El Cronista Comercial

Tras haber refinanciado su deuda, Impsa pone el cartel de venta

La compañía contrató a Columbus Zuma, como consultor financiero para que la asesore en la operación. Buscarán inversores que adquieran parte o el total de la empresa

Tras haber refinanciado su deuda, Impsa pone el cartel de venta

En diciembre pasado, Impsa consiguió aire para los vencimientos de deuda que tenía entre diciembre de 2019 y junio de 2020. Pero no fue la única novedad para la compañía fundada por la familia Pescarmona en 1907. La empresa decidió avanzar en la búsqueda de inversores. Para ello, contrató a Columbus Zuma, una financiera que oficiará a consultora durante el proceso de venta, que podrá ser parcial o del 100% de los activos, en función de las opciones que acerque el asesor.

El proceso de venta de Impsa comenzó en abril de 2018, cuando tras más de tres años de haber permanecido en default, la compañía reestructuró su directorio, que quedó bajo el control de los acreedores. Fue entonces, cuando se decidió que se buscarían nuevos inversores. La deuda, que había llegado a ser de u$s 1108 millones se consolidó en u$s 430 millones tras la reestructuración.

"Hoy con la empresa en una buena situación, se tomó la decisión de proceder a dicho proceso de venta y para ello se nominó a Columbus Zuma como asesor financiero. El objetivo de este proceso es buscar nuevos inversores que faciliten una expansión internacional", indicaron a El Cronista fuentes cercanas a la compañía, que agregaron que el proceso podría llegar a extenderse hasta por cinco años.

En la actualidad Impsa tiene dos contratos con la Entidad Binacional Yacyretá en sociedad con la paraguaya CIE, uno para remplazar seis turbinas, por un total de u$s 65,71 millones, y otro para la rehabilitación completa de seis generadores, por u$s 25,09 millones. De hecho, en octubre último concretó el traslado de la primera de las seis turbinas desde Mendoza hasta Corrientes.

Además, está trabajando en distintos proyectos para YPF, que suman en total u$s 4 millones. También trabaja en la producción del reactor nuclear Carem y se están presentando en varias licitaciones internacionales, indicaron las fuentes.

En diciembre, la empresa había llegado a un acuerdo con sus acreedores, con el que logró extender hasta el 30 de diciembre próximo la deuda que vencía a fines de 2019 y el próximo 30 de junio. En esa oportunidad, la firma había comunicado a la Bolsa que la extensión del plazo le permitiría concentrar recursos en el desarrollo, crecimiento y expansión internacional de sus operaciones.

Junto con esta extensión de plazos, Impsa decidió llevar adelante "un proceso ordenado de búsqueda de inversores" y, de esta manera dar cumplimiento a lo que preveía el fideicomiso de acciones del 27 de abril de 2018,  suscrito en el marco del acuerdo preventivo extrajudicial al que había llegado la exempresa de Enrique Pescarmona con sus acreedores.

El fideicomiso tiene el 65% de las acciones de la compañía y está integrado por Asímismo, el Banco Nación Argentina, BICE, Banco Interamericano de Desarrollo (BID) entre los principales bancos, y tenedores de bonos. El 35% restante está en manos de la familia Pescarmona, que está obligada a la venta en caso de que se reciba una oferta por el total de la compañía.

Shopping