El Cronista Comercial

Productores de vinos de mesa rechazan el congelamiento de precios que propone una cámara bodeguera

El martes, Bodegas de Argentina solicitó al Gobierno, entre una serie de medidas, que le permita aumentar el valor al público del vino en botella.Aa cambio, ofreció mantener sin ajustes los tetra-brik. Diez entidades salieron al cruce de esta propuesta

Productores de vinos de mesa rechazan el congelamiento de precios que propone una cámara bodeguera

Diez entidades empresariales vitivinícolas salieron a rechazar públicamente uno de los pedidos que Bodegas de Argentina, la cámara más grande del sector, que nuclea a 250 empresas, hizo al Gobierno, en el que reclama la liberación del precio de vino embotellado y ofreció, a cambio, mantener congelados los de vinos de mesa, que suelen venderse en tetra-brik. 

Estas cámaras expresaron su “rechazo a este pedido", al señalar "que busca dividir a la industria vitivinícola de acuerdo a la clase social de quienes lo consumen (expresiones utilizadas como “la clase media y media baja”), estigmatizando el consumo y aprovechando la situación de emergencia sanitaria que vive nuestro país para generar, en forma de oportunismo nunca visto en nuestra actividad, la pretensión de salvar a unos en perjuicio de otros”, precisa el comunicado, firmado por varias las entidades, entre ellas Acovi (que agrupa a cooperativas), la Unión Vitivinícola (UVA), y cámaras de San Juan, Catamarca, Viñateros de  Mendoza y otras asociaciones de San Rafael, Tupungato, General Alvear y Rivadavia. 

Al ser consultados, desde Bodegas de Argentina rechazaron esta acusación, y dijeron a El Cronista que sólo buscan “ser solidarios” con los consumidores que menores ingresos perciben y peor la están pasando en esta crisis. 

El martes, Bodegas de Argentina difundió un comunicado en el que, entre otros puntos, solicita al “Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación que revea el congelamiento de precios luego del 20 de abril próximo, fecha en la que vence esa medida resuelta por la resolución 100/2020, para que las bodegas puedan tener la libertad para fijar precios a los vinos embotellados”.

"Proponemos que queden congelados los precios de los vinos de mesa, que hacen al 45% del total del vino comercializado en la Argentina, que son los mayoritariamente consumidos por la clase baja y media baja", destacó Bodegas de Argentina. 

Al respecto, las entidades respondieron: “Vemos con preocupación que una cámara gremial como Bodegas de Argentina, ante la difícil situación que atraviesa nuestro país donde nos exige un compromiso institucional y dirigencial (...) en vistas a contribuir al bien común de nuestro sector, se arrogue la representación de toda la industria elevando al Gobierno nacional la propuesta de liberar del congelamiento de precios a vinos embotellados varietales y mantener sin actualizar los vinos de mesa”.

Las cámaras destacaron que Bodegas envió “datos errados con intencionalidad manifiesta a la hora de expresar que los vinos de consumo corriente son el 45% del consumo nacional. Dato incorrecto fácilmente de constatar ya que este tipo de vinos representan el 75% del volumen total”. Y aseguraron que “todo esto expresa una obvia intención de impedir que el precio que se paga al productor suba a niveles acordes a la disminución de la cosecha y, por el contrario, pretende continuar agravando la difícil situación que vienen atravesando en los últimos años”.

Tras las fuertes subas de la materia prima en 2016 y 2017 por dos cosechas muy escasas, los precios de los productores se mantuvieron con pocos cambios, muy por debajo de la inflación durante en 2018 y 2019. Por eso, las entidades destacaron que “cualquier medida contraria a la reactivación del precio profundizará el abandono de viñedos, desaparición de productores y familias en las zonas rurales junto con la pérdida de puestos de trabajo donde nuestra actividad emplea a más de 350.000 personas de forma directa e indirectamente”.

“Tratar de mejorar la rentabilidad, obteniéndola de la renta del pequeño productor no parece ser la manera de tener un proyecto común”, agregaron. 

Por eso, las entidades abogaron por “pedir el descongelamiento del vino en el mercado interno, de tal manera de dar la posibilidad de llevar adelante los nuevos precios del vino en el mercado de traslado de manera progresiva con el fin de mejorar los ingresos de nuestros productores sin generar un impacto directo al bolsillo del consumidor”. 

Posición de Bodegas de Argentina

Sin embargo, al ser consultada por este diario, Patricia Ortíz, presidente de Bodegas de Argentina, rechazó los planteos de esas entidades y aclaró que la cámara que lidera "busca ser solidaria" y, a su vez, poder ajustar algunos de sus precios, hoy congelados.

“Estamos hablando aquí y ahora. En una situación de crisis, entendemos que hay gente que la está pasando peor que otra, la que percibe menores ingresos. Vemos que es necesario ajustar y creemos que no hay que hacerlo en los vinos de mesa, porque quienes lo consumen están más complicados y no pueden pagar más hoy. Queremos que puedan seguir disfrutando del vino y no tengan que tacharlo en su lista de compras. Entonces, proponemos ajustar más arriba, en los productos en que los consumidores quizás pueden sí pagar un poco más. Tratamos de ser solidarios, muchas de las grandes bodegas de nuestra asociación hacen productos de mesa y están dispuestas a  perder en ese segmento y compensar en el mix de ventas, si nos permiten ajustar los vinos en botella”, destacó.

Al mismo tiempo, desestimó el reclamo por el precio recibido por los productores. “Todos coincidimos que el precio que reciben los productores de uva debe ser mayor, pero en ésta discusión no tienen nada que ver, esta semana ya terminó la cosecha y las condiciones y precios se fijaron antes de su inicio. Estamos hablando de la necesidad de ajustar precios en góndola”, remarcó Ortíz 

El comunicado de rechazo al pedido de Bodegas de Argentina es firmado por: la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), la Cámara Vitivinícola de San Juan, Unión Vitivinícola Argentina (UVA), Asociación de Viñateros de Mendoza, Cámara de Empresarios de Rivadavia, Consorcio de Productores y Bodegas De Catamarca, Productores Vitícolas de La Provincia de San Juan, Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de San Rafael, Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Ganadería de General Alvear y la Cámara de Agricultura, Industria, Comercio y Turismo de Tupungato.

Los enfrentamientos en el sector no son nuevos. Públicamente se hicieron conocidos en junio de 2019, cuando se negociaba un acuerdo con la Unión Europea (UE), y luego fue escalando, con dos antagonistas visibles: Bodegas de Argentina, por un lado, y la Corporación Vitivinícola (Coviar), por el otro.