CEO de Fecovita: "Somos muy competitivos con el dólar como está pero tenemos que seguir trabajando en eficiencia"

Para el gerente general de uno de los mayores exportadores de vinos del país, importante "no confundir devaluación con eficiencia". Por qué la empresa emitió un bono de u$s 3 millones, a tasa cero, con ofertas de suscripción cuatro veces por encima de lo previsto

Fecovita, sigla de la Federación de cooperativas vitivinícolas Argentinas, lanzó en estos días un fideicomiso financiero al que definen como el "primer vehículo de inversión en la Argentina con destino social inclusivo".

Emitida por hasta u$s 3 millones -dentro de un programa más amplio, de u$s 30 millones-, la colocación recibió una sobreoferta de suscripción cuatro veces mayor y se destinará a la compra de insumos agrícolas para sus asociados.

"Como bono, fue una innovación. Gratamente, tuvo una oferta de compra superior a la que podíamos haber esperado. Se suscribió el 100% y se prorrateó porque los oferentes empezaron a bajar la tasa. Terminamos emitiendo un título dollar-linked, a 12 meses y con tasa cero, cuando nuestro límite era el 3%", celebra Juan Ángel Rodríguez, contador público que, desde 2003, es gerente general de la empresa, conformada por 29 cooperativas que, a su vez, suman 5000 productores y 54 bodegas de Mendoza.

A 40 años de su creación, Fecovita lidera el mercado argentino de vinos fraccionados, con alrededor del 30% de participación. Es dueña de la centenaria Toro, la marca más vendida del país, y de Bodega Los Helechos, etiqueta con la que compite en el segmento de alta gama. Además, es el primer exportador de vinos a granel, principal exportador argentino de mosto concentrado y el tercer exportador de vino fraccionado. "Nuestra cosecha no se absorbe con el mercado interno. Por eso, para nosotros, la exportación es un tema de largo plazo", explica Rodríguez, que apunta a crecer en sus despachos externos -en especial, al Reino Unido- durante 2021.

¿Por qué se emitió el bono? ¿Oportunidad o necesidad?

Siempre estamos innovando y accediendo a las mejores fuentes de financiamiento. Tenemos que ver todas las alternativas posibles. Veníamos preparando este fideicomiso y el año complejo que llegó con un factor exógeno, como el Covid, nos hizo dudar si lo lanzábamos o no. No era una necesidad imperiosa por falta de líneas de crédito. Al contrario. Está dentro de un plan de innovación, que lleva a buscar alternativas que sean las mejores para financiar a las cadenas de valor.

¿Qué los hizo dudar?

La duda era en qué momento se lanzaba. Siempre, si se está seguro, lo conveniente es lanzarlo. En una pandemia que nos afectó a todos a nivel mundial, a este tipo de herramientas nuevas, les cuesta imponerse. Pero estamos convencidos de que, con o sin pandemia, con o sin crisis mundial, nuestra actividad es de largo plazo. Eso es lo que hicimos valer. Lo lanzamos porque estaba programado.

¿Cuándo será la segunda emisión?

Estamos pensando en una segunda, para la asistencia de cosecha y acarreo. Estamos organizándola para que cubra el ciclo agrícola. Deberíamos hacerla en marzo. El costo de la cosecha está entre el 25% y el 30% del producto. Es mano de obra intensiva y perentorio: el fruto madura y hay que elaborarlo. La primera emisión fue para la compra de insumos agrícolas. La segunda sería un complemento de eso. Nuestra expectativa es lanzarla en los primeros cuatro meses del año. El monto podría ser un poco más alto. Si en dólares o pesos, se verá, según la conveniencia para el tipo de estructura que se va a financiar. Hay mucho costo que es en pesos, con un ciclo de pago menor a un año.

¿Cómo pasó 2020 para Fecovita?

Fue un año por demás complejo. La cuarentena se inició durante la cosecha. Fue muy difícil. Por las gestiones de los gobiernos provinciales y las empresas, se nos declaró como actividad esencial y pudimos levantar el 100%. Fue más corta. Eso permitió que el productor, que venía muy golpeado en 2018 y 2019, se recuperara. Al menos, el productor integrado, que cobra el producto actualizado todos los meses. Como Fecovita, estamos cerrando un buen año. Crecimos en elaboración de las cooperativas, tanto en mercado interno como el externo. Aun con lo difícil que es la pandemia, a las crisis, hay que enfrentarlas y sortearlas. No nos podemos quedar en la crisis. Si no, nuestro productor no cobra. Estamos terminando un año mucho mejor de lo que podíamos esperar a cómo empezó.

¿Por qué se recuperó el productor?

Nuestro productor vende la uva en el momento de la cosecha (marzo, abril), a un precio de vino de traslado de $ 8 ó $ 9. Hoy, está en $ 23. Todos los meses, al productor integrado, se le liquida el mejor precio del mercado. La vitivinicultura venía con excedentes de producción no colocados. La materia prima tuvo un precio muy bajo, en forma constante, de diciembre de 2016 a 2019. No le cubría los costos de desembolso. Este año, por razones climáticas y por el poco pago del valor de la materia prima, los rendimientos fueron menores. No se trabajó igual. Ese achicamiento hizo que recuperara el precio, muy alicaído, del traslado. Recuperó contra la inflación y el precio de otras bebidas.

Semanas atrás, una de las cámaras del sector, Bodegas de Argentina, presentó un informe que planteó que, en 2021, como el consumo doméstico de vino caerá sin cuarentena, hay que reforzar el esfuerzo exportador. ¿Coincide?

Este año subió el consumo interno. El aumento ha sido importante. Volvió la mesa del mediodía, con el vino como bebida nacional. Eso elevó el volumen. Pero la pandemia también ayudó a la exportación: la cosecha del hemisferio sur fue buena, en calidad y cantidad; y, en el norte, se cosechó en septiembre, con algunas restricciones. Nuestra visión es un poco más amplia. Tenemos la misión de pensar en el largo plazo. Porque un productor que planta una viña saca su primera cosecha en cinco años. Hoy, la vitivinicultura argentina tiene que exportar el 50% de su producción. Hay que pensar en el desarrollo de mercados externos en forma permanente. Nuestra cosecha no se absorbe en el mercado interno.

¿No alcanza con la recuperación local que hubo por la cuarentena?

Mejoró. Pero la recuperación no va a ser suficiente para dejar de cuidar al externo. La vitivinicultura es mundial. Jugamos todos contra todos. Es un producto global. Si bien la recuperación interna fue buena, venimos de un consumo de 18 litros per cápita en 2016, 2017. Piso histórico. Puede crecer. Pero se estabilizará en 20, 21 litros. Como en todos los países productores.

¿Cuál es la expectativa en exportaciones?

Los mercados son constantes. Hay que ser competitivos. Pero existen diferencias arancelarias muy importantes. En jugo de uva concentrado, por ejemplo. Chile es nuestro competidor directo. Pero, en una tonelada, a valor promedio de u$s 1100, hay una diferencia de u$s 130 para entrar a los Estados Unidos. Y del 15% o 20% con la Unión Europea. Perdemos mucha competitividad. Es muy difícil equiparar esos rendimientos.

¿Cuánto pesa el tipo de cambio en esa competitividad?

Tenemos que mejorar, cada vez más, nuestra competitividad para quedar, siempre, dentro de los precios internacionales. Para no confundir devaluación con eficiencia. Como Fecovita, nuestro desafío es agregar eficiencia. Habrá años en los que el tipo de cambio será más favorable y otros no. El precio de liquidación de dólar que tenemos hoy no está atrasado con los costos internos. Mientras siga esta devaluación, va a estar bien. El contado con liqui o el blue dependen de la oferta y de la demanda. Pero, en términos de intercambio, hoy, nos hizo muy fuertes. Somos muy competitivos con el dólar como está. Lo que tenemos que hacer es trabajar en eficiencia. Y en tener mejores relaciones de convenios internacionales.

¿A qué mercados exporta Fecovita?

Para lo que es vitivinicultura general, los Estados Unidos es el mayor comprador. Tanto a granel, como fraccionado y mosto concentrado. Para Fecovita, además, es fuerte Brasil. Estamos trabajando con el Reino Unido. Vendiendo vino a granel nuestro y fraccionamos allá, con nuestras marcas. Ya migramos a ese modelo, de fracción en destino. También tenemos envíos a Rusia y Sudáfrica. Pero nuestros principales focos son los Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Brasil y el Sudeste Asiático, donde tenemos una oficina para atender a esa región. En especial, a China.

Hace poco, hubo una baja de aranceles para los vinos argentinos en el Reino Unido. ¿Mejorarán sus exportaciones ahí?

Hubo eso y, también, una desmejora para los productos de la Unión Europea. Además, es un destino favorito de Fecovita. Estamos con nuestras marcas Estancia Mendoza y Toro. Es un mercado consumidor fuerte, muy competitivo y tiene oportunidades para nuestros vinos. Estamos con un fraccionamiento en destino de 1,5 millón de litros por mes y el 40% es en el Reino Unido.

¿Cuánto proyecta crecer?

Apostamos a crecer mucho más que eso. Hace tiempo que migramos nuestro negocio y vamos, cada vez más, al fraccionamiento en destino. Estamos haciendo fuertes inversiones en desarrollo de producto, en tener más productos para fraccionar en destino. Es muy promisorio el futuro. El desarrollo, hasta ahora, fue corto. Recién hace un año que estamos fraccionando en Reino Unido. Pero, a diciembre de 2021, debería crecer casi 30% nuestra exportación de fraccionado. Tengo que ser optimista: es lo que figura en el presupuesto aprobado la semana pasada.

¿Sólo en volumen será ese incremento?

También lo habrá en niveles de precio. Conceptualmente, Fecovita es primer precio. Ya estamos en precio alto y premium. Eso acelerará el crecimiento de facturación. Vamos a tener precios promedio de exportación de u$s 2,5 ó u$s 3 la botella valor FOB. Mejorará el promedio. También aumentará nuestra facturación de jugo de uva concentrado. El objetivo es superar las 22.000 toneladas que hicimos este año. Unos u$s 1100 la tonelada; el litro a granel, de u$s 0,30 a u$s 0,50 ó u$s 0,80, según sea media gama o malbec.

El desarrollo se va a enfocar en mantener lo que tenemos y hacerlo crecer, y en desarrollar mucho más premium y alta gama. Es lo que se va a lanzar fuerte en este período. Pero sin descuidar lo que tenemos, que es en lo que somos líderes. Ahora, vamos por los segmentos que nos quedan: alta gama y premium.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios