El Cronista Comercial

¿Qué Buenos Aires queremos para 2040?

En una era donde la inteligencia y el futuro predecible son trending topic, “Smart City Expo Buenos Aires 2019” reunió a expertos de las tecnologías de la información con un tema clave: la mirada holística de la geolocalización.

¿Qué Buenos Aires queremos para 2040?

¿Cómo podemos proyectar colaborativamente la Buenos Aires en la que querremos vivir dentro de 20 años? ¿Y cuál es la tecnología que precisamos para tomar esa decisión de forma exacta, interdisciplinaria y sustentable? Estos son algunos de los desafíos que propuso la Conferencia de Usuarios GIS y el encuentro GIS y Smart Cities, el más importante del país en ese rubro, que se celebraron el pasado 24 y 25 de abril en el marco de la segunda edición de “Smart City Expo Buenos Aires 2019”, realizado la jornada posterior. De dichos encuentros, que congregaron a los principales referentes del país en sistemas de inteligencia en geolocalización, participaron directivos de Esri, la empresa global representada en Argentina y Uruguay por Aeroterra.

A lo largo de la conferencia, la palabra ‘smart’ tuvo mención continua, aunque su significado tuvo matices. En lo que respecta a inteligencia aplicada a las ciudades, el presidente ejecutivo de Aeroterra, Eduardo Viola, explicó: “Usamos smart en el sentido de bien gestionado, en la eficiencia para tomar decisiones en base a datos ponderados”.

“De las cinco preguntas clave que nos hacemos al analizar una situación –qué, cómo, cuándo, quién y dónde– es esta última la que integra a las demás”, agregó el ejecutivo al tiempo que remarcó: “Dónde es la que nos permite entender el hecho y con la ciencia de la geografía, sumar predictibilidad”.

Eduardo Viola, presidente ejecutivo de Aeroterra.

Por su parte, el director de Desarrollo de Negocios Internacionales de Esri, James Higgins, subrayó que “Aeroterra es Esri en Argentina”. Es que Aeroterra es la única compañía que puede comercializarlas licenciaste Esri en el país. "Ellos son nosotros. Tenemos una conexión personal y relación comercial en el país hace más de 20 años. Esri es una empresa formada por un matrimonio que, como parte de su misión, trabaja con organizaciones como Naciones Unidas, el Instituto Jane Goodall o Smart Cities. Invertimos mucho tiempo para posibilitarles a los usuarios hacer realmente un mundo mejor, no sólo hacer plata. Y eso se extiende a nuestros distribuidores: por eso también digo que Aeroterra es Esri en Argentina. El desafío es cómo podemos hacer a la Argentina un mejor lugar para vivir, y para hacer negocios”, reveló Higgins.

¿Cómo funciona?

“Si hoy tenemos que tomar decisiones para una ciudad a 20 años, precisamos conocer su estado actual en todos los órdenes –desde espacios verdes y redes de distribución de energía, hasta densidad de residentes–“, explicó el ejecutivo de Esri.

“Recién cuando superponemos todos esos datos comprendemos cuál es la situación y, a partir de ahí, proyectamos cómo será esa ciudad a futuro. Es decir, podemos tomar la mejor decisión una vez que sabemos, de forma integrada, y así planificar de manera sustentable”, señaló.

La idea es no tomar decisiones basándose en creencias, supuestos o emociones, sino en base a datos medibles, rastreables y, sobre todo, a la intersección de todos esos datos para ser ponderados en base a su ubicación. “Datos que te indiquen qué decisiones debes tomar”, agregó.

Al intersectar estadística con geografía se comprende de una manera holística la situación que se está abordando, y en base a ese entendimiento se pueden tomar decisiones adecuadas. Esta “estadística espacial” se usa en muchos niveles de gobierno para reunir todos los planos de información, y en Esri es su marca registrada, “la ciencia de dónde” que propone a la geografía como el factor para reunir todos los desafíos.

Como ejemplo retroactivo, Higgins, que es geógrafo especializado en economía, explicó que en las últimas dos décadas, algunas grandes ciudades planificaron muy bien su desarrollo, mientras que otras sólo crecieron en residentes y áreas comerciales pero les faltan servicios y transporte público.

“Entonces esas ciudades pierden armonía: el residente siente ese desequilibrio, pero nosotros en Esri/Aeroterra lo podemos ver con un software que reúne infinidad de datos medibles, que se yuxtaponen para dar el panorama completo de la situación. Es el Sistema de Información Geográfica (GIS), con el que se pueden tomar nuevas decisiones basadas en datos”, dijo.

Por eso también es una herramienta requerida por los gobiernos, que buscan la visión de un estadista y, con esa comprensión holística, entender qué necesidades tiene la población.

“La geografía provee el contexto. Si además de entender tu situación puedo mirar tu entorno, podré entender la dinámica de esa región. Si soy el intendente de esa ciudad, podré planear adecuadamente”, ejemplificó Higgins. Es una forma de optimizar el impacto de las decisiones económicas de los gobiernos, pero también en las empresas cuando desarrollan nuevas unidades de negocios o aspiran a optimizar las existentes.

James Higgins, director de Desarrollo de Negocios Internacionales de Esri. 

Big Brother is watching

¿Y cuáles son las herramientas tecnológicas que permiten reunir tantos datos diversos? Lo que hace 10 años parecía ciencia ficción, hoy es una realidad: nuestra actividad diaria es monitoreada con al menos tres tipos de tecnología.

Una es a través de los satélites que usan los Estados y con la que colectan datos de acceso público, una suerte de colección estatal de información.

Otra son los sensores y satélites, que experimentaron un gran aumento en los últimos dos años y que se usan para chequear todo tipo de datos.

Y finalmente, los “sensores privados”, que son nuestros teléfonos celulares, cuyos datos se comercializan sin revelar la identidad del usuario.

Con acceso a todos esos datos, Esri/Aeroterra los yuxtapone y analiza para ponerlos en valor de forma integral. “Todos los gobiernos del mundo tienen agencias gubernamentales que colectan información de todo lo que hay en el país, de demografía, economía, etcétera. Es información pública. En cuanto al incremento de sensores, que creció mucho en estos dos últimos años, los hay para medir datos diversos como el clima en tiempo real. Y las organizaciones privadas vienen a ser nuestros celulares: nos están monitoreando todo el tiempo y nos guste o no, esos datos también están disponibles. Hay muchos tipos de información que se pueden comprar, y empresas que se construyen en torno a eso. Ahora, cuando se cruza la información del satélite con la del celular, se puede monitorear diferente. Se pone todo junto, se lo yuxtapone, y ahí sí se pueden tomar decisiones”, añade este profesional de IT cuyo expertise es vincular conceptos geoespaciales y tecnologías con procesos de negocios.

En todo este proceso, es clave quién administra luego esa información por el grado de responsabilidad que implica. Nunca es una sola persona.

“En cada gobierno hay muchos departamentos con especialistas en cada temática, que vienen a ser los curadores. El poder real es cuando se conectan y comparten esa información en un trabajo colaborativo. De igual manera sucede en las organizaciones privadas. La geografía naturalmente crea una conducta de colaboración”.

Por ejemplo, si hay que hacer cambios en las líneas de agua bajo las calles, compartiendo la información entre la empresa y el gobierno se evita cavar sin tener certeza de la ubicación de los caños y así se evita romperlos. Es un ahorro económico, de logística y de tránsito. Es una colaboración simple que le ahorra plata a la ciudad.

¿En qué áreas de negocios se aplica el GIS en Argentina?

En Argentina estamos en 18 industrias, fundamentalmente en empresas de energía –en especial, de petróleo–, de distribución y logística del servicio público de gas, agua y luz. De todos modos, el GIS tiene el potencial de aplicarse a infinidad de rubros, por eso también este evento es una buena plataforma para comunicarlos”, aclara Eduardo Viola.

En todo caso, durante las dos jornadas en que se realizaron las conferencias del GIS  las presentaciones en el stand de Aeroterra tuvieron un resultado tangible: 400 nuevos clientes para la empresa que representa a ESRI en Argentina.

 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí

Seguí leyendo