El Cronista Comercial
LUNES 24/06/2019

Turbulencias en Flybondi: Julian Cook deja de ser el CEO

La 'low cost', que empezó a volar en enero, readaptó su plan de negocios al nuevo contexto del país. También, estaría buscando nuevos inversores

Julian Cook dio un paso al costado. Dejará de ser el CEO de Flybondi, luego de dos años y medio al frente de la aerolínea low cost. Según informó la empresa, pasará a ocupar la vicepresidencia del directorio. Lo reemplazará interinamente el CFO, Andrés Vacarezza, hasta tanto se designe un nuevo director ejecutivo.

En un comunicado oficial, Flybondi explicó que Cook -la cara visible de la aerolínea desde su inicio- tendrá como objetivo "focalizarse en nuevos negocios desde una mirada más global y en los negocios actuales de la compañía a nivel regional". Puntualizó, además, que acompañará la transición del futuro CEO.

Sin embargo, tres fuentes distintas del sector aerocomercial -independientes entre sí- confirmaron a El Cronista que la empresa busca un nuevo número uno. También, que habrá cambios en su composición accionaria, por la llegada de nuevos inversores que aporten capital y la eventual salida de alguno de los actuales. Los accionistas le habrían recriminado a Cook falta de reacción como piloto para intentar salir de la tormenta en la que ingresó la Argentina este año. El fondo Cartesian Capital, de Nueva York, sería de los más reacios a seguir aportando dinero, dijo una de las fuentes consultadas. Entre los accionistas de Flybondi figuran, también, la japonesa Yamasa y Richard Guy Gluzman, ex ejecutivo de Pegasus, el fondo que fundó Mario Quintana.

Voceros de Flybondi negaron la salida de Cartesian. "Los principales accionistas están sólidos y comprometidos a largo plazo con la compañía y con las inversiones en el país. De hecho, el nuevo cargo de Julian Cook como vicepresidente del directorio está destinado a la estrategia global de la compañía y a los nuevos negocios en la región, en línea con la apertura de las rutas internacionales y las 284 nuevas que nos otorgaron", enfatizaron.

Pero, hace dos meses, por presión de los accionistas, la empresa readaptó su plan de negocios a la nueva realidad. "La compañía arrancó en enero, con un dólar a $ 20 e inflación proyectada del 16%. La coyuntura cambió la ecuación. Y, aunque es una apuesta de largo, y bien fondeada, los inversores (en su mayoría, estadounidenses y suizos), se preocupan porque ven que el break-even se aleja, cada vez, más", cuenta un conocedor de esos planteos. La aérea, que opera con cinco aviones, habría puesto en espera el aterrizaje del sexto. Otro ítem que sufriría fuertes recortes sería el de publicidad.

Hoy, Flybondi tiene 550 empleados. En 10 meses, logró operar 21 rutas y, en enero, al cumplir un año de su inicio, llegaría al millón de pasajeros, precisó la compañía. Esta semana comenzó a operar vuelos internacionales, con Asunción y Punta del Este como los dos primeros destinos.

Más allá del cambio que supuso la devaluación a su plan de negocios, un factor que potenció la turbulencia es la aparición de nuevos competidores. En particular, apuntan contra Norwegian, que ya empezó a operar en cabotaje pero desde Aeroparque y no Palomar, como las demás low cost. Tanto a esa empresa como JetSmart (que empezará a volar en marzo) y Avian (la filial de Avianca en la Argentina), el capital, en dólares, hoy les rinde más pesos para pagar gastos que a inicios de año, cuando Flybondi levantó vuelo.

Comienzo tormentoso

Desde su inicio, Flybondi tuvo que sortear varias tormentas de frente, con numerosas cancelaciones y suspensiones de vuelos por diversos motivos. En marzo, a poco más de un mes de empezar a operar, debió hacerlo por los límites operativos fijados por la Justicia al aeropuerto de El Palomar, que restringía sus vuelos a sólo tres diarios. Luego, en el invierno, también sufrió cancelaciones y demoras al no poder operar en esa terminal en días de neblina, dificultad solucionada a fines de agosto, con el reacondicionamiento del ILS de la terminal. Además, también canceló vuelos por contar, por un tiempo, con una aeronave fuera de servicio, en mantenimiento, tras un desperfecto en Puerto Iguazú.

Desde su inicio, como pionera low cost en el país, lanzó grandes ofertas en pasajes, que alentaron una baja de los precios en vuelos de cabotaje, en un contexto en el que, luego, la fuerte devaluación llevó a las aéreas a una ecuación difícil de sobrellevar.

Este año, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) le impuso dos multas de índole comercial, por poco menos de $ 1,4 millón en total, por publicitar tarifas por debajo de las de referencia y vender pasajes sin cobrar una tasa a pasajeros, que implicó la perforación, de modo indirecto, de la banda tarifaria permitida.

Comentarios2
Jose Manuel Grima
Jose Manuel Grima 21/12/2018 09:38:22

Leo esta nota y no puedo evitar recordar el accidente de LAPA. �Se imaginan algo asi en El Palomar? �En mitad de una ciudad?

mario diaz
mario diaz 23/12/2018 08:54:40

aeroparque esta mucho mas expuesta ,no siempre el rio es alternativa

Recomendado para tí


Seguí leyendo