El Cronista Comercial

Quiénes son los nuevos directores de Vicentin que no pertenecen a la familia

Más de 100 accionistas se reunieron para elegir al nuevo management y aprobar el cuestionado balance de 2019. Tres ejecutivos que no son accionistas conducirán la empresa, pero el cambio no convence a los acreedores. Quiénes son y cuáles son los próximos pasos 

Vicentin: quiénes son los integrantes del nuevo directorio que, por primera vez, no pertenecen a la familia

Pese a las restricciones para trasladarse por la cuarentena, 64 de los 109 accionistas de Vicentin se dieron cita ayer por la noche en su sede de Avellaneda, al norte de Santa Fe. 

La reunión no fue una más. Tal como estaba previsto que ocurriera, los asistentes, que representan el 98% del capital social de la compañía, tomaron definiciones importantes que marcan el rumbo de la agroexportadora. Reemplazaron al directorio, que dio un paso al costado en septiembre, y aprobaron el último balance, que contiene los números de la debacle y sobre el cual recaen numerosas sospechas. 

Pero las decisiones no convencen a los acreedores, que se preguntan si los ingresantes serán los que verdaderamente conducirán la compañía y rechazan la aceptación del cuestionado balance.

La agroexportadora intenta recuperar la confianza quebrada del mercado. La renovación del management ya estaba contemplada desde hacía meses, desde antes de la presentación de la querella penal de los bancos internacionales acreedores que la denuncian por presunta estafa e incluso antes del fallecimiento de Sergio "Mono" Nardelli, su cara visible

El cambio había sido propuesto tanto por el Banco Nación como por el gobernador santafesino Omar Perotti, para evitar la intervención estatal, y promovido por la empresa, como una señal al mercado.

Aunque desde Vicentin aseguran que los directivos se caracterizan por "un perfil profesional independiente", los acreedores dudan si efectivamente estarán al mando, dados sus vínculos con el núcleo familiar.

Quiénes integran el nuevo directorio  

La elección del nuevo directorio generó sorpresa. Se rumoreaba que incluiría miembros de la generación más joven de la familia dueña de la compañía y ejecutivos externos con trayectoria en el sector. Pero, por primera vez en los 90 años de historia de Vicentin, no estará conformado por accionistas (que en su totalidad son familiares). A diferencia del último, conformado por 11 integrantes, éste será más reducido, con sólo tres, una característica que anticiparon desde la cerealera semanas atrás.

Aunque los ejecutivos son ajenos a la familia, no están tan alejados a ella. Al menos Omar Scarel, un contador con un largo recorrido, se desempeña como tal hace muchos años en Vicentin. 

Conocedores de la industria aseguran que era un hombre de confianza de Nardelli y un peso importante de la empresa. Habría sido un nexo entre ella y el estudio que auditó, en lugar de KPMG, el último balance. 

El segundo miembro, Daniel Foschiatti, es ingeniero oriundo de Reconquista y ex directivo de Servipack SRL y Química Esencial SA, dos pymes de Avellaneda con 10 años de historia en el cordón industrial. La primera es una textil que diseña y comercializa prendas para marcas propias y de terceros, mientras que la segunda elabora artículos de limpieza.

Al igual que Scarel, Foschiatti tenía una buena relación con Nardelli, ya que, según cuentan medios rosarinos, habrían estado relacionados cuando ServiPack pasó a ocupar un lote donde se encontraba antes una planta de Vicentin. 

El tercer integrante, Estanislao Bougain, es un abogado porteño y el fundador de Estudio Bougain. El bufete asesora a empresas nacionales e internacionales en derecho económico y corporativo hace 50 años desde sus oficinas de Avenida Santa Fe. A lo largo de su desarrollo profesional, el letrado trabajó como asesor y consultor para diversas compañías, entre las que se encontraría Vicentin, según comentan.

Antes, fue presidente y director de varias empresas: Renault Trucks (dedicada a la fabricación de camiones), Retoplas Argentina (brinda soluciones de conducción y purificación de agua), IPS (especialista en conducción de fluidos), Bral Consultores (de servicios financieros), Smet Contractors de Argentina (dedicada al procesamiento y la producción de aceites vegetales) y Ecovert Campagne (especializada en la producción de cítricos y uvas para vinificación).

Bougain tiene una amplia trayectoria académica. Nacido en 1965, se egresó de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en 1988. Es profesor regular de Derecho Comercial y director del posgrado de Actualización en Compliance de la UBA. Antes, fue director de otras cátedras. 

Los profesionales designados tendrán la responsabilidad de liderar esta etapa en el marco del proceso concursal. Confiamos en su experiencia y sus capacidades para cumplir con el mandato de normalizar la operatoria y encontrar alternativas para alcanzar una solución viable, que permita honrar los compromisos asumidos y garantizar la continuidad”, precisaron desde Vicentin. 

En todo este tiempo, hubo un fuerte cuestionamiento a los directivos, que desgastó su credibilidad. "La empresa necesita más que nunca mejorar su imagen. El tiempo dirá si Vicentin se encamina hacia una nueva era o si es una pantalla para que continúe el mismo management", señaló una fuente con amplio conocimiento del sector.

Varios corredores que tienen acreencias con la cerealera piensan que el cambio es "ficticio" y "testimonial". "Mientras Vicentin elija a sus propias autoridades, la confianza no podrá restaurarse", señalaron. Los acreedores financieros también ven con cautela el cambio. "Da la sensación de que es una máscara", sostuvo uno de ellos. 

Aprobación del cuestionado balance

Otro de los puntos relevantes de la reunión fue la aprobación del tan cuestionado balance contable, que se dio a conocer el 28 de septiembre por el juzgado que lleva el concurso, luego de ser presentado por la empresa ante ese tribunal. El informe de resultados financieros cerrado al 31 de octubre de 2019 arrojó una pérdida neta interanual de $ 52.536,22 millones, contra la ganancia de $ 2829,44 millones obtenida en el ejercicio anterior.

En este caso, las aguas estuvieron divididas. A diferencia de la decisión unánime de la designación del nuevo directorio, aunque el 92% de los accionistas aprobó el documento, el 8% restante lo rechazó. 

Es la primera vez que surgen disidencias. Anteriormente, todas las decisiones eran consensuadas siempre por el cuerpo colegiado que, salvo alguna que otra cuestión, no solía tener muchas discrepancias. Esta vez, las diferencias se hicieron notar”, explicó un conocedor de la interna.

Tampoco se logró un consenso total en cuanto a la gestión del directorio saliente. Es que el ala más crítica de los accionistas dejó en claro su posición. En esta votación, el porcentaje de aprobación fue menor al que recibió el balance. La gestión de ex directivos como Máximo Padoán y Daniel Buyatti obtuvo un 87% de apoyo, contra un 13% que la responsabilizó por el default.

El futuro de Vicentin  

La cerealera tiene varios frentes abiertos. El próximo martes, el Banco Nación presentará una demanda penal contra Vicentin y sus directivos por los delitos de balance falso. Esta acción legal se suma a la querella que los acreedores financieros internacionales presentaron en la Justicia santafesina hace 10 días.

Asimismo, en los Tribunales de Nueva York se inició una nueva investigación sobre el destino de los activos de la empresa, con la apertura de un segundo “discovery”.

Puertas para adentro, la empresa busca acelerar la negociación con los acreedores para aliviar su deuda y espera terminar el año con un plan para salir de su crisis. Las opciones que estudia son la reestructuración del pasivo o el ingreso de un socio que inyecte capital fresco. Para ello, contrató al banco de inversión neoyorquino Maxim Group para que lo ayude a elaborar un plan de negocios y encontrar posibles compradores que la salven de la quiebra.

En los próximos días, avanzará con las últimas ofertas de fasón suscriptas para mantener operativos los complejos productivos de San Lorenzo, próximo al puerto y el más importante para la aceitera, y Ricardone, el segunda de mayor relevancia.

Por la estacionalidad de la cosecha de girasol, esta planta está pausada. "En diciembre, tras el default, se interrumpió la entrega de materia prima y está frenada desde entonces. La idea es ponerla en marcha para que quede en funcionamiento en los meses próximos, por fuera de la cosecha", anticiparon fuentes de la empresa.

Shopping