El Cronista Comercial

Súper CFO: una figura que avanza en la carrera para convertirse en el número uno

En este contexto el responsable de las finanzas de la empresa adquiere protagonismo dentro de la organización. Qué habilidades debe desarrollar para llegar a dirigir la compañía

Súper CFO: una figura que avanza en la carrera para convertirse en el número uno

Con el comienzo de esta década, hubo un cambio de paradigma en el mundo corporativo: cada vez más perfiles financieros comenzaron a acceder a la posición de CEO o gerente General. "Hemos identificado que cerca del 30% de los CEOs con los que nos reunimos fueron anteriormente CFO, lo cual es algo que años atrás no se veía con recurrencia", cuenta Mauro Lestrange, director de High Flow. El gerente de Compras era aquel que, tradicionalmente, se convertía en el número uno por sus habilidades y experiencia más integral.

El Chief Financial Officer, por sus siglas en inglés CFO, traducido al español como director Financiero, es aquella persona encargada de las finanzas y todos aquellos procesos financieros de la empresa, desde la contabilidad y el trato con los proveedores y los bancos hasta la redacción de los reportes financieros. 

El papel del CFO se fue modificando: un director Financiero ya no puede confiar simplemente en las cifras. Para tener éxito, tendrán que cambiar su enfoque hacia el análisis, la gestión de personal, la tecnología disruptiva y otras variables cruciales y de nueva formación.

Actualmente, el rol del director Financiero alcanzó un auge superior, su papel en la empresa se volvió indispensable para el funcionamiento y rentabilidad de la misma, no solo maneja las finanzas, sino que también revive a la empresa cuando se encuentran en crisis o evita llegar a ello.

El director Comercial siempre fue el candidato con más oportunidades para ser el próximo CEO, dada la situación natural de conocer más a los clientes y, consecuentemente, los productos, los canales, categorías, niveles de facturación y además, competencias de liderazgo de equipos de trabajo con altos niveles de exigencia.

"El CFO era visto como el perfil del auditor, con mucho más foco en la contabilidad y en el manejo de la caja. Es decir, las tareas más operativas eran las que se delegaban a su equipo.  Hoy está de moda el concepto del llamado Finance Business Partner o Business Controller. Este nuevo concepto, adoptado en la Argentina y con origen en Europa y los Estados Unidos, hace referencia al perfil del financiero que, además de dar soporte al negocio, participa activamente en la toma de decisiones y en la planificación estratégica de las empresas. Estas características del perfil financiero de negocio son las más buscadas por las empresas", destalla Lestrange. Un factor importante a tener en cuenta es cuán actualizado está el CFO respecto de las nuevas  tecnologías e inteligencia artificial aplicada a finanzas, como blockchain y criptomonedas.

Los aspectos que se relacionan con el fortalecimiento del CFO tienen que ver con la inflación y devaluación constantes; la restricción al giro de divisas al exterior y a la importación de ciertos bienes; la participación en el armado del plan estratégico de la compañía a mediano y largo plazo; la capacidad de explicar el contexto actual de la compañía a los accionistas o el directorio en casa matriz; la posibilidad de generar utilidades financieras, fuera del core de negocio; entre otras.

Según Lestrange, para complementar el perfil y lograr una buena performance, el CFO que asuma como CEO necesitaría desarrollar ciertas habilidades más blandas como: liderazgo, negociación, creatividad, influencia, comunicación y toma de decisiones.

Pablo Álvarez ocupó el puesto de CFO en Esab Conarco, una empresa de maquinaria, y luego se convirtió en CEO. Más tarde fue CEO de Cimet, una firma de manufactura eléctrica. En relación a cómo varió el rol de CFO en los últimos años y cómo influyó el contexto, opina: "La visión clásica del CFO como responsable del cash management, de la contabilidad financiera y del control de la empresa, fue dando lugar a una visión más comprometida con el negocio, es decir, desde una mirada más integral, donde se suele colaborar e influenciar en la orientación estratégica del negocio y en las decisiones clave para concretarlas en la práctica".

Álvarez tuvo que desarrollar nuevas competencias para llegar al rol de CEO. Relata: "Diría que una muy importante fue la de encontrar el propósito concreto del negocio y traducirlo en objetivos motivacionales para las personas clave. Dicho en otras palabras, poder motivar a los equipos para lograr la visión del negocio".

Por otro lado, Álvarez también tuvo que desarrollar competencias mientras ya era el número uno de la compañía. "Las habilidades que desarrollé fueron principalmente la toma decisiones con mayor autonomía, obtener los apoyos políticos en los diferentes niveles de la organización, la mirada comercial y de crecimiento y la importancia de sumar a diferentes stakeholders externos a la empresa como ser la comunidad. Ampliar el rango de disenso para poder liderar un grupo heterogéneo y a la vez mantener la unidad es una competencia crucial en el rol", describe.

Comentarios2
Gonzalo David Emanuel Gauna
Gonzalo David Emanuel Gauna 26/04/2019 07:48:05

Mal signo. ¿Nuevo paso del capitalismo industrial al financiero? Recordemos como terminaron los anteriores.

Deivid Carballo
Deivid Carballo 25/04/2019 11:59:50

Ya era hora que los de Fiananzas pesen mas que los comerciales.

Recomendado para tí


Seguí leyendo