El Cronista Comercial

Real Estate: sale a la venta un resistido mega proyecto inmobiliario en el Nuevo Cariló

Tras haber recibido la aprobación de la municipalidad para sumar cerca de 700 hectáreas al exclusivo balneario, creció el interés de inversores para participar

Real Estate: sale a la venta un resistido mega proyecto inmobiliario en el Nuevo Cariló

Tras la aprobación del plan director que sumará cerca de 700 hectáreas al plano urbano de Cariló, una de las empresas detrás del proyecto, Cariló Guerrero, ya comenzó a conversar con desarrolladores y grupos inversores y planea comenzar a vender los primeros lotes en aproximadamente seis meses. La comercialización del proyecto empezaría por los terrenos destinados a viviendas multifamiliares, como una manera de diferenciarse de las edificaciones típicas del tradicional balneario.

"Desde que se supo que el plan director se aprobó, aparecieron muchas consultas. Ya se presentaron ocho empresas que tienen experiencia en desarrollos y que tuvieron éxito. En estos últimos años no habíamos visto nunca tanto interés", señala Alejandro Preusche, presidente de Cariló Guerrero. 

La compañía tiene cerca de 170 hectáreas del nuevo Cariló y es la que pica en punta para encabezar los nuevos desarrollos. El plan, señalan, busca hacer algo diferente al actual y ofrecer un producto distinto. Los lotes serán más grandes y el factor de ocupación del suelo, menor. De esa manera, se podrá conservar mayor cantidad de árboles. Además, se sumarán espacios verdes públicos y una línea de médanos sin edificar, que permitirán un acceso a la playa más abierto.

Según destacó Preusche, quienes inviertan en esta primera etapa del proyecto, podrán participar también del diseño de los lotes. La idea es poder adecuar los terrenos al diseño arquitectónico y lograr así productos más atractivos para el consumidor final.

"La idea es pensar en todo el desarrollo y vender los lotes a quienes tienen proyectos arquitectónicos que nos convenzan y sirvan para mejorar la calidad del producto que ofrecemos. Por eso queremos hacerlos parte del diseño del loteo", agrega.

Aunque todavía no está definido el valor del metro cuadrado, el empresario está convencido que el precio promedio de la tierra será superior al que se puede conseguir en los pocos terrenos disponibles que quedan en el balneario.

El interés entre los inversores por el nuevo Cariló se puede ver en las 44 hectáreas que ya está comercializando Divisadero de Cariló, al sur de la calle Constancia, que ya vendió el 35% de los terrenos destinados a vivienda unifamiliar. La zona, ya estaba loteada, pero estaba a la espera del plan director para que los nuevos dueños escrituraran los terrenos.

"Son lotes que en promedio tienen 1250 metros, más grandes que los habituales de Cariló. Algunos llegan, incluso, hasta los 2000 metros y se están vendiendo entre u$s 120 y u$s 130 el metro cuadrado", dice Diego Cornejo, gerente de Divisadero de Cariló.

Ahora, con la aprobación del plan director, se enfocarán en la comercialización de los 60 lotes residenciales restantes. Además, buscan terminar las obras hidráulicas para empezar a vender los que están destinados a hoteles y aparts. El objetivo es lanzar la oferta en verano, pero no están seguros de llegar con los tiempos.

"Nuestro sector está listo desde 2017, pero la Sociedad de Fomento de Cariló puso muchos trabas. Finalmente llegamos a un acuerdo, que se firmó en julio, junto con la municipalidad de Pinamar", agrega.

El proyecto despertó polémica entre grupos ambientalistas, que aseguran que se impermeabilizará gran parte del suelo y que con la actvidad humana, crece el riesgo de contaminación de las napas.

"El plan presentado resulta contrario a los actuales paradigmas que propone el mundo respecto a la sustentabilidad. Es necesario entender que sin nuestros recursos naturales, tampoco habrá posibilidad de turismo alguno", dice el Foro Amigos de Cariló, una de las organizaciones que más se opuso a la aprobación del proyecto.

Tanto Cariló Guerrero como Divisadero de Cariló responden que no hay riesgo alguno para el agua. Además, dicen que accedieron a que la Autoridad del Agua de la provincia realizara un monitoreo permanente sobre el acuífero. 

"Se va a medir cómo se explota el acuífero. Si llegara a haber alguna intromisión salina, se puede corregir", replica 

Shopping