El Cronista Comercial

Protocolos, pasillos desolados y pocas ventas en la reapertura de los shoppings porteños

Aunque las expectativas eran altas, en su primer día, hubo locales que, en el mejor de los casos, vendieron sólo un 20% de lo habitual. Los comerciantes se esperanzan con un repunte el fin de semana, por el Día de la Madre 

Protocolos, pasillos desolados y pocas ventas en la reapertura de los shoppings porteños

Vallas móviles con precintos, carteles con indicaciones, sistemas automáticos de medición de la temperatura corporal, alfombras sanitizantes y personal policial dan la bienvenida a los shoppings de la Ciudad de Buenos Aires, que, después de muchas idas y vueltas, finalmente reabrieron hoy a las 12 del mediodía. Pisos señalizados, un sentido único de circulación por los pasillos y alcohol en gel en dispensers ubicados en baños y comercios completan el paisaje de los centros comerciales en la "nueva normalidad".

Los locatarios tenían todo listo para la reapertura desde hacía semanas. Sólo faltaba el aval último, que llegó ayer, tras el acuerdo que se logró entre funcionarios del Gobierno de la Ciudad y Nación en un encuentro en Casa Rosada. La resolución 284/2020 fue firmada hoy al mediodía, mientras los shoppings reabrían, y autoriza su funcionamiento mediante la implementación de un estricto protocolo.

La expectativa de los comerciantes era alta, tras permanecer cerrados siete meses por la cuarentenaSe entusiasmaban con vender aunque sea algo de mercadería, un stock del que no pudieron deshacerse en los más de 200 días que estuvieron sin actividad. Pero en la reapertura los locales apenas facturaron un 20%, en el mejor de los casos, de lo que facturaban un día habitual antes de la pandemia, según fuentes del sector. 

Aunque se la rebuscaron para seguir vendiendo con las sucursales cerradas a través de canales de venta digitales, el consumo bajó abruptamente durante el aislamiento. En julio, último dato disponible según el relevamiento más reciente del Indec, las ventas en shoppings de todo el país alcanzaron los $ 4.297,1 millones, una cifra que representa una caída del 73% respecto al mismo mes de 2019. 

Mirá también

La petrolera de Galuccio consolida su recuperación

La petrolera anunció sus resultados al 30 de septiembre. Su producción de petróleo creció 12% y sus costos operativos mejoraron un 19%. Todavía sigue con resultado neto en rojo, pese a que mejoró su situación financiera. Anticipó que, en diciembre, espera poner en producción pozos de su quinto pad en Vaca Muerta

"Espere aquí", "Mantenga la distancia" y "Aguarde a ser llamado por personal del local" son algunas de las instrucciones que los centros comerciales incorporaron en señalizadores y stíckers en forma de círculos pegados en el piso para que los clientes no se amontonen, indicaciones que hoy los guardias de seguridad no debieron recordarles a los visitantes, dada la escasa afluencia de concurrentes.  

Un cartel en el piso del pasillo del Alto Palermo invita a "circular constantemente"

A las 13 horas, una hora luego de la reapertura, habían pasado 155 personas por el Alto Palermo, al que ahora se accede sólo por Avenida Santa Fe por medio de un único ingreso, como también ocurre en otros shoppings porteños. A las 14 horas, ya había más movimiento, aunque el número de visitantes todavía era bajo comparado a la capacidad máxima permitida (1400). 

"Reabrimos hace tres horas, pero mucha gente ni se enteró que los shoppings volvían hoy. Nos avisaron ayer a última hora y nadie sabía bien a qué hora iba a ser la reapertura. Nos decían que ya estaba todo listo, pero faltaba el ok del Gobierno. Por suerte ya estamos de regreso y esperamos que, de a poco, los clientes se animen a volver. Acá los esperamos", describió Josefina, empleada de un local de indumentaria del Alto Palermo, donde trabaja hace más de 10 años.

"¡Estamos de vuelta!", reza un cartel pegado en una columna en Alto Palermo 

"Para mí, es una emoción volver a trabajar después de siete meses. Pero creo que va a estar complicado. Hoy, con suerte, vamos a vender el 10% de lo que vendíamos antes. La gente no tiene plata en el bolsillo y, sinceramente, venir al shopping va a ser una de sus últimas prioridades. Tampoco ayuda el hecho de que puedan entrar menos personas", reconoce Josefina.

El protocolo que firmó el sector establece que la ocupación deberá ser de una persona cada 15 metros cuadrados. Por este motivo, la capacidad máxima por local varía dependiendo su superficie. Generalmente, se aceptan solo cinco personas al mismo tiempo, pero en algunos casos se permiten solo dos ingresantes, mientras que las tiendas más grandes dejan pasar hasta 15.

Los centros comerciales más grandes, como el Abasto y el DOT podrán recibir alrededor de 2000 personas. Galerías Pacífico y Devoto Shopping, en cambio, tendrán una menor capacidad, de entre 1000 y 1400. Por su parte, Patio Bullrich y Village Caballito podrán alojar a 900, mientras que otros más pequeños como El Solar y Recoleta Mall permitirán entre 600 y 650. Portal Palermo será uno de los que menos gente recibirá, cerca de 400.

Las instrucciones en la entrada de Yagmour del Alto Palermo

En una reconocida marca de prendas de jeans, aseguraron que, en las primeras tres horas de este primer día, "hubo buenas ventas", aunque "por debajo del volumen previo a la cuarentena".

"Pensábamos que iba a venir más gente. Concretamos solo dos ventas. La reapertura tocó un día de semana y eso nos perjudicó. Los miércoles siempre son tranquilos. Algunos compran con promociones bancarias que se realizan este día", afirmaron en un local de ropa masculina. 

En otra marca de indumentaria de niños, explicaron que "muchos se acercaron a ver, pero pocos compraron". "Como estuvimos vendiendo online todo este tiempo, varios se acercaron a realizar cambios, aunque no está permitido probar el artículo ni usar los probadores", detallaron.

La capacidad máxima permitida depende de la superficie del local

A las 16 horas, el panorama en el Paseo Alcorta era similar al del Alto Palermo. Había 304 personas en él, un 25,4% del límite permitido (1197).

"Vino muy poca gente, es muy reciente para pensar en una reactivación", señaló la encargada de un local de accesorios que se encuentra allí.

Desde otro negocio de indumentaria para hombres y mujeres, explicaron que entre las 12 y las 16 horas recibieron a 10 personas, de las cuales solo compraron dos. "Es un número muy bajo", se sinceran. 

Las marcas se ilusionan con el festejo del Día de la Madre, que podría traccionar visitantes el fin de semana. De cara a esta celebración y la vuelta de los shoppings, lanzaron promos especiales que incluyen descuentos de hasta el 35%, gift cards, obsequios, segunda unidad a mitad de precio y planes de financiación.

                  El primer nivel del Paseo Alcorta a las 15 horas, casi sin visitantes

Por el momento, los patios de comidas sólo funcionan con take away. Desde IRSA, comentaron que, si bien ya elevaron la solicitud para que se les permita reabrir a los comercios gastronómicos, "todavía es pronto para que vuelvan". Tampoco les permitieron reabrir en las terrazas de los shoppings. Las mesas de estos locales fueron retiradas o dadas vuelta. También se encuentran cerrados los cines y los juegos infantiles. 

"Confiamos en que van a recuperarse los centros comerciales", señaló Mario Nirenberg, presidente de la Cámara Argentina de Shopping Centers (CASC), y aclaró que, en una primera instancia, el horario de funcionamiento será de 12 a 20 horas.

Hoy por la mañana, antes de la reapertura, el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, aconsejó que "el ingreso sea para comprar, buscar lo que se necesita y salir". "Cuanto menos tiempo estés adentro, mejor", recomendó el funcionario porteño, que sugirió también ir sin compañía, con el fin de movilizarse rápido para agilizar el flujo de personas y evitar largas filas.

El local de Nike del Paseo Alcorta, sin clientes

Shopping