El Cronista Comercial

Sin luz verde para operar rutas regulares en el país, Royal Class aterriza en EE.UU.

La firma de vuelos ejecutivos apunta a crecer; había obtenido rutas para operar en forma regular, pero nunca le dieron la aprobación final. Ante esa negativa, decidió crecer con la compra de una empresa en Miami.

Sin luz verde para operar rutas regulares en el país, Royal Class aterriza en EE.UU.

La empresa argentina Royal Class, que opera vuelos chárter ejecutivos, acaba de aterrizar en Miami, Estados Unidos, con la compra de la firma Jet Connections. Así, apunta a crecer fuera del país, al no haber logrado finalmente operar vuelos regulares en la Argentina, donde le restaba la aprobación final del Ministerio de Transporte.

“En la Argentina seguimos siendo una empresa rentable y necesitábamos crecer. Nos habían aprobado las rutas para comenzar a operar vuelos regulares, pero nos demoran desde hace un año y medio el último trámite y no pudimos comenzar. Como no nos dejan operar vuelos regulares, buscamos expandirnos afuera. Evaluamos distintas alternativas y nos decidimos por Estados Unidos, manteniendo nuestra empresa local”, comentó Miguel Livi, presidente y dueño de Royal Class, firma que compró en 2013 a Pablo Yabrán, hijo de Alfredo.

“Evaluamos la coyuntura argentina; ante la incertidumbre por la situación política y económica, resolvimos que el riesgo que uno toma al invertir debíamos diversificarlo geográficamente. Estados Unidos era el mercado más atractivo”, agregó.

Para comenzar a volar en Miami, desde el aeropuerto de Opa Locka, adquirió por cerca de u$s 1 millón la empresa de vuelos ejecutivos Jet Connections, que ya operaba en ese país, con dos aviones: un Citation Excel (9 plazas) y un Challenger 601 (14 plazas), y la rebautizó como Royal Class. “Con la compra de esa empresa, similar a la nuestra, aceleramos el proceso para comenzar a operar, porque ya tiene los permisos aeronáuticos. Y ya tenemos cinco aviones volando, los dos que compramos y tres de terceros, a quienes les operamos las aeronaves a cambio de un alquiler; los llevamos a Miami y los matriculamos”, comentó Livi. Así, en pocos meses duplicó su operación, ya que en la Argentina realiza vuelos charter con cinco aeronaves ejecutivas de terceros, que tienen entre 6 y 14 plazas.

“Estados Unidos es un mercado atractivo y desafiante. Hay 15.000 jets ejecutivos; en la Argentina, sólo 150. Esa diferencia da cuenta de la fortaleza del mercado, hay mucha demanda y oferta”, explicó. “También vimos que algunos argentinos compraron aviones privados en 2008/2009, cuando los valores bajaron por la crisis; hoy están deseosos de venderlos. Los costos fijos son altos, vuelen o no. Mantenerlo un mes parado puede costar u$s 10.000 en la Argentina. Teniendo en cuenta esa realidad y que la venta de aeronaves en el país está impactada por altos impuestos, ofrecemos a los propietarios operar sus aviones en Miami a cambio de beneficios. Volando les generamos ingresos por unos u$s 15.000, como un alquiler, y nos hacemos cargo del mantenimiento. Si ellos necesitan usarlo allá, pueden hacerlo. En lugar de perder u$s 10.000, ganan u$s 15.000 por mes”, graficó Livi.

Royal Class empezó a operar en Miami hace dos meses y, según asegura Livi, la expectativa de horas de vuelos superó la proyectada. “Dos de nuestros pilotos se fueron a volar a Miami y tenemos otros ocho con licencia allá, son 10 en total, sobre 16 empleados. En la Argentina tenemos 12 pilotos y 38 empleados. Nos convertimos en una empresa exportadora de servicios y conocimiento, generamos divisas para el país”, destacó.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo