumantes, una categoría que creció un 106% entre 2005 y 2015, año en que llegó a su pico -46 millones de litros- y, luego, comenzó a caer.

"Hoy, estamos en los niveles de 2009-2010", señaló Perosio, quien explicó que el crecimiento de los aperitivos como productos venía de antes y Chandon, con su Apéritif, se subió a esa tendencia.

EL AÑO DEL CONSUMO IN HOUSE

A pesar de una caída del consumo de espumantes del 15%, Chandon logró, en 2020, mantener los niveles de 2019. Y, en los tres meses que van de 2021, ya modificó su previsión de crecimiento, que pasó a ser del 12 por ciento.

"No cancelamos ningún proyecto. Ni siquiera, retrasamos el lanzamiento de la nueva imagen. Al contrario, los productos con las nuevas etiquetas tuvieron que llegar antes a las góndolas por falta de stock", indicó Perosio.

Con la cuarentena, las "ocasiones de consumo" de espumantes cambiaron y pasaron de los restaurantes, bares y hoteles a las casas en festejos íntimos y de a pocos. De ahí, la caída del Extra brut (un 6%), que Chandon pudo compensar con Delice, que creció un 40%, Apéritif y Rosé.

"También, hubo un cambio en los formatos. Tuvimos que variar la botella de 750 militros por la de formatos más chicos, el de 187 y la de 375 ml, que, a la vez, dieron la oportunidad de probar otros espumantes", detalló Perosio, quien no cree en la canibalización entre variedades. "El miedo atenta contra la innovación", aseguró.

La nueva imagen, que riquirió una inversión de 1,5 millón de euros en una nueva etiquetadora, "refleja de modernidad pero, a la vez, elegancia, honra el pasado pero mira hacia el futuro", sintetizó el ejecutivo.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios