El Cronista Comercial

Por un crecimiento del 33% en sus ventas al exterior, Molinos Agro cierra un semestre en alza

Las exportaciones representan el 90% del negocio de la firma agroindustrial. La compañía aseguró que no se vio afectada por la pandemia y en los primeros seis meses del año su facturación avanzó 95% más en términos interanuales.

Por un crecimiento del 33% en sus ventas al exterior, Molinos Agro cierra un semestre en alza

Molinos Agro, firma agroindustrial controlada por la familia Perez Companc, presentó su balance con ganancias netas por $1.447.348 millones en el segundo trimestre del año, informó en su presentación de resultados.

De esta manera, sus ganancias netas crecieron 145% más en términos interanuales durante este período, mientras que en el primer semestre del año acumuló una utilidad por $4.396.209 millones, cifra que significó un alza del orden 94% en relación al mismo período del 2019.

Los resultados de la firma se deben, principalmente, a un salto en el saldo exportador. Los ingresos por ventas totalizaron en $39.767.014 a raíz de ganancias por $37.235.981 debido a ventas al mercado externo un 33% más altas que hace un año. Sin embargo, las ventas en el mercado local se ubicaron en $2.531.033, 14% más bajas que en el mismo trimestre del 2019.

"La empresa tiene un porcentaje bastante fijo de facturación al mercado doméstico del 10%, y al ser bienes intermedios los que comercializa, esto se mantiene. El 90% de la facturación son exportaciones", detallaron desde la compañía a El Cronista.

Tras ser separada de su "madre" Molinos Río de la Plata en el 2016, la firma tiene una fuerte presencia en el sector agroindustrial nacional con una capacidad de molienda de seis millones de toneladas por año y exporta anualmente, entre otras cosas, el 5% de la harina de soja consumida en el mundo y un millón de toneladas de cereales.

Su negocio, en tanto, se focaliza en la industrialización de materias primas, la producción de alimentos para animal, la elaboración de biodiésel y la exportación a granel de maíz, trigo, harina de soja hipro, pellet de cáscara de soja, aceite crudo de soja, lecitina de soja y glicerina refinada a más de 50 países.

Puerto de San Benito, Santa Fe

Molinos Agro posee una la capacidad de almacenar 720.000 toneladas de productos sólidos, 54.000 toneladas de aceite de soja y una planta de molienda soja capaz de trabajar 20.000 toneladas diarias en la ciudad de San Lorenzo, Santa Fe. Además, bajo su órbita dispone del Puerto de San Benito sobre el Río Paraná y seis plantas de acopio en Buenos Aires, Córdoba, Chaco, Santiago del Estero y Salta.

En su presentación, Molinos Agro se refirió a los efectos de la pandemia del coronavirus sobre la actividad y explicó que más allá de expresar incertidumbre sobre la extensión y duración de la misma, por ahora, tuvo "poco impacto debido a que la actividad se declaró como esencial y permitió seguir operando, protocolos mediante, de manera constante".

Aunque aseguró que no es posible estimar el impacto que podría generarse sobre sus operaciones en el futuro, la firma destacó sus fundamentos económico-financieros. "La Sociedad se encuentra estratégicamente posicionada y financieramente sólida para arbitrar la cosecha local en mercados internacionales, que por el momento se muestran cautos pero ala vez ávidos de materias primas. Dicho impacto dependerá de la gravedad de la emergencia sanitaria y del éxito de las medidas tomadas y a tomar en el futuro tanto en el ámbito local como regional e internacional", sumó.

Actualmente, la familia Perez Companc posee casi el control total de la compañía con el 75,01% de las acciones en su poder. El 26,25% de la participación se da de manera directa, mientras que el 48,76% está bajo el poder de Santa Margarita LLC, una sociedad con responsabilidad limitada (limited liability company), constituida de conformidad con las leyes del Estado de Delaware, Estados Unidos, con domicilio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Por último, la firma presentó en septiembre del año pasado un proyecto para construir un puerto barcacero en la planta fabril de San Lorenzo hasta 2023 a través de un desembolso de u$s 50 millones para potenciar el abastecimiento sojero desde Brasil y Paraguay.

Shopping