Venta de autos en shoppings: abren concesionaria Kavak en DOT y Volvo en el Alcorta

Kavak, el unicornio mexicano dedicado a la compra-venta de autos usados ofrece la posibilidad de dejar un vehículo y llevarse otro en el nuevo local del centro comercial, mientras que Volvo ocupará un espacio en el nivel 1 del shopping de Salguero

Como parte de su plan para atraer público, los centros comerciales en el país suman más servicios, como concesionarios de automóviles

Con un desembolso de $ 25 millones, el unicornio mexicano Kavak, dedicado a la compra-venta de autos usados que se fusionó con la start-up local Checkars en agosto, abrió el primer megaconcesionario en un shopping del país, en el DOT Baires.

La inauguración de este local es el primer paso que la compañía da en su plan de expansión regional, con una inversión prevista en u$s 10 millones para los próximos tres años. 

 

El “Punto Kavak funciona de lunes a domingos de 9 a 18 hs en el tercer subsuelo del shopping. El cliente puede vender su auto y llevarse otro usado en un proceso que consta de sólo tres pasos y que, según la firma, demanda dos horas, si se tienen los papeles al día. Pero para adquirir un auto allí no hace falta dejar uno a cambio: luego de chequear el catálogo online, el comprador puede ir al DOT para ver el vehículo y completar el trámite. 

El espacio comprende un showroom de atención al cliente de 300 metros cuadrados (con una recepción, una sala de reunión y 14 terminales de consulta del muestrario), un centro de inspección integral de vehículos para evaluar su estado en ese mismo momento y otros 15.000 metros cuadrados con capacidad para albergar hasta 700 autos del inventario de la compañía. El stock actual se compone de 400 unidades, pero la empresa aspira a finalizar 2021 con un total de 2000, que se repartirían entre el DOT y su depósito de San Isidro. 

El trámite para vender un auto, en tres pasos, se inicia con la llegada del dueño en su propio auto al tercer subsuelo del DOT. El segundo paso continúa con un encuentro con un asesor, momento en que se disparan dos procesos.

Por un lado, se analiza la historia y la documentación del vehículo para tener certeza de que todo está en orden y no tiene trámites pendientes. Por otra parte, el centro de inspección integral toma el auto para realizar una revisión para verificar que cumpla con los estándares de Kavak.

En caso de que la evaluación sea exitosa y la documentación esté en orden, le sigue el tercer paso, en donde Kavak presenta en ese mismo momento el resultado de la inspección y una oferta de compra. El dueño entonces puede optar por firmar la transferencia y retirarse a su casa con el depósito realizado en su cuenta bancaria o avanzar un paso más y sumar una compra de un auto usado del inventario disponible de Kavak.

Si se decide a comprar el vehículo, puede verlo en el mismo momento. Si queda conforme, solo resta confirmar la transacción y avanzar con los trámites de transferencia ante un escribano presente en el lugar. Una vez firmada toda la documentación y contratado el seguro, la persona puede retirarse con su nuevo vehículo. 

El espacio de Kavak se encuentra en el tercer subsuelo del Dot

Los autos que toma Kavak deben tener menos de 100.000 kilómetros de uso y hasta siete años de antigüedad. Si la empresa está interesada en el vehículo, le hace una propuesta de service al vendedor, ya que también se ocupa del reacondicionamiento de los autos que comercializa.

Como contraparte, Kavak otorga una cobertura mecánica por tres meses y la opción de devolver el vehículo comprado a los siete días o 300 kilómetros de uso, pudiendo recuperar el total del dinero u optar por otro modelo.

Asimismo, si el visitante vio un vehículo en el sitio web, puede acercarse al DOT para verlo y llevárselo. En este caso, debe confirmar la transacción y completar el trámite ante el escribano.

En el primer mes de funcionamiento, la empresa cerró más de 500 transacciones entre compras y ventas en el local. Apuesta a cerrar el año con un promedio de 1200 ventas mensuales.

"Brindamos una experiencia totalmente renovada de lo que implica comprar o vender un auto usado en la Argentina. Con tecnología y creatividad, diseñamos un mecanismo en el que podemos realizar en un rato el proceso completo de punta a punta", dice Juan Cruz De la Rúa, Chief Operating Officer (COO) de Kavak en la Argentina.

Para él, el desembarco en el DOT es "una demostración del impacto que generará en el negocio". "Elegimos instalarnos en este shopping por su ubicación estratégica en el barrio porteño de Saavedra: se trata de un lugar de fácil acceso para los residentes del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que concentra al 40% del mercado de autos usados del país", explica.

"Sabemos que la llave del cambio es la transparencia. La misión de la compañía es transformar la desconfianza y la inseguridad que acompañan hace años al mercado de los vehículos usados en una experiencia ágil, sencilla y agradable , comenta el ejecutivo. 

Kavak no es el único jugador del mercado en abrir un punto de venta en un shopping. Volvo Cars está próximo a firmar un contrato para abrir una concesionaria boutique en el Alcorta Shopping.

Según pudo saber El Cronista, estará ubicado en el espacio que ocupó antes la marca francesa Zadig & Voltaire. La apertura está prevista para este primer trimestre.

El importador oficial de la marca sueca en la Argentina es el Grupo Cafo, el family-office de la familia Campo y Federico Pieruzzini, empresario proveniente del Grupo Autovisiones, que el año pasado compró la empresa chilena Ditecar. También tiene las licencias de Jaguar y Land Rover, pero por el momento solo Volvo llegaría al Alcorta.

En el país, Volvo tiene cuatro concesionarios en Vicente López, Rosario, Mendoza y Tucumán, y cinco centros de reparación más en las mismas localidades.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios