El Cronista Comercial

Ribeiro anticipa que no podrá pagar ON por el resto del año

La cadena de electrodomésticos informó a la CNV que buscará diseñar un plan sustentable de reestructuración de su deuda

Ribeiro anticipa que no podrá pagar ON por el resto del año

La cadena de electrodomésticos Ribeiro informó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) que a raíz de la cuarentena podría verse imposibilitada de pagar durante lo que queda de 2020 los vencimientos de sus obligaciones negociables (ON). La compañía indicó, además, que buscará diseñar un plan sustentable de reestructuración de su deuda.

En marzo, Ribeiro había ingresado en cesasión de pagos, cuando incumplió el pago de los intereses correspondientes a sus obligaciones negociables Clase K (Serie 1) y Clase K2 (Serie 1). En abril, en tanto, dejó de abonar el vencimiento de las ON Clase A, emitidas en octubre de 2000, con plazo a 2025, por un total de u$s 818.000 y un interés anual del 7%, con pago semestral.

"Hemos estado consensuando con los titulares de dichas obligaciones negociables un lapso de espera razonable, que nos permita estructurar los vencimientos acaecidos y los sucesivos, con la progresiva y esperable reanudación de los niveles de ventas. A ese efecto nuestro presidente ha cursado una nota personal a cada obligacionista, explayándose sobre la situación, sobre la propuesta de dilación y anticipando que la oferta que se diseñe, perseguirá mitigar los perjuicios que se causan", explicó la compañía en el comunicado enviado a la CNV.

La nota indica, además, que la actividad comercial de Ribeiro se vio "seriamente afectada" por la imposibilidad de mantener y operar la todas sus sucursales, a raíz del aislamiento preventivo. En los últimos meses, la compañía tuvo una abrupta caída de ventas y dificultades en el suministro de productos.

Ribeiro tiene deuda emitida en el mercado, tanto en pesos como en dólares, por un total equivalente a $ 661,72 millones, al 31 de diciembre, fecha de cierre de su balance semestral.

"La dimensión de la crisis económica que el país padece, como las dificultades graves del sector de retail, nos impone organizar soluciones armónicas y compensadas, a fin de no afectar la presencia de la compañía en el mercado de capitales y en las distintas áreas de financiamiento, buscando asegurar su sostenibilidad futura", agregó la empresa.

Antes de la aparición del coronavirus, Ribeiro sufría su propia crisis. El 31 de marzo concluía el procedimiento preventivo que había solicitado y la empresa había definido esa fecha para presentar la oferta definitiva de reestructuración de toda su deuda bancaria, que asciende a $ 940,2 millones.

En el primer semestre de su actual año fiscal, que cerrará el 30 de junio, Ribeiro perdió $ 810,35 millones, contra un rojo de $ 351,9 millones en igual período del ejercicio anterior. Sus ingresos cayeron de $ 3919,3 millones, a diciembre de 2018, a $ 2196,86 millones, al 31 de diciembre de 2019.

En su último balance anual, cerrado en junio del año pasado, la empresa había perdido $ 1373,74 millones. Un año antes, su rojo había sido de $ 356,4 millones. Durante ese ejercicio, Ribeiro redujo su red comercial de 90 a 85 locales.

Antes de la cuarentena, Ribeiro tenía acuerdos de espera con los acreedores que representaban el 65% de su deuda bancaria. Todavía, le restaba cerrar la negociación con los bancos públicos.

Shopping