El Cronista Comercial

Quiebra de OCA: reapareció el ex dueño y exige frenar el remate de la empresa

La Justicia lo había apartado. Ahora, reclama que el juez, al que acusó de complotarse con Hugo Moyano y Mauricio Macri para "arrebatarle" el correo, no avance con la subasta hasta que, antes, defina quién es el titular de un depósito logístico que usa la compañía.

Quiebra de OCA: reapareció Farcuh y exige frenar el remate de la empresa

Reapareció Patricio Farcuh, el último dueño de OCA. Desplazado por la Justicia de la conducción de la compañía, le exigió al juez de la quiebra, Pablo Tejada, que suspendiera la liquidación de la firma, cuyo remate, a un monto base de u$s 17,6 millones, ya decidió el magistrado.

Farcuh hizo el pedido a través de OCA Logística, otra sociedad de la que es accionista y fue presidente. Reclama que, antes de subastarla, Tejada debe resolver quién es el dueño de los depósitos que OCA usa en el Centro de Transferencia de Cargas (CTC) de Villa Soldati.

Farcuh fue el último propietario de OCA. Dueño del Grupo Rhuo, se la adquirió en 2013 a Alfredo Romero y el grupo de gerentes que, algunos años antes, la había hecho un management buy-out al fondo de inversión Advent. Nunca trascendió el precio pero Farcuh habría pagado cerca de u$s 60 millones. En agosto de 2014, apenas días después de que Hugo Moyano ganara las elecciones en Independiente, el gremialista firmó con Farcuh –de quien siempre se sospecharon lazos con el jefe camionero- el contrato que convirtió a OCA en sponsor de la camiseta del Diablo de Avellaneda. A mediados de 2016, Moyano y una guardia de robustos escoltas desalojaron a Farcuh de su oficina a los cachetazos, según se vio en un video de seguridad que tuvo difusión pública.

Un año después, Farcuh, secundado por Gendarmería, logró volver a entrar a la empresa y retirar documentación. La presentó en concurso preventivo, acusando a los Moyano de los descalabros financieros que tuvo la compañía durante la “usurpación” (sic). Entre otros desvíos, se comprobaron millonarios giros de las cuentas de OCA a Independiente.

A fines de 2018, el juez Tejada le sacó a Farcuh del manejo de la empresa y designo co-administradores judiciales. Fue a pedido de la AFIP, su principal acreedor. OCA había vuelto a dejar de pagar aportes patronales y la empresa también giraba fondos de su caja para pagar los sueldos de Seprit, una empresa que, si bien en el mercado, está identificada como del grupo OCA, en lo formal, nunca tuvo conexión con el expediente judicial. A Farcuh, se le inició una causa penal por esto. A fines de febrero de 2019, Tejada decidió apartarlo definitivamente por entender que su presencia "pondría en riesgo" la continuidad de la empresa.

Desde entonces, OCA es administrada por una intervención judicial a la que, meses después, se sumaron un representante del Gobierno y otro de Camioneros. Durante el concurso, se verificó una deuda de $ 4494 millones, con tres acreedores principales: AFIP, la ART Experta y el gremio de los Moyano. La empresa, además, en ese momento, había generado otros $ 2400 millones de pasivo posconcursal. En abril de 2019, Tejada decretó la quiebra.

El juez lo decidió después de descartar tres ofertas presentadas durante el proceso de cram-down (salvataje). Una había sido de una cooperativa conformada por ejecutivos de OCA; otra, de Seprit; y la tercera, de OCA Logística, una empresa que había sido constituida por el propio Farcuh y que declaró domicilio en la sede de OCA. Tejada consideró a estas propuestas “inadmisibles”, tras entenderlas “al límite de la transgresión de los principios de lealtad y buena fe hacia el proceso”.

OCA está en quiebra desde abril del añ pasado, con cerca de $ 20.000 millones de deudas.

El magistrado avanzó con la quiebra de OCA, un proceso complejo en el que, además, recuperó vehículos –como autos y motos de alta gama que usufructuaba el management de la empresa– y suspendió los “sueldos confidenciales” que cobraba la primera línea ejecutiva –Farcuh incluido–, que sumaban $ 25 millones mensuales.

El ex dueño, que en su apelación a la quiebra denunció la existencia de un complot entre Moyano y Mauricio Macri para “arrebatarle la empresa” (sic), reapareció en la quiebra varios meses después. En noviembre, OCA Logística le exigió a OCA el desalojo y restitución de los depósitos que usa en el CTC porteño. Los había comprado OCA, por $ 17,6 millones, en mayo de 2015. Pero aclaró que lo hizo en comisión de una sociedad a constituirse por los mismos socios de OCA. Sería OCA Logística, creada el 30 de junio de ese año.

En abril de 2017, OCA Logística y OCA firmaron un comodato para que OCA utilizara el inmueble durante 36 meses, hasta marzo de este año. Pero Farcuh alegó antes un incumplimiento, ya que, en su cláusula décima, el convenio estableció que, en caso de insolvencia o quiebra del comodatario (es decir, OCA), el comodante (OCA Logística) “podía dar por resuelto el contrato, obligándose el comodatario a reintegrar de inmediato el inmueble”. En consecuencia, lo dio por finalizado en julio del año pasado.

Tanto los interventores judiciales como la AFIP le pidieron a Tejada que declare ese contrato “ineficaz”, ya que OCA no recibió contraprestación alguna por haber cedido las acciones, pese a que las abonó íntegramente. OCA Logística no aportó “un solo peso” (sic) para la operación, resaltaron.

Sin embargo, en su reciente presentación, OCA Logística (Farcuh) recuerda que, todavía, está pendiente la resolución de ese conflicto; que, en diciembre, inició el desalojo de OCA pero la Justicia Nacional en lo Comercial, la que tiene jurisdicción sobre el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, respondió que debía ser Tejada, el juez de la quiebra de OCA, quien debería solucionarlo; y que fue el propio magistrado quien, en febrero último, lo aceptó, tras iniciar un expediente para tratar este litigio.

Semanas atrás, Tejada validó la tasación que habían hecho los liquidadores, de u$s 37 millones. Y decidió que OCA salga a remate, con un precio base de u$s 17,6 millones, monto al que el eventual ganador deberá sumar otros u$s 18,5 millones para preservar los más de 6000 puestos de trabajo de la empresa, entre otras contingencias.

“A través de las noticias periodísticas de público y notorio, esta parte ha tomado conocimiento de que Vuestra Señoría se encuentra próximo a definir la venta de la fallida”, advirtió OCA Logística en su escrito. Ello, agregó, implicaría la venta de las acciones de CTC, que dan el derecho de uso de esos depósitos. Por ello, le pidió al juez que “declare la inmediata suspensión de la enajenación” –es decir, la liquidación de OCA– “hasta tanto se dicte un pronunciamiento con autoridad de cosa juzgada” sobre quién es el dueño del inmueble logístico.

Gonzalo Campici (izquierda), CEO de Grupo Campici, y Hugo Moyano (derecha), con Alan Franco y Nicolás Domingo jugadores de Independiente.

Tejada avanzó con el proceso de licitación luego de descartar la única oferta que se había presentado en forma espontánea por la empresa. Había sido de u$s 5 millones, a pagar en pesos y a los seis meses, de parte del Grupo Campici, dueño de Escudo Seguros, otro ex sponsor de Independiente.

“Este país es increíble: se puede vender hasta lo que te roban, ojo; pero te lo firma un Juez, AFIP, Síndicos, ENACOM, etc. Vender OCA no son 3 kilos de tomates. Muchos ponen la firma. Que papelón. Indigna”, tuiteó Farcuh –textual, sin correcciones de puntuación, gramática o estilo– el 14 de mayo, cuando tomó estado público la propuesta de Campici.