El Cronista Comercial

Renuncia presidente de Bayer en medio de los juicios por el glifosato

La alemana anunció que Werner Wenning dará un paso al costado en abril. El ejecutivo fue CEO entre 2002 y 2010. Desde el directorio, fue uno de los arquitectos de la adquisición de Monsanto

Renuncia presidente de Bayer en medio de los juicios por el glifosato

El presidente de Bayer, Werner Wenning, uno de los arquitectos de la adquisición de u$s 63.000 millones que dejó a la empresa alemana luchando costosas demandas judiciales, dará un paso al costado en abril, anunció la compañía este miércoles.

Las acciones de Bayer se desplomaron un cuarto de su valor desde agosto de 2018, cuando la empresa perdió el primer juicio en los Estados Unidos en el que se denunció que el herbicida Roundup -adquirido a través del take-over de Monsanto- provoca cáncer.

"Hemos hecho y continuaremos haciendo progresos en gestionar los asuntos legales en los Estados Unidos. Eso es por qué ahora es un buen momento para pasarle la posta a mi sucesor", declaró Wenning, de 73 años, en un comunicado.

Norbert Winkeljohann, que lideró a la firma de auditoría PricewaterhouseCoopers en Europa hasta junio de 2018 y fue miembro del concejo de supervisión de Bayer desde ese año, sucederá a Wenning después de la asamblea anual de accionistas, agendada para el 28 de abril, añadió la empresa.

Wenning, cuyo mandato como presidente no ejecutivo del directorio de Bayer habría expirado en 2022, dijo que había, originalmente, intentado renunciar el año pasado, después de alcanzar el límite de edad recomendado de 72, pero le pidieron que continuara.

El año pasado, Bayer inició negociaciones con abogados de los demandantes para acordar más casos en los Estados Unidos vinculados con el Roundup.

En octubre de 2019, el número de demandas más que se duplicó, a 42.700, sólo en tres meses. Y los analistas predijeron que podría costarle hasta u$s 12.000 millones a la empresa cerrar los reclamos.

En agosto de 2018, un juzgado de California laudó por casi u$s 300 millones en concepto de daños a favor de un granjero, en el juicio inicial por el Roundup. La pena, luego, se redujo a u$s 78 millones.

En dos casos subsecuentes, otros jueces también encontraron responsable a al empresa. Bayer está apelando esos tres fallos.

Los principales accionistas criticaron a Bayer por su manejo del asunto y por subestimar los riesgos cuando compró Monsanto, lo que resultó en un imprecedente espectáculo de desaprobaciones al top management en la asamblea general anual de 2019.

Bayer, que agendó divulgar sus resultados finales del año pasado este jueves, defendió una compra que juntó a dos empresas que comandan más de un cuarto del mercado mundial de semillas y pesticidas.

Wenning, un veterano de más de 50 años en Bayer, se convirtió en CEO en 2002. Tomó el control de una empresa empujada a la crisis por el escándalo de 2001 con la droga para colesterol Baycol (o Lipbay), que estuvo relacionada con efectos colaterales mortales.

Como CEO, empujó grandes adquisiciones, como la del negocio de drogas sin recetas de Roche, por 2400 millones de euros (u$s 3200 millones) y su rival alemana de cuidados de la salud Shering, por 17.000 millones de euros.

En 2010, después de ocho años de concentración, delegó la función de CEO al outsider de la empresa Marijn Dekkers y Wenning se convirtió en presidente dos años después. Su protegido Werner Baumann sucedió a Dekkers como CEO en 2016, después de trabajar como jefe financiero y de estrategia.

A semanas de haber tomado el timón, Baumann develó el interés de Bayer en Monsanto, disfrutando de un inquebrantable apoyo de Wenning a través de tortuosas negociaciones y, también, después, a medida que las demandas por el Roundup se apilaron.

Los reguladores alrededor del mundo, incluyendo la Agenda de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por su sigla en inglés) y la autoridad de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea, manifestaron que el Roundup no parecería ser cancerígeno en humanos.

La Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer de la Organización Mundial de la Salud, no obstante, estableció que el glifosato -que es usado en el Roundup-, probablemente, provoque cáncer.

Shopping