El Cronista Comercial

Por qué los fundadores de Google dieron un paso al costado

Alphabet, la casa matriz del gigante de Internet, anunció que Larry Page y Sergey Brin ya no serán CEO y presidente de la empresa. El día a día ahora estará a cargo de Sundair Pichai, en un intento de "racionalizar" la heterodoxa estructura de 'management' de la empresa

Por qué los fundadores de Google dieron un paso al costado

Los cofundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, están dando un paso al costado en el liderazgo del gigante de Internet que crearon hace 21 años, finalizando una carrera que los vio construir una de las empresas más valiosas e influyentes del mundo.

El confiable lugarteniente Sundair Pichai, que condujo el negocio core de búsquedas de Google desde 2015, tomará inmediatamente las riendas como CEO de su casa matriz, Alphabet.

“Mientras que fue un tremendo privilegio estar profundamente involucrados en el management del día a día de la empresa por tanto tiempo, creemos que es tiempo para asumir la función de padres orgullosos… ¡Ofreciendo consejo y amor, pero no nalgueadas diarias!”, escribieron Page y Brin en su blog, a última hora del martes.

Page, Brin y Pichai compartieron el énfasis en el desarrollo de software de inteligencia artificial para hacer las búsquedas web más rápidas y personalizadas, mientras expandieron el rango de información y servicios disponibles desde un simple texto de consulta.

Pero sus visiones afrontan un escrutinio sin precedentes, con gobiernos en cinco continentes exigiendo mejores políticas de seguridad y un fin a lo que muchos ven como conductas anticompetitivas, a la vez que reclaman más pago de impuestos por parte de la que es la mayor empresa de publicidad del mundo.

Miles de empleados protestaron y algunos, incluso, renunciaron, por la creciente preocupación de que el famoso mantra de Google, “no seas malo” –alguna vez, adoptado por Page y Brin– pueda estar crujiendo.

La racionalización de la heterodoxa estructura de management de Alphabet podría ayudar a que la empresa responda mejor a los desafíos y se focalice en incrementar sus ganancias, dijeron los inversores, según un análisis de la agencia Reuters.

“Esto señala un cambio de los esfuerzos más francos… y más hacia una empresa tecnológica que hace dinero”, opinó Kim Caughey Forrest, chief investment officer de Bokeh Capital Partners.

Alphabet, que tiene más de una docena de empresas, incluyendo su división de autos autónomos, Waymo, y la compañía de software de cuidado de salud Verily, fue creada en 2015 como parte de una reestructuración.

La unidad Google retuvo el control de sus negocios principales, como el gigante de video YouTube, el software para smartphones Android y las operaciones de hardware y cloud computing.

Page había querido focalizarse en desarrollar los negocios más nuevos, que, en conjunto, pierden dinero. Le dejó Google –por lejos, la parte más grande y rentable de Alphabet– a Pichai, quien, en cambio, delega mucha de su autoridad en ejecutivos que gestionan varias líneas de producto. Brin continuó como presidente de Alphabet, ocupando su tiempo en robótica, proyectos de salud y otras iniciativas de investigación.

Pero Page y Brin, alguna vez, las caras regulares en eventos públicos y en los cuarteles de Google, se volvieron mucho menos visibles en los recientes años. El repliegue de Page provocó creciente críticas de los empleados y, también, las autoridades estadounidenses, quienes demandaban respuestas de él, en vez de los proyectos controvertidos de Pichai, como una app de búsqueda experimental para los usuarios chinos.

Page y Brin –los dos, de 46 años– continúan siendo directores de la compañía madre pero cederán sus respectivos títulos de CEO y presidente inmediatamente, informó Alphabet. La función de presidente no será ocupada, dijo, describiendo los cambios como largamente debatidos.

La voz de Paige fue dañada durante años por una condición crónica. Pero su salud no fue parte en la decisión de dar un paso al costado, aclaró la empresa.

“Con Alphabet ahora bien establecida, y Google y Other Bets operando efectivamente como empresas independientes, es el momento natural para simplificar nuestra estructura de management”, dijeron los co-fundadores. “Estamos profundamente comprometidos con Google y Alphabet para el largo plazo”.

Los co-fundadores, todavía, controlan la empresa a través de sus acciones preferidas. Hacia abril, Page tenía 26,1% del poder total de voto de Alphabet; Brin, 25,25% y Pichai, menos del 1 por ciento.

Page y Brin desarrollaron el corazón de la tecnología de búsqueda de Google mientras, todavía, eran estudiantes de grado en Stanford y, rápidamente, probaron que era ampliamente superior a los demás motores de búsqueda de la edad temprana de Internet.

Para el momento en el que la empresa abrió su capital a Bolsa, en 2004, Google dominó las búsquedas de web y ya estaba en su camino de convertirse en la mayor potencia en el negocio global de la publicidad.

Los jóvenes co-fundadores, también, alimentaron una cultura de libertad, guiada por la ingeniería, que se convirtió en un modelo en Silicon Valley, que se expandió con start-ups lanzadas por veteranos de Google.

Pichai, de 47, que pasó 15 años en Google, ganó protagonismo mientras lideró el desarrollo de Chrome, el navegador de Google. Después, encabezó los desarrollos de producto y de ingeniería a través de todos los servicios de Google durante un año, antes de ganarse el título de CEO

Page y Brin están activos en un rango de proyectos ajenos a Google. Page fundó una empresa que apuntó a desarrollar autos voladores y Brin, en una conferencia el año pasado, divulgó su interés en las criptomonedas. La estructura de Alphabet fue diseñada, en parte, para perseguir esos proyectos de estilo “tiro a la luna”.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo