Aerolíneas prevé volar a fin de año al 80% de su capacidad de cabotaje prepandemia

Lo aseguró su presidente, Pablo Ceriani, en la asamblea de IATA, la asociación internacional del sector. La entidad estima que las pérdidas netas de la industria por el covid-19 sumarán u$s 201.000 millones. En la Argentina, la recuperación llevaría más tiempo que a nivel global

El presidente de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani, informó que la empresa volará dentro del país al 80% de su capacidad operativa pre-pandemia hacia fin de año, durante la Asamblea General de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) que se realiza en Boston, Estados Unidos. 

En ese encuentro, la cámara que nuclea a las compañías aéreas del mundo precisó  que, entre 2020 y 2022, las pérdidas de la industria aerocomercial sumarían unos u$s 201.000 millones.

Según destacó Ceriani, la aerolínea de bandera apunta a recuperarse en el mercado doméstico antes de lo previsto, y con buenas perspectivas de cara a la temporada de verano, informaron desde la compañía.

 La semana pasada, Aerolíneas Argentinas presentó su red de vuelos para el primer trimestre de 2022, que contempla importantes incrementos en las frecuencias en sus 37 destinos dentro de la Argentina, y un nuevo mapa de 31 rutas federales sin pasar por Buenos Aires, que incluye la incorporación de rutas como: Córdoba - El Calafate, Córdoba - Ushuaia, Córdoba -Trelew, Mendoza-Bariloche, Bariloche - El Calafate, Tucumán - Iguazú y Neuquén - Salta, entre otros.

Dentro del marco de la Asamblea General de IATA, Ceriani comentó además que "si bien el mercado internacional tardará un poco más en recuperarse, estamos generando ganancias en la ruta entre Buenos y Aires y Miami, algo que no ocurría hace varios años".

Por último, Ceriani expresó que "esta Asamblea General es diferente a todas las anteriores. Tenemos que resolver cual es la mejor forma de que la industria aérea se recupere luego de los dos peores años de la historia".

Expectativas de IATA

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) estima que el transporte aerocomercial podría recuperarse a nivel global al nivel de 2019, de pre pandemia, hacia fines de 2023 o inicios de 2024.

Sin embargo, durante el congreso de la Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo (Faevyt), hace 10 días, María José Taveira, country manager de IATA para la Argentina, Paraguay y Uruguay presentó un informe en el que asegura que la recuperación al nivel de 2019 en la Argentina no llegaría hasta 2025, es decir, un año más que el promedio proyectado a nivel mundial.

En junio de este año, la conectividad internacional de la Argentina fue de un 17% del nivel pre-covid, es decir, un 83% menor que en junio de 2019; un año antes, en junio de 2020, era un 99% más bajo, precisó Taveira. A nivel general (doméstico más internacional), en junio pasado la caída fue de 82% con respecto a igual mes de 2019.

La ejecutiva destacó que la recuperación es lenta y que los números dan cuenta que el mercado doméstico se recupera más rápido que el internacional, afectado por las restricciones a ese tipo de viajes, que siguen siendo altas, y la incertidumbre de los viajeros, por lo cual todavía está a menos del 25% del nivel de 2019 a nivel global.

Pérdidas del sector por u$s 201.000 millones

Este lunes, durante la asamblea de IATA, se difundieron, además, las expectativas de recuperación para la industria y las pérdidas estimadas que registra la actividad aérea por el Covid-19.

Según IATA, se estima que las pérdidas netas de la industria se reduzcan a u$s 11.600 millones en 2022, tras un rojo de u$s 51.800 millones en 2021 (una cifra mayor a la esperada en abril, cuando se estimaba un déficit de u$s 47.700 millones para este año).

Durante 2020, las estimaciones de pérdidas netas se revisaron y sumaron u$s 137.700 millones (desde los u$s 126.400 millones proyectados antes).

Así, entre 2020 y 2022, las pérdidas de la industria sumarían unos u$s 201.000 millones.

En la Asamblea de IATA, además, destacaron que se espera que la demanda global (medida en RPK) se ubique en el 40% de los niveles de 2019 en 2021, y aumente al 61% en 2022.

En vuelos domésticos, se espera que a nivel global la demanda interna llegue al 73% del nivel pre-pandemia en 2019 y al 93% en 2022

Pero la demanda internacional se recupera más lento, "debido a las continuas restricciones a la libertad de movimiento a través de las fronteras, las medidas de cuarentena y la incertidumbre de los viajeros", dijeron desde IATA. En 2021, se espera que la demanda internacional alcance el 22% de los niveles previos a la crisis (de 2019), y en 2022 llegaría al 44%.

Además, se estima que el número total de pasajeros alcance los 2300 millones en 2021 y ascienda a 3400 millones en 2022, cifra similar a los niveles de 2014 y significativamente por debajo de los 4500 millones de viajeros de 2019.

Por otra parte, se espera que la fuerte demanda de carga aérea continúe este año en un 7,9% por encima de los niveles de 2019, creciendo a un 13,2% por encima de los niveles de 2019 en 2022.

"La magnitud de la crisis del Covid-19 para las aerolíneas es enorme. Durante el período 2020-2022, las pérdidas totales podrían superar los u$s 200.000 millones. Para sobrevivir, las aerolíneas han reducido drásticamente los costos y adaptado su negocio a las oportunidades disponibles. Eso hará que la pérdida de u$s 137.700 millones de 2020 se reduzca a u$s 52.000 millones este año. Y eso se reducirá aún más a u$s 12.000 millones en 2022. Hemos superado con creces el punto más profundo de la crisis. Si bien siguen existiendo problemas graves, se vislumbra el camino hacia la recuperación. La aviación está demostrando su resistencia una vez más ", comentó Willie Walsh, director general de IATA, durante la Asamblea, según un comunicado.

El negocio de la carga aérea está funcionando bien y los viajes nacionales se acercarán a los niveles previos a la crisis en 2022. El gran desafío son los mercados internacionales, que siguen gravemente deprimidos a medida que continúan las restricciones impuestas por los gobiernos.

"La gente no ha perdido el deseo de viajar, como vemos en la sólida capacidad de recuperación del mercado interno. Pero las restricciones, la incertidumbre y la complejidad les impiden realizar viajes internacionales. Más gobiernos ven las vacunas como una salida a esta crisis. Estamos totalmente de acuerdo en que las personas vacunadas no deberían tener limitada su libertad de movimiento de ninguna manera. De hecho, la libertad de viajar es un buen incentivo para que más personas se vacunen. Los gobiernos deben trabajar juntos y hacer todo lo que esté a su alcance para garantizar que las vacunas estén disponibles para cualquiera que las desee", agregó Walsh.

El restablecimiento de la conectividad global, los 11,3 millones de puestos de trabajo (antes de COVID-19) en la industria de la aviación y los u$s 3,5 billones del PIB asociados con los viajes y el turismo deberían ser prioridades para los gobiernos, destacó IATA

"La aviación es resistente e ingeniosa, pero la escala de esta crisis necesita soluciones que solo los gobiernos pueden proporcionar. El apoyo financiero fue un salvavidas para muchas aerolíneas durante la crisis. Gran parte de eso, aproximadamente u$s 110.000 millones, es en forma de apoyo que debe reembolsarse. Combinado con el endeudamiento comercial, la industria está ahora altamente apalancada. No queremos dádivas, pero algunas aerolíneas pueden necesitar medidas de apoyo salarial para retener habilidades críticas hasta que los gobiernos permitan los viajes internacionales a gran escala. Y se necesitarán atenuaciones regulatorias mientras se recupera el tráfico internacional, hasta bien entrado 2022", dijo Walsh.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios