Ranking global

Por la crisis, Buenos Aires es cada vez más barata para los ejecutivos expatriados

La capital argentina descendió 15 puestos en el listado anual de 209 ciudades con mayor costo de vida para los ejecutivos que elabora todos los años la consultora global Mercer. Cuáles son las más cotizadas y cómo es la comparación con otros lugares de América latina

Como consecuencia de la crisis económica, Buenos Aires es, cada vez más, una de las ciudades más baratas del mundo para vivir para los ejecutivos expatriados. Así lo revela el ranking global que elabora todos los años la consultora de Recursos Humanos Mercer, que analiza el costo de vida de 209 ciudades de los cinco continentes.

En esta edición, la capital argentina descendió 15 puestos: pasó del 153 al 168. Se ubicó por debajo de Santiago (Chile), que quedó en el 108 lugar; Montevideo (Uruguay), en el 132; y Lima (Perú), en el 150.

Seis localidades de las 10 más caras están ubicadas en Asia. Asjabad (Turkmenistán) es la ciudad más cara del mundo. Desplazó a Hong Kong (China), que quedó segunda.

MercadoLibre es la empresa favorita de los argentinos para trabajar

En el tercer lugar, se ubica Beirut (Líbano), que ascendió 42 posiciones. Tokio (Japón) y Zúrich (Suiza) descendieron un lugar: pasaron del tercer y cuarto puesto, respectivamente, al cuarto y quinto

Shanghái (China) se situó en el sexto casillero, uno más que el año pasado, mientras que Singapur (Singapur) pasó del quinto al séptimo puesto. Completan el top-10 Ginebra (Suiza), Beijing (China) y Berna (Suiza).

En el otro extremo, entre las ciudades más baratas del mundo para empleados que dejaron su país de origen se encuentran Tiflis (Georgia), en el puesto 207; Lusaka (Zambia), en la posición 208; y Bishkek (Kirguistán), que figura como la más económica, en el último puesto, en el 209.

La medición toma en cuenta los valores de más de 200 artículos, en rubros como vivienda, transporte, alimentos, indumentaria, artículos para el hogar y entretenimiento.

"El ránking tiene un comportamiento natural y sufre movimientos todos los años. Una ciudad no se vuelve más cara o más barata per se. Se analiza el costo de su canasta en términos relativos versus las demás ciudades", detalla Agustina Resano, líder de la Práctica de Movilidad para Mercer Argentina.

Cambios por región

En América latina, San Juan (Puerto Rico) se posiciona, nuevamente, como la localidad más costosa. Quedó en el puesto 89 y bajó 23 posiciones debido a la deflación registrada en el segundo semestre de 2020 y la inflación muy baja de principios de año.

Ciudades como San Salvador (El Salvador), Bogotá (Colombia) y Asunción (Paraguay) permanecen sin grandes movimientos, en los puestos 169, 180 y 187, respectivamente. En cambio, Montevideo (Uruguay), Lima (Perú) y Ciudad de México (México) sufrieron variaciones en la tabla regional, en las posiciones 132, 150 y 152, respectivamente. Brasilia (205) es la ciudad más barata, desplazando a Managua (169).

"En los países de América del Sur, por ejemplo, el peso chileno se apreció respecto al dólar estadounidense, mientras que el peso argentino y el uruguayo se depreciaron. Esto le permitió a Santiago recuperar posiciones. El patrón se repite en el resto de la región. Es decir, las ciudades con monedas más apreciadas escalaron", señala Resano.

San Juan es la ciudad más cara de la región

Por su parte, las ciudades estadounidenses descendieron en la lista de este año, debido, principalmente, a las fluctuaciones monetarias entre marzo de 2020 y 2021. Nueva York quedó en el puesto 14 y se clasificó como la más cara de los Estados Unidos, pese a bajar ocho posiciones respecto del año pasado. Le siguen Los Ángeles (20), San Francisco (25), Honolulu (43) y Chicago (45). Winston Salem (151) sigue siendo la más barata.

En tanto, la apreciación del dólar canadiense frente al dólar estadounidense provocó saltos en el ránking. Vancouver, en el casillero 93, es la ciudad de Canadá más cara, seguida por Toronto (98) y Montreal (129). En el puesto 156, Ottawa es la más barata.

El fortalecimiento del euro dio lugar al ascenso de varias ciudades europeas en el ranking, como París (Francia), que pasó a ocupar el puesto 33. La moneda local en el Reino Unido sigue siendo fuerte: Londres (18) y Birmingham (121) ascendieron uno y ocho lugares, respectivamente.

Nueva York es la ciudad estadounidense más costosa

Los Emiratos Árabes Unidos continuaron diversificando su economía, con la consiguiente reducción del impacto de la industria petrolera en el Producto Bruto Interno (PBI). En el marco de ese proceso, se registra un menor costo de vida tanto en Dubai (42) como en Abu Dabi (56). 

En África, Yamena (Chad), Lagos (Nigeria) y Libreville (Gabón) conforman el top-3. Se ubicaron en los casilleros 13, 19 y 20, respectivamente. En el puesto 208, Lusaka es la más barata.

Las ciudades australianas escalaron gracias a la revalorización de la moneda local frente al dólar estadounidense. Sídney (31), la ciudad más cara, experimentó un salto de 35 lugares, seguida de Melbourne (59), que ascendió 40 posiciones.

Sídney sobresale en Australia

El coronavirus ocasiona una disrupción en la movilidad internacional, lo que obliga a las compañías a reevaluar la manera de gestionar a la fuerza laboral móvil en la post-pandemia. Según el estudio de Mercer, tras varios años de esfuerzos por parte de las empresas para modernizar sus planes de movilidad, comienzan a implementar formas alternativas y acuerdos de trabajo transfronterizos para mantener sus operaciones en el exterior.

"Las organizaciones están monitoreando constantemente la situación a nivel mundial para tomar decisiones asertivas en sus negocios. Esto incluye las asignaciones internacionales", opina Amalia Suaste, líder de la Práctica de Movilidad para Mercer Latinoamérica.

"El costo de vida siempre fue un un factor a tener en cuenta al planificar la movilidad internacional. La pandemia suma un nuevo nivel de complejidad, como las consecuencias relacionadas a la salud y la seguridad de los empleados y las políticas de trabajo remoto y flexibilidad, entre otras consideraciones", afirma Ilya Bonic, presidente de la práctica de Career y director de Estrategia de Mercer.  

De las tradicionales asignaciones a largo plazo -es decir, el traslado de un empleado durante algunos años y su posterior repatriación a su lugar de origen-, la movilidad está cambiando a otros tipos de transferencias, como asignaciones a corto plazo, contrataciones internacionales en el extranjero, trabajadores remotos y empleados independientes.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios