El Cronista Comercial

Pegasus negocia la compra del ex Axel Hotel para sumarlo a su cadena de hosteles

Está por firmar la adquisición, por u$s 3,75 millones. Prevé remodelar el ex Axel Hotel para reabrirlo como su primer hostel en el país de la cadena El Viajero, que adquirió hace un año por u$s 35 millones. Tiene nueve establecimientos en Uruguay y Colombia

Pegasus negocia la compra del ex Axel Hotel para sumarlo a su cadena de hosteles

El Grupo Pegasus, dueño de Farmacity y Freddo, entre otras empresas, está por cerrar la compra del ex Axel Hotel, de San Telmo, para remodelarlo y reinaugurarlo como su primer hostel argentino, bajo la cadena El Viajero, que adquirió el año pasado.

Según fuentes cercanas a la transacción, la compra del hotel, que desde 2013 funcionaba como Be Trimos Hotel y cerró en julio del año pasado, estaría por firmarse en breve, tras largas negociaciones. Pegasus pagaría u$s 3,75 por el establecimiento de 49 habitaciones, dos piscinas (una al aire libre y otra cubierta, con piso traslucido en la última planta), restaurante y bar, entre otras facilidades, ubicado en Venezuela al 600, de acuerdo a las mismas fuentes. Cuando abrió, en 2007, se convirtió en el primer hotel de la Argentina enfocado en el público LGBT (Lésbico, Gay, Bi y Transexual), un mercado que creció a grandes pasos en el país, sobre todo a partir de 2010, con la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario.

El fondo de inversiones, que fue fundado por Mario Quintana (ex vicejefe de Gabinete de Mauricio Macri), había adquirido a mediados de 2018 el 75% de la cadena de hostels El Viajero, que cuenta con cuatro establecimientos en Uruguay (Montevideo, Punta del Este, La Pedrera y Colonia) y cinco en Colombia (Cartagena, San Andrés, Cali, Salento y el nuevo en Tayrona). Por esa porción mayoritaria, desembolsó u$s 35 millones, con el objetivo de expandir la cadena en América latina, para llegar a 20 hostels en cinco años, frente a los nueve actuales. El 25% restante continúa en manos del uruguayo Federico Lavagna (su fundador, en 2005) y del colombiano Luis Fernando González.

La Argentina sería el tercer país al que llegaría; inicialmente a Buenos Aires, con la reapertura del ex Axel Hotel, pero también prevé instalarse en Mendoza, Córdoba, el norte argentino y la Patagonia. Además, proyectan abrir dos establecimientos más en Colombia (Bogotá y Medellín) y llegar a Perú, Ecuador, Costa Rica, Panamá y México.

La empresa, que preveía cerrar la compra en febrero pero el acuerdo finalmente se demoró, proyecta remodelar el hotel con u$s 350.0000 de inversión para modernizarlo y readaptarlo como hostel, con más espacios comunes y 186 camas; 132 en habitaciones compartidas y 54 en privadas. Su objetivo es reabrirlo en noviembre próximo, según comentaron las mismas fuentes.

El Viajero Hostels apunta a jóvenes de 25 a 35 años, con un precio alto en ese segmento, aunque no es de lujo; ofrece diversos espacios para compartir entre huéspedes y servicios enfocados en millennials, algunas actividades gratuitas, que varían de una locación a otra (como clases de yoga, español para extranjeros o salidas); y desayuno y WiFi incluidos en la tarifa. En Colombia, por ejemplo, los “dormis” (habitaciones compartidas, con cuatro a seis camas) cuestan de u$s 15 a u$s 20 por día, mientras que las dobles privadas oscilan de u$s 60 a u$s 150, según el destino y el tipo de habitación.

El Axel Hotel, un pionero

El Axel Hotel se había inaugurado en 2007, de la mano de la cadena catalana de hoteles Axel Hotels, con una inversión de u$s 3,5 millones. Fue el primer hotel para el público LGBT del país y también solía venderse como “hetero friendly”, aunque en los hechos estaba enfocado más que nada en el público gay. Su estreno fue con bombos y platillos, en momentos donde el mercado turístico LGBT crecía en la Argentina y Buenos Aires se posicionaba cada vez más alto como destino para este público.

En septiembre de 2013, el grupo catalán, con base en Barcelona, vendió el establecimiento a una nueva cadena argentina, “Be Hoteles”, y así funcionó hasta julio del año pasado, cuando cerró sus puertas. Si bien los nuevos dueños en un principio mantuvieron el foco en el mercado LGBT, luego lo ampliaron también al público heterosexual.

En el sector aseguran que el hotel nunca funcionó como lo habían previsto los inversores catalanes, en virtud de que la zona no era la ideal, al estar ubicado sobre una calle (no una avenida) oscura. “En Palermo hubiese funcionado muy bien”, aseguran. Hoy hay otras ofertas para el mercado LGBT en San Telmo, pero más pequeños y con mejor ubicación, como en Plaza Dorrego. En el sector consideran que, como hostel, puede funcionar muy bien.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo