El Cronista Comercial
MARTES 16/07/2019

Por el cambio climático, se perdieron 9,8 millones de toneladas de cosecha

La secuencia de comienzos del año, las lluvias torrenciales en el último cuatrimestre, la producción de soja, el maíz y el trigo, según el informe de la Bolsa de Comercio de Rosario. 

Los fenómenos climáticos extremos provocaron el año pasado una pérdida de 9,6 millones de toneladas entre la siembra de trigo, soja y maíz en la región núcleo. Así se evaluó la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), en un análisis sobre la zona más productiva del país.

"Entre lo que se esperaba a la siembra y lo que se terminó cosechando, el clima ocasionó pérdidas de 6,1 millones de toneladas en soja (2017-2018), 1,5 millón en maíz (también, 2017-2018) y 2 millones de toneladas en el trigo de la nueva campaña, la 2018-2019 ", sostuvieron los especialistas de la Bolsa de Comercio Rosarina.

Signado por extremidades climáticas, 2018 fue un año por demás cambiante. Comenzó con la secuencia más importante de los últimos 50 años . Le siguió -justo, en la cosecha- el "efecto germinador" -un tiempo de las lluvias y las temperaturas tropicales-, que aún no tiene más información y calidad en soja.

Sin embargo, tuvo un efecto colateral positivo. "También, alentó la siembra de trigo, que fue la más importante en los últimos 16 años en la región", destacó el trabajo.

Los cambios climáticos extremos resultaron letales y se cobraron 6,1 millones de toneladas de las 21 que se esperaban ", indicaron los autores del informe.

Impactos diferenciados

En cuanto al maíz, los expertos detallaron que "el de primera resistencia mejor"; prorrateado promedios en torno a los 9000 kilos por hectárea.

En la campaña maicera, las pérdidas "fueron mucho más acotadas". La diferencia que hizo el clima "sólo se ajustó 1,5 millones de toneladas", completó el informe.

En el caso del trigo, "en junio la siembra había empezado con excelentes condiciones. Lo que había sido fertilizado como nunca antes, y las grandes esperanzas de alcanzar 6,4 millones de toneladas. Sin embargo, en pleno invierno, se cortaron las lluvias hasta Casi finales de octubre. Las heladas, luego el granizo y como broche, otra vez, lluvias en la cosecha, se cobraron 2 millones de toneladas ", consignaron los interesados.

Ya hacia final del 2018, en noviembre y diciembre, se publicará la tercera parte de las lluvias del año y entre la primera y la segunda se perdieron 525.000 hectáreas.

"Pese a todo, se espera que las lluvias continúen y terminen jugando a favor y recompongan la condición de la oleaginosa", sostuvieron los autores.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo