El Cronista Comercial

Tras llegar a Japón, el dulce de leche elogiado por Macri quiere conquistar China

San Ignacio arribó al mercado nipón en agosto del año pasado. Desde Santa Fe produce 11.000 toneladas de dulce de leche al año y exporta a 22 países. Su próximo paso: el gigante asiático.

The Temple Bar: la historia de éxito de la cervecería que ya tiene 20 locales y factura $130 millones

“¡Muy bueno! Dulce de leche en las góndolas de un supermercado japonés. Los productos argentinos están saliendo al mundo para pasar de un mercado de 44 millones a otro de más de 7 mil millones”. Así felicitó ayer el presidente Mauricio Macri por Twitter a San Ignacio, fabricante del tradicional dulce, y mostró la foto de los frascos rotulados en japonés que en la góndola se ofrecía como “Milk caramel spread” por 645 yenes (casi US$ 6).

La empresa oriunda de Santa Fe llegó al mercado japonés por primera vez en agosto del año pasado y, ahora, se propuso conquistar China como un nuevo paso en su estrategia exportadora. En 2018, facturó unos $ 600 millones.

“Las ventas en Japón vienen bastante bien. Repitieron el pedido que, si bien es pequeño, es una buena noticia que en tan poco tiempo estén necesitando reponer. De hecho, nos están pidiendo que aceleremos el envío por avión porque se están quedando sin inventario”, afirmó Alejandro Bertin, gerente General y director de San Ignacio, en diálogo con El Cronista. En agosto pasado, la empresa despachó al mercado nipón tres pallets con 105 cajas, unos 1700 kilos en total. El dulce de leche se vende en supermercados y retailers de ciudades como Tokio, Yokohama, Osaka y Kobe, principalmente.

El proceso para desembarcar en Japón –uno de los mercados más exigentes del mundo en materia de aprobaciones y normas- no fue sencillo: demandó casi tres años. “Me pregunté si algún día iba a salir el negocio…fue paciencia oriental”, recordó y enumeró los largos pasos que implicaron envío de muestras, testeos de etiquetas, traducciones y certificados de ingredientes, entre otros.

San Ignacio en las góndolas japonesas. 

“Cuando uno exporta dulce de leche siempre las primeras cantidades son pequeñas, porque es un producto exótico y desconocido. Esperamos crecer y llegar a vender unos cuantos contenedores por año en el futuro”, explicó el empresario que ya tiene experiencia abriendo mercados. San Ignacio está presente en 22 países, muchos de la región (como Chile, Brasil, Paraguay y Bolivia) o Europa, pero también en latitudes menos usuales como Sudáfrica, Dubai o Filipinas, donde pusieron un pie hace tres años.

El próximo desafío es llegar a China, asegura el dueño de la empresa que produce 11.000 toneladas de dulce de leche al año: “Esperamos un muy buen 2019, tanto para el mercado interno como externo, y que la Argentina pueda seguir abriendo mercados para la exportación, porque entendemos que esa es la única salida y, desde San Ignacio, siempre tuvimos esa vocación y vamos a seguir apostando por el comercio exterior”.

Alejandro Bertin, gerente General y director de San Ignacio.

Bertin señaló que aunque el margen de ganancia es mayor con un tipo de cambio más alto, el nivel actual del dólar no los alentó particularmente a exportar más. “Lo nuestro no es un commodity. Por bajar el precio no es que vamos a vender más. Y aunque el margen es mayor por cada producto exportado, no hay que olvidarse de que la inflación en la Argentina continúa y que hoy tenemos una retención de $ 3 por cada dólar que exportamos, que representa cerca del 7% del precio de venta final. Entendemos la necesidad de las retenciones, que es una necesidad temporal, pero nos afecta. Hoy tuvimos un impuesto que el año pasado no tuvimos”, afirmó.

Con dos plantas en Santa Fe, San Ignacio fabrica dulce de leche, quesos crema y queso azul. Además de su línea propia, cuenta con un canal industrial, en el que abastece de dulce de leche a clientes como Jorgito, Havanna, Bimbo, Nestlé y helados Grido. También elabora marcas de terceros. Freddo, Poncho Negro, Balcarce, Dia y Carrefour son algunos de los que ponen sus etiquetas en frascos de vidrio o de plástico.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo