El Cronista Comercial

Reabrieron las jugueterías, pero se vende un 20% menos que antes de la cuarentena

Aunque creció la venta 'online' de juegos de mesa y juguetes en la cuarentena, con entregas a domicilio y ofertas, los ingresos no alcanzan para compensar la caída de la comercialización en locales

Reabrieron las jugueterías, pero se vende un 20% menos que antes de la cuarentena

A una semana de la reapertura de las jugueterías en la Ciudad, las ventas no superaron las expectativas de los comerciantes. Según fuentes del sector,  la comercialización en los locales bajó un 20% en comparación a los días previos a que se decretara la  cuarentena para frenar el avance del coronavirus. 

"Mayo arrancó un 20% abajo en unidades en relación a marzo, y mientras estuvieron cerrados los locales los ingresos descendieron un 70%. Soló quedó la facturacion online, que representa entre un 20% y un 30% de la venta total de un local", sostienen desde el sector.

El movimiento es dispar, varía de acuerdo al barrio. "Hay zonas que están trabajando mejor que otras. Pero estamos lejos de recuperar el ritmo habitual. Las sucursales reabrieron, pero la gente no salió corriendo a comprar. Todo lo contrario. Estamos por debajo de los niveles alcanzados en marzo, cuando el sector ya venía afectado. Y comparado a la misma época de 2019, el volumen de ventas bajó un 20% y la facturación, un 35%", dice Laura Weisvein, socia de las cadenas Giro Didáctico y Compañía de Juguetes, con 100 locales en todo el país. 

Despidos: una de cada tres empresas planifica echar gente cuando pase la cuarentena

El aislamiento social preventivo y obligatorio tendrá un efecto negativo en más de la mitad de las empresas que operan en la Argentina. Y a pesar de los intentos del gobierno por frenar los despidos las empresas evalúan esta posibilidad para una vez terminada la cuarentena.

City Kids −la juguetería de la familia Bircz, los creadores de las famosas valijitas Juliana− tampoco registró un aumento sustancial de sus ventas en los últimos días. "Esperamos que, poco a poco, se normalice el promedio de facturación. Hoy, solo tres de nuestras 10 sucursales están abiertas, dado que las de los shoppings siguen cerradas", afirma Silvina Centanaro, responsable de Marketing de la empresa.

Los comercios implementaron estrictos protocolos de prevención y seguridad, para cuidar la salud de los empleados y los clientes. Colocaron alcohol en gel y trapos con lavandina en las entradas, señalizaron con cintas los espacios para mantener el distanciamiento al hacer filas, limitaron el ingreso de personas de acuerdo a la superficie de los locales, prohibieron el ingreso de acompañantes (salvo menores, si los adultos no los pueden dejar con otras personas) y hasta pusieron paneles de acrílico en las cajas. Además, el personal atiende con barbijo y los visitantes no pueden tocar los productos. En caso de querer verlos en detalle, los empleados se los muestran.

En el canal online, la realidad es otra. El Covid-19 generó un cambio de hábitos de consumo y la población debió "equipar" la casa para atravesar el aislamiento, lo que disparó la demanda de diversos productos, entre ellos, pasatiempos como juegos de mesa y juguetes. 

Mientras sus sucursales permanecieron cerradas al público, las jugueterías se las rebuscaron para seguir vendiendo a través de medios digitales. Desde que fueron habilitadas para realizar entregas a domicilio, y en comparación a las semanas anteriores al confinamiento, las ventas en las plataformas virtuales aumentaron alrededor de un 30%, con un tícket promedio que ronda entre los $ 1500 y $ 3000.

La industria ideó distintas estrategias de comercialización para impulsar las ventas. Para ello, recurrió a la incorporación de herramientas de contacto virtual como WhatsApp, envíos gratuitos, promociones y planes de financiación.

"En enero y febrero, las ventas por la página web representaban el 5% del total. El 20 de abril se implementaron cambios en el sitio y subieron un 75%, con un gasto promedio de $ 3000", explica la representante de City Kids.

Desde que arrancó el aislamiento, a esta juguetería le aumentaron un 80% las consultas por juegos de mesa y bloques y ladrillos para armar. "Las masas con textura y las valijas Juliana son los ítems más elegidos. Sumamos dos nuevas líneas de atención al cliente", asegura Centanaro, y menciona que realizan envíos a domicilio a todo el país y ofrecen descuentos especiales.

"Al principio de la cuarentena, estábamos en cero, con ventas nulas. Luego, el delivery nos ayudó", describe Weisvein, pero aclara que no todos los franquiciados cuentan con plataformas virtuales. "Esta modalidad sirvió, sobre todo, para ganar posicionamiento y como vidriera para el conocimiento de la marca. No compensa las ventas de los locales físicos, pero al menos sirve para cubrir algunos gastos", agrega. En este caso, el tícket promedio fue de $ 1500.

Asimismo, Tío Mario ofrece la posibilidad de adquirir determinados productos hasta en 12 cuotas sin interés con un 50% de descuento, mediante WhatsApp, compra telefónica o su plataforma online. "Los artículos que no se encuentran dentro de esta selección también pueden abonarse con tres y seis cuotas sin intéres, y están rebajados entre un 15% y un 30%", destacan desde la compañía, que hace envíos a todo el país.

En plataformas de comercio electrónico como MercadoLibre, el boom de ventas fue aún mayor. En la primera quincena de abril, el gigante de e-commerce registró un incremento del 105% en la categoría, comparado al mismo período de marzo. "Los juegos de mesa más vendidos en abril fueron el solitario 'Katamino Maldon', distintos rompecabezas, el 'Monopoly Classic' de Hasbro, 'El Ilustrado', el 'Teg', y 'Life, El juego de la vida'", señalan desde la compañía.

No obstante, en el sector aclaran que la suba de las ventas en el canal electrónico es un "veranito" para el mercado nacional, que venía deteriorado en los últimos años, y que se verá también afectado una vez que finalice la pandemia. En 2019, las ventas se desplomaron un 15% en unidades con respecto a 2018, según la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ).

El negocio es de "temporada". La Navidad es una de las fechas más importantes para los comerciantes del rubro, ya que representa el 40% del volumen de las ventas anuales. Junto con Reyes y el Día del Ñiño, las tres concentran el 95%. Por fuera de estas celebraciones, la demanda merma considerablemente. 

"Estamos preocupados. En el primer cuatrimestre del año, se importaron dos millones de kilos de juguetes. Las fabricas están cerradas cuando faltan menos de tres meses para el Día del Niño. Si seguimos así, nueve de cada 10 juguetes en esa fecha van a ser de origen chino", comenta Emmanuel Poletto, titular de la CAIJ.

"Pese al contexto inflacionario, la industria no aumentó demasiado sus precios, apenas un 10% en promedio, porque necesita vender. Por la crisis, el año pasado cerraron un 10% de las jugueterías de las 3000 que hay en el país", analiza Poletto, y menciona que hoy hay aproximadamente 200 jugueterías abiertas en CABA, mientras que las del conurbano permanecen cerradas. 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar