El Cronista Comercial
MARTES 16/07/2019

Pese a la crisis, grupo Wyndham consigue u$s 42 M para siete hoteles

La cadena, dueña de marcas como Ramada, Howard Johnson, Days Inn, Dazzler y Esplendor, apuesta a expandirse en el interior. Ya tiene 54 operaciones

Pese a la crisis, grupo Wyndham consigue u$s 42 M para siete hoteles

Panamá. Martín Redrado es el primer speaker de la Conferencia regional que Wyndham organiza anualmente para todos sus clientes y algunos potenciales inversores. Mientras el economista expone sobre los desafíos de este año para las economías latinoamericanas, en la Argentina, el dólar se aproxima al récord de $ 45. Su exposición resalta la buena performance de países como Perú o Colombia. Brasil, asegura, está repuntando. Para la Argentina, sus expectativas son más modestas. "Un rebote de pelota desinflada para el tercer trimestre". Sin embargo, como lo hace con todos los mercados, a la hora de mostrar las industrias a mirar por inversores, la turística -junto con el agro, la energética y la minera- figuran en la diapositiva de su país.

Su análisis, traducido a planes concretos, da como resultado el anuncio que hace Alejandro Moreno, presidente para América latina de la cadena que da franquicias de sus marcas de hoteles: siete nuevos ya firmados, que representan siete inversores que apuestan por este sector. En carpeta está un octavo proyecto en el sur, aún sin concretar, que implicaría la llegada al país de una nueva marca del portafolio de la compañía: Wyndham Garden. La cadena, que en 2018 compró La Quinta Inn, llegó a las 9200 propiedades en el mundo, donde tiene 20 brands. Entre ellas, Wyndham, Ramada, Howard Johnson, Days Inn, Dazzler y Esplendor (estas dos, adquiridas a un grupo argentino). Catorce están en la región y seis en el país.

"Ya hay firmados 17 nuevas propiedades en la región (2047 habitaciones). Pero esperamos terminar el año con 30 nuevos hoteles", asegura Moreno. Así, llegarían a los 260 en América latina para acercarse a los 300 previstos para 2020.

Con el listado a hoy, la Argentina es el país con mayor número de proyectos -también, de hoteles: 54-, seguida por México, donde se prevén abrir seis. En Brasil, serán dos; una en Perú, al igual que en Barbados y Virgin Islands. En negociaciones, hay ocho proyectos en República Dominicana. De concretarse, pondría a ese país en el mismo puesto que la Argentina.

Este número implica sumar al mercado unas 420 habitaciones. A razón de u$s 100.000 cada una, alcanza una inversión de más de u$s 40 millones.

"Muchos de los inversores de la Argentina vienen de real estate porque buscan diversificar su cartera de otros negocios que, hoy, no están siendo tan rentables", explica Gustavo Viescas, VP de Finanzas para la región. "En un negocio con contratos a 10 o 15 años, no se mira al corto plazo", contrasta.

En 2018, la devaluación ayudó al sector a recuperar la rentabilidad perdida en 2017, con tarifas más competitivas y la atracción del turismo extranjero, con ocupación que en Buenos Aires llegan al 90%. "El revenue por cuarto en Buenos Aires continua creciendo aunque las ciudades del interior sufren más la crisis argentina", explica el ejecutivo de la empresa especialista en hoteles económico y de tarifas medias.

Su plan a mediano plazo es estar en todas las segundas ciudades de cada provincia. "Como cadena, podemos asegurarle al cliente que su experiencia será siempre la misma", suma Jimena Faena, directora senior de Marketing de la firma.

Un mercado difícil

De los siete proyectos en la Argentina, seis son de Howard Johnson y Days Inn (entro al país el año pasado), manejadas por una master franquiciante, la familia Albamonte, que cobra un canon del 5% de la facturación de cada hotel. "Por lo general, los inversores vienen a nosotros", explica Pablo Albamonte. Además de los proyectos en construcción, ya tiene otros 20 firmados. Pero reconoce que ha bajado la cantidad de consultas.

El gran problema es el financiamiento, apunta. El hotel de La Plata, por ejemplo, se tendría que haber inaugurado hace dos años. "Para que una propiedad sea negocio, tiene que trabajar todos los días: los fines de semana con turismo y las jornadas hábiles, con convenciones y eventos. Pero ese fue el segmento que más cayó", detalla.

Sin embargo, explica que los inversores no sólo buscan la ganancia que puedan dar las operaciones sino que, año a año, el hotel suba su valor como fondo de comercio. "La inversión mínima en un hotel de estas características es de u$s 6 millones. En 10 años, vale u$s 10 millones", ejemplifica. Así, según sus cálculos, con una rentabilidad promedio de entre 8 y 12%, el repago es entre los 8 y 10 años, más la plusvalía que genera la propiedad.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo