Telecom quiere aterrizar en Uruguay y podría comprar la filial de Movistar

Según la empresa, los cambios regulatorios que impulsó Lacalle Pou abren oportunidades. Según los medios uruguayos, negocia quedarse con los activos del grupo español en ese país

Telecom Argentina está analizando inversiones en Uruguay. La compañía indicó que los cambios regulatorios propuestos por el gobierno de Luis Lacalle Pou abren la puerta a nuevas oportunidades de negocios.

La telco ya tiene presencia en el país vecino con Cablevisión Uruguay y Flow, con los que brindan servicios de televisión por cable y satélite en Montevideo y en varios departamentos del interior a más de 140.000 clientes. Lo que ahora busca es incrementar su cartera. Hace dos semanas, cuatro directivos del grupo viajaron en un avión privado y mantuvieron encuentros con funcionarios uruguayos, entre ellos, el propio Lacalle Pou. 

Medios de ese país aseguran que Telecom tiene sus cañones apuntando a Movistar. Así, la compañía se quedaría con la segunda empresa de telecomunicaciones del país, por detrás de la estatal Antel.

La filial de Teléfonica tiene cartel de venta desde hace poco más de un año, cuando la compañía reestructuró sus negocios en América latina –con excepción de Brasil–, con los que creó una nueva empresa. Desde entonces, la firma española baraja las opciones de aliarse a otros jugadores del mercado, el ingreso de potenciales inversores a la compañía o la venta de subsidiarias.

Telecom, por su parte, se encuentra en un proceso de expansión regional. Fuentes de la empresa indicaron que además de buscar nuevas oportunidades en Uruguay, se están analizando más inversiones en Paraguay.  

Allí, la compañía está haciendo crecer su servicio de fibra óptica hogareña (FTTH, por su acrónimo inglés) con la marca Personal. El tendido de la red en ese país se había iniciado en 2016. La compañía ofrece, además, servicio de televisión satelital. Telecom tiene allí 2,2 millones de telefonía móvil.

Negocios locales

El plan de incrementar su presencia en la región se da en momentos en que en la Argentina sus negocios se vieron afectados por el congelamiento de tarifas y la declaración de los servicios de Internet, televisión por cable y telefonía celuar como "esenciales". A raíz de esa medida adoptada por el Gobierno, la compañía originalmente había asegurado que debería reconsiderar sus planes de inversión.

Un mes más tarde, sin embargo, optó por reperfilar u$s 330 millones de su deuda con la Corporación Financiera Internacional (CFI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de manera de seguir adelante con los desembolsos. El plan anunciado en 2018 preveía invertir u$s 5000 millones en tres años. Sin embargo, las sucesivas devaluaciones del peso argentino obligaron a revisar los plazos en más de una oportunidad.

En los primeros nueve meses del año Telecom registró una pérdida neta de $1249 millones, lo que representa una mejora del 92,8% en comparación con el mismo período de 2019. El número reflejó el menor impacto de diferencias de cambio en un contexto de menor devaluación real y un menor cargo de Impuesto a las Ganancias.

En el período, la compañía realizó inversiones por $ 40.699 millones, equivalentes al 19,5% de las ventas consolidadas.

Al 30 de septiembre, la empresa tenía 18,7 millones de clientes móviles en la Argentina (150.000 menos en que en el segundo trimestre). Además, los abonados de televisión por cable totalizaron aproximadamente 3,6 millones (69.000 más que el 30 de junio) y accesos de banda ancha crecieron en 78.000 abonados, para llegar a los 4,2 millones.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios