El Cronista Comercial

Por la incertidumbre, Costumbres Argentinas cambia de planes

La cadena de panaderías había anunciado que empezaría a expandirse a través de locales de fast food. Ahora, optará por locales al paso, que requieren una inversión menor.

Por la incertidumbre, Costumbres Argentinas cambia de planes

El objetivo era comenzar a pisar fuerte en el mercado de las comidas rápidas. Empanadas, hamburguesas, panchos, panini y pizzas que se venderían en locales más grandes que los actuales y se sumaría a la oferta de panificados que Costumbres Argentinas ya vende en sus tiendas tradicionales.

El primero de estos locales se inauguró a mediados de año en Olivos. Ahora con la incertidumbre económica y política, la compañía decidió poner un freno y concentrarse en una nueva modalidad de franquicia al paso. Con una inversión considerablemente menor, entendieron que este formato se adapta mejor al contexto actual.

"Al menos hasta después de las elecciones nos concentraremos en 'Costumbres al paso', la franquicia low cost que estamos presentando en estos días. El que se necesita para los locales más grandes es otro perfil de inversor y hoy ese segmento está complicado", explicó Fernando Arosio, jefe de Expansión y Franquicias de Costumbres Argentinas.

El formato de fast food, indicó, requería un desembolso de u$s 100.000. En cambio, para abrir el take away se requiere de $ 1.250.000, poco más de u$s 20.000. El 60% de las inversiones en el sistema de franquicias se concentra en las de entre u$s 20.000 y u$s 30.000.

Estiman que la devaluación no impactará en el crecimiento del comercio electrónico

El segmento aumentó su facturación y sus ventas, y prevé cerrar el año con un incremento similar al anterior, pese a la incertidumbre. En un contexto inflacionario y de caída del consumo, se registra un cambio de hábitos: las unidades más vendidas corresponden a productos de primera necesidad.

Estos locales al paso estarán armados con los 20 producos más vendidos de la marca, que en las tiendas tradicionales explican el 80% de la facturación. Así, se ofrecerán empanadas, pizzas y panini al paso, más panificados como libritos de grasa y medialunas. Todo eso con opción de bebidas y cafetería.

Según los cálculos de la cadena, cada boca de expendio permitiría ingresos de entre $900,000 y $1,3 millones al mes, con una rentabilidad cercana al 13%. Para la operación, en tanto, se requieren cuatro personas.

Con esta propuesta, la cadena de panaderías propiedad del yerno de Alfredo Coto intentará llegar a un público al que hoy no alcanzaba. Las dos primeras tiendas abrirán sus puertas en las próximas semanas en el microcentro y en San Justo.

"En los locales no se deberá preparar nada, porque incluso los panini vendrán congelados desde la fábrica de Don Torcuato. Eso abarata el costo de operación", dijo Aresio. La compañía lleva invertidos en los últimos cuatro años en la planta entre u$s 2 millones y u$s 3 millones anuales.

El nuevo formato tendrá una facturación mensual estimada de entre $900.000 y $1,3 millones

La idea será empezar a buscar locaciones para este nuevo formato low cost. Entre los lugares posibles se encuentran estaciones de tren y de subte, e incluso, patios de comida en shoppings.

De esta manera, la expansión de la cadena de la mano de este formato. Hasta abril del año próximo estiman que habrá unos 10 locales en funcionamiento en la ciudad y el Gran Buenos Aires. El siguiente paso, agregan, será empezar a hacer pie en el interior. A partir del año que viene ya tienen previsto abrir sucursales en un radio de entre 200 y 300 km de distancia de la capital.

"Los planes de crecimiento siguen firmes. Por ahora seguiremos este camino. Más adelante veremos las posibilidades de volver a incorporar más tiendas de mayor superficie", concluyó Aresio.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo