Vacaciones 2021: con compras desde el auto y mesas afuera, los paradores de ruta se preparan para la temporada de verano

Tras un año casi sin ventas a raíz de la cuarentena, esperan recibir entre el 50% y el 65% de los visitantes de un verano normal

Cuando, en marzo, se decretó la cuarentena, los dos principales paradores de la ruta 2, Minotauro y Atalaya, acaban de cerrar una de las mejores temporadas de los últimos años.

Pero, a partir de entonces, todo se complicó. La ruta estuvo prácticamente sin tránsito vehicular durante meses y estas cafeterías vieron pasar Semana Santa, vacaciones de invierno y fines de semana largos sin que llegaran los turistas. Por eso, la apuesta es adecuarse a la pandemia y prepararse para recibir la mayor cantidad de visitantes posibles. Para ello, sacarán mesas al aire libre e implementarán un sistema que permita comprar sin bajarse del auto

"Ya nos tenemos todo preparado, con los protocolos aprobados. Sacamos lugar de estacionamiento y pusimos un food truck, que va a permitir comprar y seguir viaje, pero, también, consumir en el lugar. La idea es tener entre 14 y 15 puntos de venta, para evitar que se amontone la gente", dice Nicolás Vincenti, gerente general de Parador Minotauro, que está situado en el kilómetro 13 de la ruta 2, en Castelli. 

Con casi 10.000 metros cuadrados en total, es el parador más grande que hay en el camino a la costa. Gran parte de esa superficie es una reserva natural que esta temporada estará abierta para que los turistas puedan consumir allí. Además, se colocará cartelería informativa sobre las medidas de prevención, dispensers de alcohol en gel en todos los sectores. También, habrá tres estaciones de sanitarios distribuidos a lo largo del complejo.

Vincenti espera que entre diciembre y marzo pasen por Minotauro unas 600.000 personas, un poco más de la mitad que el 1,1 millón de la temporada pasada. Si la expectativa se cumple. será un año "entre regular y bueno", lo que les permitiría tener aire para llegar hasta el año siguiente.

"Esta es una inversión muy grande que tenemos que hacer después de meses sin ingresos. Y no es solo la adecuación del espacio y la colocación de acrílicos. Cada vaso descartable sale $ 8, contra el costo casi cero de usar vajilla de loza", dice.

Más cerca de Buenos Aires, en Atalaya, dicen que casi desde el inicio de la cuarentena están pensando cómo prepararse para la temporada. Lo que tienen claro desde un primer momento es que tienen que "sacar el parador afuera" y que toda la operación que normalmente se da puertas adentro, tiene que pasar al aire libre.

"Ganamos 200 metros cuadrados de espacio externo, con mesas y sombrillas. En la zona del arcoíris, que nosotros llamamos 'fidelia' va a haber un despacho que permitirá comprar sin acceder al parador", dice Juan Ignacio Castoldi. director de Operaciones y RR.HH. de Atalaya, y agrega que este año la compañía decidió cambiar su tradicional lema "tu viaje está mejor" por "tu viaje está mejor y cuidado".

Pero para Atalaya, sacar el parador afuera no significa solamente llenar de mesas el estacionamiento. La marca –que en enero sumará dos nuevas sucursales, en Mar del Tuyú y en Zárate– buscará acercar sus tradicionales medialunas a los turistas con la instalación de centros de horneado en Tandil, Mar del Plata, Pinamar, Villa Gesell.

"Estimamos un piso de ocupación en la costa del 50%. Hay mucha gente que siempre veranea afuera que no se va a poder ir. Si llegaramos a tener entre el 50 y el 65% de los visitantes de 2020, va a ser una temporada aceptable. Si está debajo, va a ser muy complicado", concluye.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios