Supermercados

Arrepentidos: Carrefour y Couche-Tard abandonan negociaciones por compra

La decisión de suspender las conversaciones de este acuerdo que implicaba u$s 20.000 millones se tomó ante la fuerte oposición del ministro de finanzas de Francia.

Couche-Tard y Carrefour SA rompieron las negociaciones sobre un acuerdo propuesto de u$s 20.000 millones ante la fuerte oposición del ministro de finanzas de Francia.  La decisión de detener las negociaciones se tomó después de que los altos ejecutivos de la empresa canadiense volaran a París para ofrecer al gobierno varios incentivos atractivos: miles de millones de euros de inversión en las tiendas de Carrefour, ningún recorte de puestos de trabajo durante al menos dos años y la doble cotización de las acciones en Francia y Canadá; según un cable de la agencia Bloomberg . 

Pero no fue suficiente para persuadir al Ministro de Finanzas Bruno Le Maire, quien dijo a los ejecutivos, en una reunión privada, que mantenía su posición de que una adquisición sería mala para Francia. 

Antes, Le Maire dijo en la cadena de TV francesa BFM: "Para resumir: es un no. Un cortés no, pero un no que es claro y definitivo". Los ejecutivos de Couche-Tard volaron de vuelta a Canadá después del fracaso de las conversaciones, según citó un cable de la agencia Bloomberg. Aunque las discusiones están congeladas por ahora, podrían ser revividas más tarde si el gobierno cambia su posición, dijeron. 

Una fusión habría creado una gigante del retail, al combinar la red de 14.200 tiendas de conveniencia de Couche-Tard en Norteamérica con las importantes operaciones europeas de Carrefour, que incluyen hipermercados y puntos de venta más pequeños. Se trataría de una inversión de u$s 3.600 millones. 

Una fusión habría creado una gigante del retail, al combinar la red de 14.200 tiendas de conveniencia de Couche-Tard en Norteamérica con las importantes operaciones europeas de Carrefour, que incluyen hipermercados y puntos de venta más pequeños. 

Carrefour tiene más de 7000 tiendas de conveniencia y obtiene casi todos sus ingresos de Europa y América Latina. 

Couche-Tard, el mayor minorista de Canadá por valor de mercado, se enfrentó desde el principio a obstáculos por su oferta de 20 euros por acción. 

Le Maire señaló que, aunque ambas partes estuvieran de acuerdo con la transacción, los reguladores podrían bloquearla

La decisión de detener las negociaciones fue informada primero por Reuters. 

Para el presidente francés Emmanuel Macron, lo que está en juego es la elección local de este año y la presidencial de 2022. La campaña ya está en marcha, y su manejo de la pandemia lo hace vulnerable a las críticas, analizó Bloomberg. 

La pérdida de una conocida compañía francesa por una adquisición extranjera podría alimentar al nacionalista Marine Le Pen, su principal rival por el liderazgo. 

Francia se ha opuesto a menudo a los intentos extranjeros de adquirir sus empresas de primera línea, como ha hecho con el acercamiento de PepsiCo al fabricante de yogur Danone en 2005, por ejemplo. 

La oferta por Carrefour fue especialmente sensible porque es el mayor empleador privado de Francia. Además de eso, la pandemia ha colocado los empleos y el suministro de alimentos de la nación en lo más alto de la agenda política. "La soberanía alimentaria está por encima de todo", dijo Le Maire a principios de esta semana, citando un decreto que introdujo en 2019 sobre el control estatal de las inversiones extranjeras. 

La agencia Bloomberg relata como Francia no es el único país atrapado en una ola de proteccionismo que se ha intensificado por el deterioro que registraron las empresas debido a la pandemia del coronavirus. A finales del año pasado, el Reino Unido elaboró planes para dar al gobierno amplios poderes para intervenir en la adquisición por parte de extranjeros de activos considerados una amenaza para la seguridad nacional. 

Algunos analistas de Couche-Tard habían cuestionado la lógica estratégica del acuerdo y dijeron que no crearía un ahorro de costos significativo ya que hay poca superposición entre las redes de tiendas de las dos empresas. 

El brutal final marca otro intento fallido de Couche-Tard de cerrar una gran adquisición. En abril, la compañía citó la pandemia como una razón para alejarse de una propuesta de u$s 5,6 mil millones para la cadena de estaciones de servicio Caltex Australia (ahora conocida como Ampol), poniendo fin a una persecución de seis meses. 

Su mayor adquisición hasta ahora es CST Brands. con sede en Texas, una cadena rival que acordó comprar en 2016 por unos u$s 4000 millones.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios