En boca de Elsztain

Elsztain, de IRSA, anunció proyecto inmobiliario de u$s 1800 millones en la ex Ciudad Deportiva de Boca

El presidente de IRSA aseguró que como en la actual, durante todas las crisis que pasó la Argentina invierten en grandes proyectos. La alta emisión de dólares y un atesoramiento en la población que siempre termina volcándose al ladrillo, son algunas de las claves de su apuesta en el mega emprendimiento Cuenca Urbana.

"En cada momento crítico hicimos una gran inversión, lanzamos un gran proyecto y nos fue bien. Durante la hiperinflación fueron los Silos de Dorrego, el Abasto entre 1997 y 1998, en la crisis del 2001 y 2002 salimos con el shopping en Rosario y en 2008, el DOT. Esta crisis nos repite la función de IRSA. Es un ADN corporativo. En el momento en que todo el mundo cree que no están dadas las circunstancias hemos pensado distinto", explicó Eduardo Elsztain, el presidente de la desarrolladora en el lanzamiento del megaproyecto Costa Urbana, que demandará una inversión de u$s 1800 millones y al menos una década de construcción.

Ante una pregunta de El Cronista sobre si las condiciones macroeconómicas para decidir encarar un emprendimiento de semejante envergadura son adecuadas, Elsztain dijo que "una macro ordenada permite una situación mucho más benigna, ayuda a los proyectos a hacerse más rápido. Pero como en esta crisis tan profunda de los últimos 4 o 5 años, en anteriores aparecen soluciones y con IRSA siempre aprovechamos esos ciclos".

Para la compañía, dijo el ejecutivo en la presentación, este es el proyecto más importante de su historia. Se trata de un emprendimiento inmobiliario de usos múltiples que se levantará en terrenos sobre la Costanera Sur. Después de 30 años de idas y vueltas, la empresa llegó a un acuerdo con el Gobierno porteño. IRSA cederá 67% del terreno, más aportes a fondos de innovación y de desarrollo urbano por un equivalente a u$s 250 millones, que se destinarán a la creación de un parque público de 35 hectáreas más otros espacios de uso común hasta totalizar 43 hectáreas. La superficie de este nuevo espacio verde equivale a cinco veces la del Parque Lezama, el más cercano.

En contrapartida, tras ser aprobado en primera y segunda lectura por la Legislatura porteña, la desarrolladora obtendría la normativa para comenzar a urbanizar el terreno tal su proyecto que incluye mayoritariamente viviendas, pero también oficinas, un hotel y comercios que dependerán de la demanda y las circunstancias del momento.

-¿Están pensando en otro shopping en este nuevo emprendimiento?, preguntó El Cronista. "Si, pero seguramente tendrá las características del Distrito Arcos, un shopping a cielo abierto", contestó Elsztain.

La gran apuesta con este proyecto está basada en el optimismo natural de Elsztain sobre el mercado inmobiliario y además en una situación global, vinculada a la emisión.

"Cuando compramos estas tierras donde se hará el proyecto nos dimos cuenta que Puerto Madero se iba a acabar. Y como hay crecimiento poblacional, está bien ubicado y -hablando de la macro argentina- la deuda que tanto nos preocupa fue reestructurada en largo plazo y con muchos años de gracia, y en una moneda que fue muy emitida en los últimos 12 meses; mi visión es que esa deuda se va a pagar con una moneda que tiene mucho menos poder adquisitivo por los próximos años", señaló en referencia al dólar.

"Los productos que para nosotros son básicos van a ser de alta demanda en la próxima década", agregó. "La sociedad argentina invierte o en una moneda que no es nuestra, el dólar, o en ladrillos. Al final, ese atesoramiento de valor siempre va igual al ladrillo. Y como las familias y su historia está acá, lo comprará acá", explicó.

"Mi visión macroeconómica de la Argentina es buena y la hiper emisión mundial genera cosas que en los índices de inflación no se miden: un penthouse en Manhattan, un bitcoin y una obra de arte de Dalí. En la Argentina sabemos lo que cuesta cuando emitimos y este último año lo hizo el mundo. Tener un producto demandado por el mundo, nos deja en una posición más sólida", reflexionó. Aunque advirtió que "esta visión macro optimista se puede acelerar dependiendo de las circunstancias de acuerdos entre los partidos y oposiciones. Teniendo un acuerdo habría una ventaja económica muy fuerte que todavía no estamos viendo".

"Cada cambio político, independientemente si es de derecha o izquierda o centro, se rompa todo. Estamos en una situación tan delicada que el valor de no romper todo es muy alto", aclaró.

El master plan de Cuenta Urbana incluye un paseo costero apto para correr y andar en bicicleta de 4,2 kilómetros. Si todos los pasos que restan para su aprobación se cumplen, el mega emprendimiento de 58 hectáreas comenzaría a construirse a fin de año.

El predio se encuentra sobre lo que fue la Ciudad Deportiva de Boca, un espacio de entretenimiento donde el propio dueño de IRSA iba a jugar de chico, en los 70'.

Hoy la compañía que comanda, se comprometió a aportar parte de esos terrenos a la Capital y financiará parte del Fideicomiso de Innovación, Ciencia y Tecnología del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y del Fondo de Desarrollo Urbano Sostenible (Fodus). También las obras de infraestructura de gas, agua corriente, cloacas y luz eléctrica en el interior de la urbanización. Asimismo, hará el mantenimiento de los espacios comunes (parques y calles) por diez años.

"Va ser el vínculo entre la zona sur y Puerto Madero y ya me imagino un puente que una a Costa Urbana con la Reserva Ecológica", dijo Elsztain.

Todavía no puede hablar de precios, pero el número uno de IRSA dice que apunta a la heterogeneidad de la población de la ciudad y la clase media. "pero con diferentes opciones, para unos 15.000 residentes en unas 6000 viviendas", explicó.

"El mercado inmobiliario sigue siendo una muy buena inversión y la más elegida como refugio. Los precios bajos que se ven están directamente vinculados a la falta de crédito", sentenció. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios