El Cronista Comercial

Wrangler y Lee dejan de operar en el país y buscan licenciatario para no irse

El éxodo de marcas de la Argentina sumó a dos nuevas víctimas: Wrangler y Lee. VF Corporation decidió reestructurar su negocio a nivel global y una de sus primeras decisiones fue el cese de sus actividades en el país a lo largo del 2019. Según pudo averiguar El Cronista, la compañía está en plena búsqueda de un licenciatario para que ambas marcas continúen en territorio nacional, sin embargo, por ahora no hay ningún interesado a la vista.

En agosto de 2018, VF había anunciado que escindiría su negocio en dos compañías independientes para aumentar la eficiencia en sus operaciones. La firma original se quedaría con el negocio de Lifestyle que incluye las marcas Vans y Timberland, cuya licencia en la Argentina está en posesión de Grimoldi, mientras que la recientemente creada Kontoor manejaría el sector Jeanswear –Wrangler y Lee-.

“Las dos marcas se van porque no apareció un licenciatario. En caso de aparecer alguno las venderían, pero todavía no sucedió”, señalaron desde la empresa. En cambio, en Chile y en Brasil lograron su cometido y continuarán operando, con base del otro lado de la Cordillera.
Hasta 2017, la compañía contaba con dos fábricas en el país, una situada en Aimogasta, en la provincia de La Rioja, y otra en Benito Juárez, en territorio bonaerense. La primera de ellas bajó la persiana hace un año y medio y la otra habría tomado el mismo rumbo a comienzos de este año. Según VF, el fin de sus operaciones en la Argentina involucraría unos 200 empleados.

La mayoría de los locales que comercializaban ambas marcas de jeans eran franquiciados. En el caso de Wrangler, de acuerdo a la información del sitio oficial de la compañía, eran 25 franquicias –el último año había abierto solo 2 nuevas - y 8 sucursales propias. Por el lado de Lee, que se había relanzado en el mercado local en 2014, el número era menor: 7 franquicias y 2 locales propios. Abrir una de estas sucursales demandaba una inversión de u$s 55.000 y estimaban que cada uno facturaba alrededor de $ 12 millones por año.

Según pudo averiguar El Cronista, la decisión fue tomada hace aproximadamente un mes y la cúpula local recibió la noticia hace poco más de tres semanas. Fuentes cercanas aseguran que las ventas no habían mermado sino que los vaivenes del tipo de cambio serían uno de los principales focos de conflicto para el negocio. “Nos tomó por sorpresa”, confiaron algunos de los empleados consultados. 
 

Comentarios2
Tommy Aristizabal
Tommy Aristizabal 06/02/2019 05:05:49

En venezuela las opearaciones vienen en caida libre.

Federico Pagano
Federico Pagano 06/02/2019 04:16:37

La informacion se conocio a nivel directivo en diciembre del a�o pasado.

Recomendado para tí


Seguí leyendo