El Cronista Comercial

Pese a la buena cosecha, las ventas de maquinaria agrícola no repuntan

Los resultados de la última campaña agrícola reavivaron las expectativas de los comerciantes. Sin embargo, la actividad del sector aún no termina de despegar

Pese a la buena cosecha, las ventas de maquinaria agrícola no repuntan

Las perspectivas para la actual campaña agrícola son promisorias: se espera que la cosecha alcance cifras récord, tras un 2018 signado por la sequía y la notable disminución de los rindes.

Este aumento en las cantidades producidas, junto con la devaluación del peso y los precios internacionales en alza, reavivaron las expectativas de los comerciantes de maquinaria agrícola.

A comienzos de año, el sector estimó que los resultados de la buena cosecha conducirían a una rápida recuperación de las ventas de equipamiento y agropartes. No obstante, el repunte de la producción agrícola no se tradujo en un incremento de la demanda de bienes de capital. 

Los números de esta campaña récord todavía no se reflejan en las ventas. No se alcanzó el boom esperado. Por el contrario, en lo que respecta al volumen comercializado, el sector se encuentra un 50% por debajo en relación a 2017 (excluyo el componente ‘sequía’, que caracterizó a 2018, para que la comparación sea más precisa)”, sostiene Nicolás Ballestrero, gerente General de AGCO Argentina, que desde su planta industrial ubicada en General Rodríguez, provincia de Buenos Aires, opera productos de las marcas Massey Ferguson, Valtra y Challenger. “A lo largo del año, habrá lanzamientos y se importarán nuevas tecnologías, porque el campo necesita aggiornarse, pero serán compras minoritarias, poco representativas”, dice. 

“Hay un escaso interés por parte de los productores en adquirir maquinaria. El apetito lo estamos generando nosotros, los mismos fabricantes”, añade el ejecutivo de AGCO, y menciona”: “En la actualidad, a través de nuestras compañías financieras, suplimos el financiamiento bancario que desapareció. Mientras que normalmente esta modalidad representa el 35% de nuestras ventas, ahora llega al 60%”. 

En Agrale; firma de origen brasileño que produce tractores, vehículos y motores; ocurre algo similar. “Estamos haciendo un esfuerzo grande para apoyar con financiación propia las operaciones de venta. Entre empresas y concesionarios, les ofrecemos a los productores líneas de crédito con tasas más amigables. Pero esto no reemplaza al financiamiento bancario, esencial para nuestro negocio”, afirma Leonardo Moroziuk, gerente Administrativo y Financiero de la compañía. 

Según Ignacio Armendariz; presidente de la Asociación de Fábricas y Distribuidores Argentinos de Tractores y otros equipamientos agrícolas, viales, mineros, industriales y motores (AFAT); en Expoagro se vio un público interesado, pero sin un repunte fenomenal en las ventas. “Esperábamos una mayor actividad. El mercado sigue deprimido y no sabemos cómo concluirá abril. Se realizan muchas consultas, pero eso no se traduce en un número importante de operaciones”, señala

El representante de la entidad agrega: “Las sembradoras de grano fino sacan ventaja, ya que el trigo volvió a convertirse en un cultivo interesante, con buenos márgenes de rentabilidad y precios tentadores”. “De todos modos, somos optimistas, la buena cosecha fortalecerá la economía de los productores. Proyectamos a partir de mayo, y más sobre la segunda mitad del año, una vez que la cosecha esté levantada, una reactivación”, concluye.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo