Agro en crisis

Bayer suspende su negocio de soja en la Argentina

Según anunció la empresa en un comunicado "reorienta inversiones hacia proyectos más rentables"

En el marco de una tensa relación del gobierno con el sector del agro, Bayer, la empresa alemana, dueña de Monsanto desde 2018, anunció a través de un comunicado, que suspende su negocio de semillas y biotecnología de soja en la Argentina para la campaña 2021/2022 y "reorientará sus inversiones hacia proyectos rentables e innovadores que promuevan una mayor competitividad a la agricultura".

Según explicó la compañía, la decisión es consistente con los planes de Transformación Global y adujo baja penetración en el país. "La Argentina representó aproximadamente el 10% del total de la superficie sembrada con Intacta RR2 PRO® en América del Sur en 2020/2021", detalló la firma que seguirá con el negocio en Brasil, Uruguay y Paraguay.

Plan bicicletas eléctricas: qué empresas fabricarán los modelos nacionales

 Y aseguró que sigue comprometida con su negocio de maíz. "La compañía buscará una transición ordenada para acompañar a sus clientes y socios y permanece totalmente comprometida con sus negocios de maíz, protección de cultivos y agricultura digital en el país".

Si bien esta es la justificación oficial de la empresa, también es cierto que la firma, como todo el sector, reclama al gobierno una nueva ley de semillas que reemplace a la actual de 1973.

La norma vigente reconoce a quien obtiene una nueva variedad de una semilla por un determinado tiempo pero tiene dos excepciones: cuando es para "uso propio", es decir, permite al agricultor a resembrar la semilla obtenida en cada cosecha sin pagar; o para faciltar la investigación y desarrollo.

Sin embargo, en la Argentina el cumplimiento de la propiedad intelectual es de un 40%, a difrencia de, por ejemplo, Brasil, donde es de un 70%.

Esto significa, según el sector, que las empresas que obtienen nuevas tecnologías no tienen muchas maneras de recuperar la inversión que hicieron para obtenerla, en semillas que siguen multiplicándose para su propio uso.

Según datos de 2019, en la Argentina se invierte en I&D u$s 1 por hectárea sembrada, mientras que en Brasil son u$s 2,5 y en los Estados Unidos, u$s 5.

La firma alemana viene de hacer una migración de la salud al agro, que hoy es ya el 80 % de su negocio. "Agro es el pilar y la demandan global será muy fuerte para un exportador como la Argentina", había dicho su CEO, el francés Christophe Dumont en entrevista con El Cronista en mayo del año pasado. 


Tags relacionados

Compartí tus comentarios