Efecto pandemia

Cerró El Bosque, uno de los boliches más emblemáticos de Zona Sur

Después de casi 30 años, la tradicional discoteca de Quilmes bajó sus persianas de forma definitiva. Empleaba a 70 trabajadores. Reconvertida como bar, no pudo sobrevivir.

La pandemia liquidó a otra discoteca. El tradicional boliche bailable El Bosque, de Quilmes, cerró de forma definitiva, después de casi 30 años de actividad.

Ubicado en la avenida La Plata 3401, de esa sureña localidad, durante tres décadas, fue el punto de encuentro nocturno de miles de los vecinos de la zona y de bonaerenses que visitaban el club de baile, provenientes de distintas localidades del Conurbano.

"El cierre estuvo motivado por la imposibilidad de continuar el pago del alquiler del predio, de cuatro hectáreas, y la dificultad para mantener la elevada estructura de costos, con impuestos provinciales y municipales altísimos. Una carga económica insostenible, en un sector que no funciona de manera normal desde marzo del año pasado", le explicó a El Cronista Comercial Gabriel Sandoval, apoderado general de Woods SA., la sociedad dueña de El Bosque.

 El ocaso de Puerto Madero: cerraron 12 restaurantes y bajó 90% la facturación

"No nos quedó otra alternativa que tomar esta decisión, lamentablemente. Se llegó a esta resolución indeclinable. No sabemos cuándo ni cómo la actividad se recompondrá. Los trabajadores fueron los primeros en enterarse de la noticia", dijo Sandoval. 

El Bosque contrataba a 50 empleados directos y 20 indirectos, prestadores de distintos servicios, a los que ahora se les abonarán las indemnizaciones correspondientes, adelantó el representante legal de la firma.

"Se hizo difícil seguir pagando los diferenciales de sueldos. Recibimos el ATP y el Repro. Algunos de los trabajadores nos acompañan desde el momento de la apertura", expresó Sandoval.

Empleaba a 50 trabajadores directos

La discoteca se reconvirtió en un bar, con mesas al aire libre, luego de que, en noviembre, el Gobierno autorizó a los locales bailables clase "C" a reabrir, después de nueve meses, bajo este formato, con espacios abiertos, ajustándose a protocolos de prevención y seguridad.

Pero no alcanzó. "Pasamos de una capacidad de 5000 personas a 400, que nunca llegó a completarse. El modelo resulta inviable económicamente. A lo sumo, significa una ayuda para los trabajadores del establecimiento", apuntó Sandoval.

Durante el tiempo que permaneció cerrado, en las redes sociales, sus fanáticos organizaron una movida que se convirtió viral. Tal fue su repercusión que en Facebook, Twitter e Instagram, hasta la misma cuenta de "El Bosque" pasó a llamarse "El Bosque no para".

Pero, desafortunadamente, El Bosque paró. El 7 de abril, el emblemático boliche cerró sus puertas por las nuevas restricciones que el presidente Alberto Fernández anunció para contener la segunda del Covid-19Así lo informó en las redes sociales.

"Ante la fuerte ola de contagios y siguiendo las nuevas medidas nacionales y municipales, la disco permanecerá cerrada hasta nuevo aviso. Es momento de cuidarse para volver a vernos", publicó. 

El boliche tenía previsto realizar un evento el pasado 10 de abril, desde las 21 horas hasta las 2 de la madrugada, que debió cancelar. Días después, se tomó la decisión de bajar definitivamente la persiana.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por El Bosque (@elbosquenopara)

Mientras esperan las definiciones de parte del Gobierno nacional sobre la continuidad de las medidas, las discotecas ya recurrieron a la Justicia para que las dejen funcionar. Presentaron un amparo colectivo, a través de la Cámara Empresaria de Discotecas y Entretenimiento de la Ciudad de Buenos Aires (Cedeba), la principal entidad que representa al sector.

Como El Bosque, otros 40 establecimientos desaparecieron desde la llegada del coronavirusSegún la Federación Nacional de Discotecas, corre peligro de cierre definitivo el 50% de los establecimientos del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y, con ellos, se perderían 100.000 puestos de trabajo.

En este contexto, los boliches se reinventan para sobrevivir. Ahora, locales emblemáticos como La City y otros funcionan como bares, espacios que ofrecen festejos de cumpleaños a domicilio y delivery gastronómico, y hasta almacenes y supermercados de barrio.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios