El Cronista Comercial

Radiografía del conductor argentino: sólo 1 de cada 10 no se distrae con el celular al volante

Según el informe Emotional Driving 2019, el 94% se despista al chequear su teléfono móvil. En tanto, 8 de cada 10 asegura que se distrae por escribir mensajes. ¿Qué métodos usan para que esto no sucesa?

Fondos de capital

Fondos de capital

Con la masificación del celular, emergieron cada vez más distracciones a la hora de estar al volante. Al clásico llamado telefónico se le fueron agregando los chats, aplicaciones y alertas de noticias real time. Sin embargo, esta pequeña computadora de bolsillo no es la única protagonista de que más de un conductor aleje la mirada del camino, aunque sí aparece como la más importante, de acuerdo a un informe elaborado por Gonvarri Industries para Movistar.

Fiel al estilo argentino, el 84% piensa que en el país no se maneja de manera responsable, pero el 82% afirma que ellos sí manejan cuidadosamente. A su vez, un tercio opina que “es imposible no superar los límites de velocidad” y 1 de cada 10 creen que “algunas normas están para evadirlas”.

Según el anuario de 2018 de la Agencia Nacional de Seguridad Vidal, a nivel nacional hubo casi 65.000 heridos por accidentes de tránsito, sumado a las 5472 víctimas fatales. Entre los relevados, 8 de cada 10 aseguraron que se distraen mientras manejan.

El estudio Emotional Driving: Argentinos al volante, distracciones y uso del celular confirmó que el 94% de los argentinos consultados eligió al teléfono móvil como el principal foco de distracción y dentro de esa categoría un 83% afirmó que aparta la vista para escribir un mensaje de texto o mandar un mensaje por WhatsApp.

El argentino que encontró el negocio en el pádel y fabrica las raquetas que usa Macri

Siempre se habla de las canchas de pádel a modo de metáfora para referirse a una inversión basada en un negocio de popularidad efímera. Sin embargo, un argentino encontró una pata interesante a explotar de este deporte y lideró el mercado español, uno de los más pujantes, durante más de una década.

Otras dos causas de distracción también se llevaron una participación importante. El 68% confesó que se descuidó por estar cansado, mientras que 6 de cada 10 señalaron que el manejo violento fue el punto de despiste. Apagar o bajarle el volumen a la radio es un clásico al momento de buscar lugar para estacionar o prestarle atención a una dirección, no obstante, solo un 8% lo eligió a ‘estar pendiente de la radio’ como un motivo real de conflicto.

Los más jóvenes perciben de diferente manera el tiempo de atención que pueden prestarle al teléfono sin correr peligro respecto del promedio de los argentinos. Aquellos relevados de menor edad consideraban que podían estar 7,82 segundos mirando el celular, un lapso más prolongado del promedio nacional que es de 4,69 segundos.

Además de los chats y los mensajes, un 82% se distrae buscando información, un 77% sacando fotos y el mismo porcentaje grabando videos.

Posibles soluciones

Para reducir el grado de distracción que el teléfono móvil puede ocasionar al volante, los argentinos eligieron al bluetooth como el principal método utilizado (44,8%). En segundo puesto, y con el 26,3%, quedó una opción más extrema y directa: apagar el celular. El podio lo cerró el uso del ‘modo auto’, que anula todas las funcionalidades que no sean manos libres y deja disponible el mapa navegador y la música.

Las campañas publicitarias colaboran en concientizar respecto de un manejo responsable, pero para varios estas no son del todo efectivas. De acuerdo al informe, los conductores argentinos preferirían que estas apelaran aún más a la emoción o a contar hechos concretos para que tengan un mayor impacto.

Para reducir el grado de distracción que el teléfono móvil puede ocasionar al volante, los argentinos eligieron al bluetooth como el principal método utilizado (44,8%). En segundo puesto, y con el 26,3%, quedó una opción más extrema y directa: apagar el celular.

El 73% cree que tendrían que incluid mensajes de hijos a padres, mientras que 5 de cada 10 aseguran que deberían ser los padres quienes den el mensaje. Asimismo, más de la mitad (54%) estima que su efectividad sería mayor si fueran dramáticas y una gran parte hace hincapié en que sean “más emotivas” (67%).   

En los últimos años, se multiplicaron las opciones de transporte en las calles. A los autos se sumó el auge de las bicicletas, con sistema porteño incluido, y recientemente los scooters para alquiler.

La relación entre conductores y ciclistas suele ser un foco de conflicto en estos territorios. Si bien un 70% está de acuerdo en que aquellos que viajan en bicicleta tienen los mismos derechos a circular por la calle, solo 1 de cada 10 cree que, ante un accidente, es solo algo puntual y que no hay problemas de convivencia

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo