El Cronista Comercial

Transformación solidaria: de la cerveza al pan de cebada

Como parte de su plan de ayuda humanitaria frente a la pandemia, Cervecería y Maltería Quilmes asiste a unas 10.000 familias por día con ese alimento.

Transformación solidaria: de la cerveza al pan de cebada

Aprovechar los recursos existentes y unir voluntades, es la receta que aplicó Cervecería y Maltería Quilmes ante la pandemia, aunque no la única. El efecto de la situación sanitaria ha afectado a la comunidad y en especial a los sectores vulnerables, por esa razón la compañía enfocó sus esfuerzos en medidas con impacto social y a través de su plataforma Valor emprendió un plan de ayuda humanitaria en todo el país.

En esa adaptación de sus procesos, aplicó entonces otra receta, en este caso alimentaria: con un ingrediente clave para la producción cervecera, como lo es la cebada, Cervecería y Maltería Quilmes elaboró un pan altamente nutritivo para distribuirlo entre 10.000 familias necesitadas de alimentos. Y el plan de ayuda incluyó también otros procesos de la empresa, como la fabricación de alcohol sanitizante al 70%

La producción del pan de cebada se consiguió a través del trabajo colaborativo con dos Pymes de la provincia de Buenos Aires especializadas en panificación: Icedream y La Francesca. La cebada utilizada como materia prima proviene de los campos que la compañía posee en Tres Arroyos, también en la provincia de Buenos Aires, donde desarrolla sus variedades que luego son entregadas a más de 1.000 productores agropecuarios de la zona.

Gonzalo Fagioli, vicepresidente de Cervecería y Maltería Quilmes, resalta que se trata de un proceso de transformación: “Utilizamos nuestra materia prima para alimentar a las personas que más lo necesitan”. “Nuestro negocio principal es la cerveza, y el alma de la cerveza es la cebada, un ingrediente de altísimos niveles nutricionales y gran fuente de energía”, explica.

Propiedades saludables

La cebada es, precisamente, un antiguo cereal que permite gran variedad de usos y posee propiedades benéficas para la salud, como importantes cantidades de proteínas, que intervienen en la producción de tejidos nuevos en el organismo. También facilita la disminución del colesterol malo en sangre, ya que es fuente de grasas insaturadas Omega 6, mientras que la presencia de fibra soluble, llamada β-glucano, aumenta a su vez la cantidad de colesterol bueno (HDL).

En el actual contexto, se debe destacar además que entre otras propiedades de la cebada se encuentra la presencia de hierro, calcio y zinc, fundamentales para las defensas del organismo y el sistema inmune.

En esta iniciativa un aliado importante es Cáritas Quilmes. A través de ese acuerdo, la compañía está logrando la donación de 10.000 panes con cebada por día para ayudar a más de 10.000 familias en situación de vulnerabilidad en ese municipio bonaerense. Y toda la logística de entregas está respaldada por el sistema de distribución de la propia compañía.

La  plataforma Valor, que suma otras iniciativas importantes, trabaja junto a una red de proveedores, emprendedores, operadores logísticos, organizaciones sociales y el sector público. Así, por ejemplo, se fabricaron 150.000 botellas de 500cc de alcohol sanitizante –producido a base de mosto cervecero- y se donaron 10.000 kits de protección médica a hospitales y salas de atención primaria.

A partir de la posibilidad de reciclar, se donaron también 600 camas hechas a base de plástico reciclado en asociación con 4E Ambiente Consciente, una Pyme quilmeña, y Ciudad Posible (empresa B).